Bandoleros en Ferraz

debate-en-el-psoe

Con las fajas enrolladas en los antebrazos izquierdos, las erectas facas empuñadas con la derecha y la mente puesta en el ínclito escalafón de la infamia, el Consejo de Administración del PsoE se apresta para asestar cuchilladas que diluciden la jefatura de la banda. Migueletes, mangas verdes, pasma y picoletos tienen orden de no intervenir recibida de cortesanos y burgueses. Los jefes de las bandas rivales asisten complacidos a la carnicería y esperan con impaciencia y jolgorio ver pasar el ataúd con Pedro Sánchez amortajado.

No será la primera vez, ni la última, que silben las navajas y atruenen los trabucos en un partido que, arrebatada su seña ideológica por el sevillano Clan de la Tortilla, se ha entregado al decimonónico afán de la alternancia como estrategia de supervivencia. Olvidado el modelo romántico del bandolero que expropiaba a los ricos para redistribuir entre los pobres, el partido, socialista y obrero en su fundación, se ha reconvertido en liberal gestor de los intereses del capital.

Será por ello que, cada vez que han practicado la democracia de las primarias, los aspirantes orgánicos a la jefatura de la banda han sido desplazados por el voto de los románticos bandoleros que aún hoy se resisten a deponer las armas y la ideología. Almunia fue cadáver por los votos y su vencedor Borrell lo fue por las intrigas, Bono fue cadáver por los votos y su vencedor Zapatero introdujo el liberalismo como práctica natural del partido hasta el punto de entregar la propia Constitución como botín a los ricos europeos. El caso de Pedro Sánchez es para tratarlo aparte como ejemplo del sojuzgamiento a que barones y baronesas tienen sometido al partido y, por ende, al electorado.

Felipe González dimitió como secretario general tras robar a los pobres empresas públicas como Telefónica, Endesa, Repsol, Argentaria o Tabacalera para entregarlas como botín a los ricos. En su etapa presidencial crearon la corriente corrupta que asola España, asestaron duros golpes a la base obrera del país introduciendo los contratos basura y las ETT’s, destruyeron el poco tejido industrial que había y se practicó el terrorismo de Estado con los GAL.

Rubalcaba propició con su derrota electoral, sobrevenida por la huida del electorado de quienes reformaron la Constitución a beneficio de la banca, la nefasta mayoría absoluta de Rajoy. Los jerifaltes orgánicos volvieron a las andadas manipuladoras presentando como candidato oficial a la secretaría general a Madina, cadáver por los votos, frente a Pérez Tapias, cadáver por su ideología de izquierdas, y a Pedro Sánchez, atractivo zombie catapultado por Susana Díaz y el sempiterno felipismo.

Sánchez se ha topado con una realidad nueva desde que el 15 M dio carta de naturaleza a lo que la inmensa mayoría de los españoles llevaban tiempo clamando: “PsoE y PP, la misma mierda es”. En las filas “socialistas” sabían que el viraje del partido a posiciones de centro derecha lo ponía en serio riesgo de perder poder y, en lugar de virar a la izquierda, el aparato decidió que estaba en juego el bipartidismo e impulsó la idea de la grosse koalition, otra vez con González como mentor, a la vez que Susana Díaz expulsaba de su cortijo andaluz a IU para propiciar la llegada de capataces liberales de la ganadería de Ciudadanos más próximos ideológicamente a su gobierno.

Sánchez ha podido experimentar en carne propia que el PsoE, su partido, es una cueva donde las navajas no descansan. El difunto secretario general ha sido obligado al sainete de pactar con Ciudadanos para una fallida investidura, una maniobra que lo apartaba de la izquierda de Podemos y postulaba a Susana Díaz como bandolera mayor del reino. El arrebato izquierdista de los últimos meses sólo ha servido para que el PsoE, su partido, vuelva a dar muestras de que está tan alejado de la izquierda que ha desplazado al PP a la extrema derecha, su lugar natural.

