Franco, ecce homo

FRANCO

En 1964, el aparato de propaganda del franquismo encargó un documental sobre la figura del dictador a Jose Luis Sáenz de Heredia. Su título es Franco, ese hombre y el guión fue realizado por una comisión interministerial presidida por Manuel Fraga, fundador del Partido Popular. El documental conmemoraba, bajo el terror de la dictadura, los 25 años de “paz”. Cinco años más tarde, Franco designaba a Juan Carlos de Borbón como su sucesor en la Jefatura del Estado.

Mientras los Procesos de Núremberg sancionaron las responsabilidades del régimen nazi y los partisanos italianos dieron cuenta de Mussolini, Franco, impune, prolongó su régimen represivo durante cuarenta años. El colofón a su sangrienta y terrorista biografía fue ordenar su entierro en el Valle de los Caídos, construido por prisioneros muchos de los cuales fueron enterrados en el siniestro y vergonzante mausoleo junto al fascista Primo de Rivera.

La Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado (1947) respondía al anhelo del dictador de dejarlo todo atado y bien atado. Tal es así que en 2018 la jefatura del estado recae en el heredero de su heredero y el partido más votado es el que da continuidad a sus postulados nacionalcatólicos. Es una vergüenza, pero la evidencia de que Franco vive es tangible y sobrecogedora. Habita en La Zarzuela y cohabita con el falso socialismo en La Moncloa cuarenta años después de su muerte.

En esta prolongación del franquismo, España encarcela a disidentes, pasean por sus calles torturadores condecorados y los últimos fascistas son enterrados escuchando el Cara al Sol. Y no es lo peor. Sus herederos se niegan a que sus víctimas sean recuperadas, a que se juzgue a los victimarios, a que sus símbolos corran la misma suerte que los del fascismo alemán e italiano, a aceptar que la tullida democracia española se convierta en una democracia real y no Real.

En este país de zotes domesticados, la conversión de RTVE en NO-DO por el gobierno del PP y la proliferación hegemónica de la prensa del Movimiento han abierto de par en par las puertas del armario franquista. Sin un atisbo de pudor, sintiendo impunemente que la calle vuelve a ser suya, por pantallas, micrófonos y rotativas desfilan franquistas exaltadores del fascismo que no dudan en oponerse a las leyes para glorificar a su infame y criminal Caudillo.

Un país democrático rechazaría una fundación dedicada al dictador, y mucho menos la subvencionaría. Un país democrático no permitiría la creación y concesión de un ducado con su nombre a sus familiares. Un país democrático habría juzgado los crímenes de lesa humanidad por él cometidos. Un país democrático no consentiría la exhibición pública de banderas, himnos y símbolos franquistas. Un país democrático habría desinfectado adecuadamente estamentos públicos como las Fuerzas de Seguridad del Estado, la Justicia y el Ejército. Un país democrático…: ¿lo es España?

El Valle de los Caídos es un síntoma de la escasa calidad democrática del país. La enorme cruz que lo corona es un símbolo populista evocador del nacional catolicismo que no cesa. El jefe de los ejércitos que ostenta la Jefatura del Estado es la máxima expresión de que la democracia fue fusilada el 18 de julio de 1936 y dejada en la cuneta el 1 de abril de 1939: nadie, como al generalísimo, lo puede votar. Franco juzgó, sentenció y ejecutó la democracia española, dejándola hecha un Ecce Homo. Sus seguidores siguen la misma senda marcada por el genocida.

Anuncios

La Manada: mucho más que 5 violadores

Manada

Desde los púlpitos, durante más de 2.000 años, se ha inculcado la ideología, la doctrina, de que la mujer, amén de origen y causa del pecado, es propiedad del hombre. De esta doctrina y del papel de la Iglesia en la Historia, provienen conceptos y prácticas como el derecho de pernada, vigente en el siglo XXI. Esa ideología feudal prolongada por el nacional catolicismo impregna los estamentos judiciales, militares, políticos y religiosos del Estado. La Manada, las manadas, dan fe de ello.

El evidente, y benéfico, declive de la Iglesia Católica ha cedido el testigo adoctrinador a las iglesias mediáticas entre las que intentan hacerse un hueco 13 TV o la COPE con resignada desventaja. Ya no vale apelar al pecado y la condena divina para imponer modas y modos, ahora son la persuasión publicitaria y la seducción consumista las que producen los mismos comportamientos bajo la falsa premisa de que son los individuos y las individuas quienes eligen en total libertad sus yugos y sus castigos.

La supremacía del macho no es natural, por mucho que otras especies la practiquen, sino un constructo cultural, doctrinario, a beneficio de falos genitales y neuronales. Los nuevos patriarcas de la religión global y sus telepredicadores digitales siguen machacando a la mujer imponiéndole los nuevos viejos estereotipos que buscan el sumiso papel cosificado que milenariamente se le ha adjudicado. El bíblico árbol del bien y del mal sigue ofreciendo implacable sus manzanas a Eva, en catálogos y reclamos publicitarios, ante la complacencia del macho, siempre dispuesto a morder, a pecar.

La nómina de manzanas es casi infinita, bastan quince minutos de televisión o quince de navegación por cualquier red social para constatarlo. Victoria’s Secret, Axe, Dolce&Gabbana o cualquier marca de perfumes forman parte del evangelio machista que adoctrina eficazmente al rebaño desde hace varias generaciones. La publicidad ofrece modelos de comportamiento a mujeres y hombres, los mismos de la tradición nacional católica: cómo ser ella una cosa/cómo disponer él de su cosa.

La flamante ministra de Justicia del flamante gobierno socialista pide formación en perspectiva de género como antídoto para desastres judiciales como la sentencia/excarcelación de la Manada. Un curso paliativo de X horas frente a la formación continua que ofrecen las televisiones en sentido contrario, con audiencias millonarias y familiares, es una tirita en una operación a corazón abierto. La Manada se forma en la publicidad y el entretenimiento mucho más que en las aulas.

Por si fuera poco el arsenal adoctrinador que conforma y perpetúa la existencia de Manadas, funciona una cohorte dispuesta a justificarlas y defenderlas atacando/cuestionando a las víctimas: Arzobispo de Granada, párroco de Canena, Arcadi Espada, El Español, Forocoches… De entre quienes más daño hacen a la mujer y a la sociedad en este caso, copan el podio la sentencia por abuso y no violación, el voto particular del juez Ricardo González pidiendo la absolución, la defensa del tribunal sentenciador por el Consejo General del Poder Judicial y la excarcelación de los violadores.

La Justicia, por este y otros casos, ¿es imparcial?, ¿es igual para todos?, ¿es ciega?… ¿qué es la Justicia? A la vista de su comportamiento en los últimos años, la Justicia española es un puzzle político, confesional, elitista, empresarial, financiero, misógino, monárquico, represivo, cavernario… y patriarcal. Es un estamento a imagen y semejanza de los adoctrinadores, a la medida de una ciudadanía que se deja adoctrinar a la par que renuncia al inalienable ejercicio de un pensamiento crítico en peligro de extinción. No es justicia. No.

Inteligencia: poca y artificial

Trump-Melania-VI-Letizia

Lejos, muy lejos, de servir al ser humano para desarrollarse como tal, los avances tecnológicos de las últimas décadas parecen destinados a deshumanizar a la ciudadanía, a resetear mentes y reprogramar instintos. El sueño del totalitarismo, la pesadilla descrita por George Orwell en 1984, se ha convertido en un apéndice de nuestras vidas. Los ordenadores tontos, dependientes de una conexión a un servidor externo, ya son una imprescindible realidad.

Nuestros cerebros, huérfanos de inteligencia cuando olvidamos el móvil o la tablet se escaquea, sufren de abstinencia. Cada vez más personas son incapaces de pensar por sí mismas sin que su Facebook, su Twitter o cualquier red social obren el prodigio de activar sus dendritas en una suerte de sinapsis digital. Hasta la edad media los chamanes, hasta la Ilustración el clero, hasta ayer los medios de comunicación y desde hoy internet, siempre ha habido quien nos diga qué pensar, valiéndose de la irrenunciable ley del mínimo esfuerzo propia del homo manipulatus.