Otras elecciones más y Rajoy, el más mediocre de los presidentes europeos, más aún que Zapatero, obtendrá mayoría absoluta. De nuevo por arte y gracia de vetustos bandoleros, todavía histriónicamente enjaezados como socialistas, que se resisten con uñas y dientes a ser de izquierdas y abandonar la estrategia de la alternancia.

Boca de obispo, lengua de avispa

obispoDemetrio

Nadie niega al obispo Demetrio, ni a los de su calaña, su derecho a la libre expresión, faltaría más. Como nadie les niega el libre ejercicio de otros como el derecho al trabajo —para el resto, un deber— o el derecho a tener una vida sexualmente sana acorde con su mamífera condición. Del derecho al trabajo hace el clero dejación voluntaria, envidia de los mortales a cuya costa se mantiene, del sexo hace uso contra natura o celibato y, claro, en algunos casos aflora en forma de “sobrinos” o como aberración pederasta porque natura tira más que dios.

El derecho a la libre expresión lo utilizan cuando, donde y como quieren, incluso para instar a la rebelión y al desacato si se aprueban democráticamente leyes que van mal para su negocio. Pero no es la libertad de expresión lo que se cuestiona, de hecho, se expresan libremente como ciudadanos que son. Lo que se cuestiona es si la ciudadanía tiene derecho a expresar libremente su rechazo al discurso integrista de quienes están acostumbrados a que contradecirles sea pecado, y delito en los viejos tiempos del nacional catolicismo, cuando el pensamiento único paseaba bajo palio.

Es bueno el debate, imprescindible para tomar consciencia de que no somos acémilas con anteojeras, para mostrar de qué manera nos sentimos diferentes de otras formas de vida, para razonar y pensar por nuestra cuenta. Lo malo del pensamiento impuesto es que no se razona y, por tanto, no se siente como propio. De ahí la discrepancia, el encono, la duda, el engaño y la disidencia. También, a base de no razonar, se resiente la capacidad de comunicar y vienen la ceguera de la fe y la repetición salmodiada de las obispales palabras por parte del séquito cofrade y político que participa en los negocios de la curia arzobispal.

Los obispos pueden opinar, faltaría más, pero desde postulados racionales y democráticos y no desde dogmatismos radicales cuya única base es la presunta palabra de su dios y su interpretación exclusiva por parte de los mitrados. Si en su concepto de familia cabe que una mujer pueda parir sin la intervención de espermatozoides, frescos o congelados, ¿a qué viene el escándalo por otros modelos? Si se acepta como inocua la renuncia al sexo, ¿por qué condenar otras formas de ejercitarlo? ¿Cómo pueden oponerse al travestismo quienes, siendo hombres, visten largas y negras faldas o blancos camisones? Permítase este devaneo, pero tratar de razonar la estupidez lleva a la estulticia.

Los obispos, históricamente adictos a las cruzadas, saben como nadie los réditos que proporciona presentarse como víctimas para formar parte de su confesional martirologio. Pero se da la circunstancia de que, al entrar en debates públicos, se exponen a que alguien, cada vez en mayor número, discrepe de sus postulados y les haga escuchar o leer otras verdades, ni mejores ni peores, sino sencillamente otras verdades. De esta Iglesia, alejada del cristianismo, que tardó 500 años en perdonar la científica verdad de Galileo, no se puede esperar otra cosa, nada de debates: todo ha de ser como sus obispos y su tropa interpretan que debe ser. El Papa puede decir misa y declararse incompetente para juzgar a personas LGBT: ellos condenan, que es su oficio.

Bastante acoso sufren las mujeres por parte de los medios de comunicación (las niñas olímpicas se lo deben todo a sus masculinos entrenadores) y de otras instancias (jueces y policías hacen responsables a las mujeres de las machistas agresiones que sufren por ir solas o inadecuadamente vestidas), como para prestar atención a las quejas de la tropa talibán que defiende al imán Demetrio cuando justifica y da alas al machismo asesino, homófobo y criminal que padece la sociedad. El obispo no yerra porque es, como su jefe, infalible cuando actúa y cuando habla, también cuando inmatricula propiedades o adoctrina con mentiras y patrañas en la escuela pública de un estado presuntamente aconfesional.

Poca diferencia se palpa entre estos yihadistas católicos y sus homólogos islámicos que, ambos, imponen su fe a golpe de espada o de cimitarra relegando a la mujer a lo que piensan que debe ser: una costilla condenada al sumiso servicio del cuerpo del que fue arrancada por un dios misógino que, si hizo al hombre a su imagen y semejanza, maldito sea. Quédense con sus biblias, sus púlpitos, sus arengas y sus campanas, quédense con todo ello que a los demás no nos dice nada. Pero, si quieren opinar, piensen que fuera de las parroquias no todo es rebaño sumiso, ni todas las ovejas balan. Existe una libertad superior a la de opinar: la de pensar, ésa que secularmente ha sido por ustedes condenada.

Je ne suis pas l´Europe, non cette Europe

VergUEnza

Nuevo atentado en Europa, esta vez en su capital política y administrativa, en la capital del tráfico de armas, en Bruselas. De nuevo el dolor hiperbólico da rienda suelta a lágrimas selectivas, esta vez en los ojos de la alta representante de la Unión Europea para Política Exterior, Federica Mogherini, cuyos sentimientos humanitarios no le han impedido firmar el cruel tratado de la vergÜEnza con Turquía para deshacerse de los sirios que huyen del mismo y común enemigo terrorista: el Daesh, el ISIS, Al Qaeda, el Estado Islámico o como demonios quieran bautizarlo a cada poco.

De nuevo salta a la palestra el lamentable ministro Fernández Díaz y varias especies carroñeras del PP para solidarizarse con las víctimas y aprovechar, de paso, para disparar munición electoral por su boca pronunciando la rentable palabra ETA. De nuevo el PP, como el Frente Nacional francés o la Alianza para Alemania y otras ultraderechas europeas, exprimirán la sangre derramada en Bélgica en la peligrosa carrera para demostrar quién es más extremista. De nuevo lo pagaremos con mayores recortes de libertades públicas y pogromos cada vez más cercanos.

De nuevo alzarán sus voces vengadoras los padres de las patrias adictos a la Ley del Talión y bombardearán, en nombre de la libertad, apoyados en pruebas y acusaciones falsas si fuese necesario, a inocentes pueblos que ya sufren los bombardeos de sus propios extremistas al otro lado del Mediterráneo. De nuevo retumba en las conciencias, de quienes las tienen, el atronador silencio ante actos de barbarie similares ocurridos recientemente en países asiáticos o africanos cuyas víctimas no eran europeas y, para su desgracia, eran practicantes del islam en su mayoría.

También quedará en evidencia la farisea postura de la Europa que llora por los suyos y mantiene estériles sus ojos ante el genocidio continuo que sufre el pueblo palestino a manos del aliado israelí. La misma hipocresía que hace la vista gorda ante las sangrientas prácticas dictatoriales de Arabia Saudí cuyo rey pasa por ser amigo innegociable de nuestra derecha y su sagrada monarquía corrupta (en sentido figurado, vayan a multarme) y heredera (también en sentido figurado) del franquismo.

De nuevo los especiales de los medios de manipulación de masas buscando alguna víscera caliente que mostrar en pantalla para ilustrar sus alarmas. Por lo pronto ya han mostrado una oportuna radiografía en la que se puede ver un tornillo usado como metralla -¡qué hubieran dado porque hubiese sido un clavo!- en la misma zona donde Longinos clavó su lanza al protagonista del Viernes Santo. De nuevo los voceros de la extrema derecha excusando la Ley Mordaza, corta se ha quedado según ellos, impuesta por la ultraderecha que despóticamente gobierna España y que no ha dudado en condenar a los refugiados sirios pagando al sicario turco por hacer el trabajo sucio.