Si el pensamiento crítico ha sido reducido a una pulsión recóndita del subconsciente, los sentimientos han sido sojuzgados por el reflejo condicionado descrito por Iván Pávlov. En 1935, en la clausura del Congreso Mundial de Fisiología, el científico dijo: “Mi vida entera se compone de experimentos, nuestro gobierno también experimenta, sólo que a más alto nivel”. En el siglo XXI no sólo experimentan los gobiernos, sino también ese disco duro externo, virtual, que reduce nuestros pensamientos y sentimientos a meros replicantes virales de influencers con obsolescencia programada.

No se entiende de otra forma tanta insensibilidad como recorre y corroe el mundo global, tanto desprecio, tanta vileza, tanta ignominia, tanta infamia, tanta humillación para el ser humano. No es novedosa la exhibición arrogante y despiadada de pensamientos supremacistas por parte de líderes políticos que de inmediato son replicados por las limitadas inteligencias de acólitos radicales que ladran consignas tan peligrosas como exentas de inteligencia.

Lo que Israel hace con palestina es la réplica 2.0 de lo que Hitler hizo a los judíos. Las listas de gitanos que propone Matteo Salvini y el rechazo del Aquarius por el gobierno italiano son réplicas del ¿pensamiento? de Mussolini. Donald Trump sintetiza a la perfección la historia de los Estados Unidos: emigrantes europeos invadieron el norte de América y exterminaron a los únicos y verdaderos americanos, explotan como nadie a otros pueblos en origen y son, de largo, quienes encabezan el ranking mundial de muertos en las guerras que producen y patrocinan.

Es descorazonador constatar cómo la ciudadanía ¿civilizada? mira hacia otro lado, normalmente a las pantallas, o, lo que es peor, selecciona en el surtido menú de excusas la que más le conviene: “que los metan en sus casas”, “nosotros primero”, “son terroristas”, “nos roban el bienestar”…, todas ellas alentadas y jaleadas por políticos de nociva inteligencia y nulos sentimientos. Políticos que, como advirtió Pávlov, experimentan a otro nivel: al nivel de la inhumanidad que supone enfrentar a los pobres con quienes son más pobres. Y les funciona. Siempre les ha funcionado. Es la lucha de clases que ellos siempre ganan.

A estas alturas de la vida, me dan asco los himnos, las banderas, los uniformes, los patriotas y cualquier otra cosa utilizada por los gobiernos para convencer al pueblo de que el enemigo no son ellos y sus secuaces empresariales y financieros. He sentido repugnancia al ver cómo un jefe de estado impuesto, no legitimado por las urnas, el de mi país, acude a legitimar al último, por ahora, gran dictador universal, justo el día en que decide separar a miles de niños de sus padres y encerrarlos en jaulas.

Lo dicho, poca inteligencia, ninguna, en Felipe VI, Donald Trump y sus respectivos floreros, incluido Borrell. Si fuera mínimamente inteligente y decente, la ciudadana Letizia debería renunciar a la presidencia “de honor” del Comité Español de Unicef. No por inteligencia, sino por soberbia supremacista, el orate Trump ha sacado a EE.UU. del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, un lugar donde no tiene cabida, un lugar más decente y más humano sin gentuza como él.

Indigesto empacho informativo

pegasus

Tras la avalancha de inundaciones registradas en España en los últimos meses, las noticias de los últimos días son un diluvio universal, sin arca de Noé que lo resista. No hay estómago, ni cerebro, capaz de asimilar tal rosario de indigestiones. Son las noticias las que fagocitan neuronas en un voraz vértigo capaz de retorcer criterios, desmayar entendederas y vomitar bilis. Tal parece que la actualidad ha atacado la anorexia con sobredosis de bulimia informativa.