Oportunamente, al otro lado del Atlántico, en Cuba, ha tenido lugar un esperpéntico diálogo en el que el presidente del país del mundo con más muertos a sus espaldas osa pedir cuentas sobre los Derechos Humanos al presidente tachado de militar dictador por quienes defienden a capa y espada al golpista militar fascista que fusiló la democracia española con el cómplice silencio de las llamadas democracias. Al presunto dictador comunista se lo ha puesto a huevo y no ha dudado en pedir que le diga un solo país donde esos derechos sean respetados, justo en Cuba, donde EEUU administra la catedral de la ignominia que es Guantánamo.

Son motivos, para mí, más que suficientes para decir que YO NO SOY EUROPA, NO ESTA EUROPA. Y este artículo, el último, es motivo más que suficiente para que se me aplique la Ley Mordaza después de que una horda de espías uniformados y uniformes recorran los clústeres de mi disco duro buscando el puzzle que demuestre mi connivencia con el terrorismo. Mañana mismo procederé a formatear a martillazos el tal disco si Apple se niega a cambiar el número de serie de mi ordenador.

Visita de Padadú a la trinchera

MordazaLo peor de abjurar de los dioses es el acoso de los demonios.

Lo peor de apostatar es que otras religiones tientan por ocupar vacíos dejados.

Lo peor de las trincheras es cuando hay overbooking de neuronas quejándose del abandono.

Lo peor de cerrar el blog son vuestros ánimos, vuestras quejas y vuestro antojo celestial.

Aquí dejo lo último de Padadú, quejándose de mi abandono, con el soneto de referencia rubricado por el Dios Quevedo (Hay que ser muy cabrón para hacerme esto, Padadú).

Que aproveche.

Salud

Fue esperanzador mientras duró

1956ARRIBAAgonizaba la primavera de 2012 y agonizaban las conquistas sociales arrancadas al franquismo bajo la larga sombra de un PP resuelto a devolver el país a los suyos y a teñir la vida cotidiana de blanco y negro. A pesar del fúnebre entorno, aún se podía pensar en España y expresar el pensamiento libremente, aún se imponía el aroma de democracia sobre los nauseabundos hedores procedentes de Berlín y de Moncloa. Eran momentos en los que la derecha había cerrado, a golpes, a multas y a tiros de goma, los espontáneos foros de pensamiento y debate social simbolizados en la acampada de la Puerta del Sol. Eran momentos en los que sus televisiones y su prensa afín instituyeron somatenes mediáticos donde se fusilaba en los paredones de la mentira y la manipulación a todo disidente desde el alba hasta bien entradas las madrugadas. Fueron esos los momentos y esa la hoja del almanaque que marcaron el nacimiento de esta aventura verbal que ha sido el blog Apalabrado.

Me he sentido muy bien, rejuvenecida más de cien años, dando rienda suelta al pensamiento, las filias, las fobias y el vocabulario. He podido sentir, en mi personal otoño, cómo la tecnología ha multiplicado en número y en formas los alientos, los aplausos, los odios y los palos, los consejos y las condenas, las euforias y los abrazos, de cientos de personas que me han leído, seguido y animado, creando un foro virtual de lucha, reivindicación y denuncia, tan cercano como necesario.

Al comenzar la aventura aquel verano, no podía sospechar que 125.000 personas se acercasen a este espacio abierto de mi cerebro, mi corazón y mi teclado. Tampoco podía sospechar que la intolerancia, el sectarismo y el autoritarismo volvieran a posar sus militares botas en las calles de mi país y amenazasen mi pensamiento y mi boca. Así ha sucedido y, mañana, al alba del 1 de julio de 2015, entrará en vigor una ley al más puro estilo totalitario y dictador que me devuelve a los albores de mi vida en pleno franquismo compartiendo con los padres y las abuelas el pan del miedo y el agua del silencio. A partir de mañana, las libertades de pensamiento y de expresión retroceden setenta años y la disidencia volverá a pagarse cara, muy cara en euros, en garrote y en mala fama.

No quiero pensar mil veces, antes de escribir una palabra, si algún ministro, gobernador civil, comandante de puesto, alcaldesa, concejala, párroco, policía o señora ensortijada la encontrará inadecuada. No puedo afrontar cualquier multa prevista en la Ley Mordaza, preferiría la prisión, el escarnio o la tortura si hiciera falta, pero no están garantizadas porque el gobierno sabe que golpear los bolsillos es lo único que nos retiene en casa.

Gracias a todos y a todas por leer, gracias por pensar.

Apalabrado cierra.

Grecia: neoliberalismo, yihadismo, narcotráfico y camorra

miedoEl miedo es una emoción primaria en cualquier animal provocada por la percepción de peligro. Como animal que es, el ser humano padece el miedo en diferentes gradaciones, desde el susto al terror, y algunas aberraciones sociales lo utilizan para obtener beneficio. El miedo, el terror, es la herramienta de los fanatismos y totalitarismos para someter a la población. Lo utiliza el Estado Islámico, lo han usado ETA y el franquismo y lo practican cotidianamente el BCE, el FMI y el neoliberalismo global.

El miedo es también una construcción cultural, un pilar social fundamental presente en el sistema educativo, la religión y el código penal. La política y la economía se han apropiado del miedo a lo largo de la historia y, como sucede hoy con Grecia, lo administran al antojo de los intereses de sus élites. Hasta hace poco, la máxima expresión del miedo se llamaba guerra y en el siglo XXI lo llaman crisis, ambos eventos provocados y sufridos por los mismos agentes.

Los principales transmisores del miedo son los medios de comunicación de masas, como demostró Orson Welles infundiendo pánico colectivo con un programa de radio. Estos días, los medios convertidos en aparatos de propaganda, nada independientes y muy interesados, transmiten al unísono los miedos de sus amos. Miedos para el pueblo: a la estafa griega, al corralito, al contagio, a la prima de riesgo… pero sobre todo, y esto es lo más temible de todo, los miedos de los amos: a un referéndum, a que el pueblo opine y se exprese, a que no sea el capital quien decida.

El problema griego, como todos, es un problema de necedad económica, falsedad contable e impunidad ética y legal del negocio político. Gobiernos giratorios como los europeos ven a sus ciudadanos como mercaderías desechables cuando cotizan a la baja y no dudan en arrojarlos al abismo de la extrema pobreza o el suicidio inducido. Son formas de exterminio social políticamente correctas cuyas sangrientas manchas ellos atribuyen a quienes piensan de forma diferente a la de los representantes parlamentarios de los mercaderes.

El sistema está agotado. El capitalismo no puede engordar indefinidamente sin estallar. A las personas se les están quitando los medios necesarios para alimentarse y sobrevivir, se les niegan la dignidad y la ilusión, se les priva del derecho a decidir sobre sus vidas. Una sociedad así, liberada del miedo a perder lo que ya no posee, es abono para el terrorismo y caldo de cultivo para la delincuencia, sobre todo si contempla el terrorismo y la delincuencia practicados por la banca, la patronal y los partidos a su servicio como algo cotidiano.

Rajoy no, porque es un incompetente integral, pero los gobernantes europeos deberían darse cuenta –cuesta negar la realidad de que son conscientes de ello– de lo que hacen. Están convirtiendo el salario de un yihadista, un traficante de droga o un sicario, en atrayentes tentaciones para millones de parados españoles, italianos, portugueses y griegos. También son atractivos para varios millones más que, aún trabajando, tienen la miseria como único horizonte de vida.

El Estado Islámico, la Mafia o el Cártel de Medellín se sostienen en piramidales estructuras sociales de pobreza, obediencia, silencio y miedo muy parecidas a las que imponen los mercados. Da pánico pensar que preparan una nueva guerra para que unos europeos tiroteen a otros a cuenta de las falacias propagadas por gobernantes y voceros que presentan a opciones políticas populares como peligrosos populismos. Precisamente ellos. Hasta ahora, una certeza es que liberales y socialdemócratas son responsables, en calidad de beneficiarios, cómplices y/o urdidores, de la estafa que padece Europa. También lo es que el dinero y las élites financieras, empresariales y políticas, de forma más o menos directa y disimulada, matan.