El aperitivo se sirvió con la ansiada primera sentencia de la Gürtel y la moción de censura. La condena al PP no bastó para que Ciudadanos ejecutara sus amagos anticorrupción y se mostrase como la única formación de cierto relieve político que votó en contra. Por su parte, el PP se ha metido los dedos en la garganta para vomitar que no ha sido condenado por corrupción, incluso Feijóo ha dado orden para vetar la alusión a la condena por corrupción en el Parlamento gallego.

Los entremeses los ha servido Pedro Sánchez con un surtido de ministros y altos cargos, un surtido de guiños arriba y abajo, a diestra y siniestra, a dios y al diablo. El revoltijo dulce/salado pretende satisfacer todos los gustos, todas las bocas, todos los estómagos, en un inverosímil ejercicio de beber y soplar al mismo tiempo. Su atrevida propuesta ya ha conseguido su primer objetivo: remontar las encuestas y demostrar quién domina la cocina otrora socialista.

Antes de servirse el primer plato, se metió de rondón en el menú la tapa valenciana de la Gürtel que produjo un maridaje casi letal mezclando la salida/sucesión de Rajoy con la de dimisión de Zidane. Insiste el PP en que no se ha condenado al partido/banda ni por corrupción ni por financiación ilegal, un bicarbonato que no los alivia y produce retortijones ajenos. Hay españoles, muy españoles y mucho españoles, que ni con masa madre de pan consiguen bajar estas bolas de sus gargantas atoradas.

La guarnición del primer plato es la dañina pantomima de Trump y Kim Jong-un escenificando lo que ya hicieron Hitler y Stalin: ambos necios, totalitarios y peligrosos, se necesitan para reforzarse mutuamente en sus respectivos estados. Y, para compensar, el aliño solidario de la acogida española de más de 600 migrantes abandonados por la pérfida Europa neonazi en el barco Aquarius, gesto protestado por esa España del franquismo redivivo.

Como base, el primer plato lleva la sentencia del caso Noos, demasiado hecha, excesivamente recalentada, para los castigados estómagos aspirantes a una Justicia igual para todos. Parte de los comensales echa en falta el perejil emérito, salvado de la zarzuela por ser condimento inviolable. Otra parte compara la receta desigual con la que han sido juzgados y perseguidos raperos y políticos abrasados a fuego lento en cárceles y exilios.

A punto de reventón, al borde del cólico, amenazada por disentería sobrevenida, la mayoría de la ciudadanía ha entregado los cubiertos y colocado bocabajo el plato por temor al segundo plato. Aparecen los postres y se da a elegir entre dos variedades: el cese del entrenador de la selección española de fútbol y la dimisión (¡una ministerial dimisión en España!) del flamante y desconcertante ministro de Cultura. Demasiado para el cuerpo. A ver qué sirven de chupito.

Patriotas que rompen España

Tela-Hispana

La historia de España es una historia de rupturas, de desgarros y suturas a lo largo del tiempo. Suele ocurrir cuando se hace un traje uniendo varios trozos que se lavan en exceso, hasta dejarlos raídos y descoloridos, para que no se noten las diferencias entre los paños. Los cortes siempre responden a un patrón preestablecido por el modisto que traza líneas sobre la tela despreciando la diversidad de fibras que la componen y por ahí llegan los descosidos.

La península albergó retales íberos, celtas, fenicios, cartagineses y griegos hasta que el primer gran sastre quiso coserlos al manto imperial de Roma suturándolos con espadas, flechas y lanzas. Un desastre de zurcido que se desmembró con rapidez. El alfayate árabe cubrió los restos descosidos con seda oriental bajo la cual permanecieron ocultos durante siglos los retales árabes, judíos y cristianos bajo la amenaza de cimitarras, venablos y alabardas.

Los Reyes Católicos, desechados lienzos moros y judíos, expulsados, transformados o diezmados, impusieron la urdimbre católica como única y verdadera para el traje español, también a sangre y fuego. Dividida la población vendieron el producto como el lienzo de la unidad que ha llegado hasta hoy. Una unidad basada en la negación de la diversidad, en la persecución de identidades y en la aniquilación de matices es una apuesta por el descosido.