¿Alguien vota a quienes gobiernan?

gobierno-de-EspanaTanto da quien preste su rostro para exhibirlo como una lombriz ensartada en el anzuelo de pescar votos. Tal vez incluso dé lo mismo votar que no votar, pues se acepta socialmente la actual dictadura como si de una democracia se tratase. Lo mismo dan colores, siglas y logotipos en un bazar electoral “todo a cien” donde lo único que importa es que el votante quede satisfecho, engañado pero feliz, alegremente embaucado, orgulloso de ser burlado.

Después de las municipales y las autonómicas, el patético espectáculo ofrecido por el PP y C´s ha elevado la mentira desde la categoría de sospecha a la de absoluta certeza. Ciudadanos ha respondido al deseo de quienes en tiempo récord lo han convertido en salvavidas para apuntalar el edificio bipartidista en grave riesgo de derrumbe. Rivera y su cuadrilla han dado una mano de barniz a la carcoma de la corrupción en Andalucía y en otras zonas de España. Con un código anticorrupción en la mano han pactado con todos los corruptos posibles a izquierda y derecha, sin siquiera taparse la nariz, con total transparencia.

La otra derecha, la de toda la vida, la radical y extremista, el Partido Popular para que se entienda, también ha competido con fuerza en patetismo y posibilismo. Han ocurrido en ayuntamientos, diputaciones y parlamentos autonómicos numerosos casos de candidatos electos depositados por el PP en la papelera de los pactos como clínex sin dignidad por exigencia de Ciudadanos para otorgar el mando. Estos días estamos viendo a Cristina Cifuentes arriar las bragas ideológicas de su partido ante C’s, con la bendición de Génova, para mantener algo de poder al precio que sea.

Completa el patético cuadro del posibilismo mendaz la más moderada de las derechas, la del centro derecha, la que hasta hace cuarenta años era, moderada también, centro izquierda, el PsoE. Susana Díaz, con la mayoría absoluta de los andaluces en su contra, se ha visto obligada a aceptar la caridad ofrecida por C’s, una cura de humildad que ha dado alas a su enemigo íntimo dentro del partido. Venido arriba, Pedro Sánchez ha visto con nitidez dónde echar la caña para evitar mayor descalabro y no ha dudado en competir con las derechas en tamaño de bandera para pescar los votos que la izquierda le niega.

Aún siendo estos rufianes y perillanes una dolencia grave, son las gentes que les dictan políticas y programas el verdadero cáncer de la democracia. La pandemia neoliberal procede de devastadoras cepas de Wall Street y la City de Londres y su mutación más virulenta, la troica, está focalizada en la Cancillería alemana. Existen laboratorios, el G7 o el Club Bilderberg, que se desviven, junto a las agencias de calificación, para asegurar la metástasis.

Sin listas, sin programas, sin diálogo, sin consensos –no va con ellos la democracia– Cristine Lagarde, Mario Draghi, Francisco González, Patricia Botín, Antonio Brufau, Isidoro Fainé y otros son realmente los amos de los votos. Siempre se vota a ellos, sólo a ellos, sea de quien sea la cara del cartel, el logotipo de la papeleta o los nombres y apellidos de una candidatura. Y si no, como a Grecia, amenazas, evasión de capital generalizada y la porra pendiendo sobre las cabezas como antesala de la metralla si hiciera falta, que no lo descartan.

Se avecinan las generales tras casi dos años de una campaña que arreciará durante las próximas semanas. Ya no hay informativo, tertulia y espacio público o privado donde no se denoste el populismo –sólo el de izquierdas, claro– y se criminalice a los enemigos de financieros y empresarios. Volverán a seducir al pueblo con promesas vergonzantes y negarán los 20.000 millones de recortes, exigidos por la troica para el próximo año, por tres veces si fuese necesario. Conviene recordar que votar a los citados al principio es legitimar el gobierno en la sombra que imponen los mercados, poner la cama y abrir las piernas.