Los hilvanes unitarios han ido acompañados históricamente de ideológicos festones, dogmáticos bordados y bélicos remiendos. Es así que la bandera y el himno son los seculares pespuntes de una unidad impuesta y mantenida a cruz y espada, a hoguera y cadalso, en España. Los costureros confeccionan uniformes a medida para cuerpos y pensamientos, pensamientos únicos y cuerpos de seguridad para que el tejido no se descomponga.

En la actualidad, Partido Popular y Ciudadanos se erigen en depositarios de la secular unidad de España, una unidad no espontánea y, por tanto, de ínfima calidad, como los tejidos de Inditex. Son dos sastres que tratan de preservar la unidad patria recurriendo a los errores y los horrores de todos sus predecesores. Negar la diversidad es un error, eliminarla un horror. Las tijeras en sus manos comienzan cortando hilos y acabarán cortando cabezas, cercenando pensamientos. En ello están.

El PP no ha cortado las hilachas del tejido franquista con el que se hizo su demócrata disfraz. Llevan desde su fundación dividiendo España: enfrentando a las élites predadoras con la masa saqueada, a católicos con no católicos, a monarquía heredera y hereditaria con democracia, al franquismo vencedor con la España vencida. El Partido Popular ha roto y vuelto a dividir España en los tradicionales dos bandos: o conmigo, o contra mí.

Por su parte, Ciudadanos nació para dividir a los habitantes de Catalunya utilizando la supremacía lingüística del castellano como demoledor ariete. Consiguió enfrentar a unos catalanes con otros y Alberto Rivera se sintió ungido para dividir al resto del país. Envuelto en la bandera del populismo no ha dudado en salmodiar incansable los mantras de España, españoles, orgullo, rojigualda, himno, ETA, Venezuela y poco más. Ha conseguido romper y dividir España en los mismos términos de enfrentamiento entre españoles que el Partido Popular.

Asistimos a una encarnizada pugna de ambas formaciones por ocupar el peligroso espacio de la extrema derecha desde donde dinamitarán España para que vuelva a ser Una, Grande y Libre. Es tal la ruptura de España que están propiciando los alegatos de la derecha que ya entonan discursos de guerra afines bocazas como Jiménez Losantos, Delegados de Gobierno o las huestes de VOX, todos animados por cornetas y tambores de guerra tañidos y sopladas por cargos y portavoces de ambas formaciones.

Moción de censura: ¿adiós a la mafia?

hidra

¿Era necesario echar del gobierno al partido que, desde su fundación, creó “un auténtico y eficaz sistema de corrupción institucional a través de mecanismos de manipulación de la contratación pública central, autonómica, y local”? Sí, y algo más: imprescindible. El desapego de la ciudadanía hacia la política tiene mucho que ver con el rechazo a las prácticas mafiosas. Es imprescindible que la ciudadanía tome conciencia del poder de los votos para alejar a los saqueadores de las cajas públicas.

¿Soluciona la salida del gobierno del Partido Popular el problema? No. La mafia política y empresarial, al igual que la Hidra de Lerna de la mitología griega, tiene la virtud de regenerar dos cabezas por cada una que se le corta. Viene siendo así desde los albores de la civilización y no se atisba un Hércules capaz de dar con la solución definitiva, entre otros motivos porque es la ciudadanía, siempre, la que alimenta y sostiene los mitos creados por Papas y Emperadores.

Pero la mafia no se nutre sólo de cajas públicas locales, provinciales, autonómicas o estatales, éstas son meros aperitivos puntuales entre almuerzos y cenas, las migajas. El gran atracón proviene de los Decretos y de las Leyes que los gobiernos promulgan con la finalidad última de calmar la insaciable bulimia de los mercados. Ésta es la cabeza troncal de la Hidra que, siendo determinante en los miedos y padecimientos del pueblo, nadie parece ver y todos aceptan como irremediable.

Cualquier adjudicación pública correspondida con oscuras dádivas es una propina comparada con el ingente beneficio mutuo que producen, a políticos (puertas giratorias, por ejemplo) y empresas (impúdicos beneficios desmedidos), las decisiones a nivel legislativo. Escandaliza la limosnera y puntual indemnización al Castor de Florentino Pérez y se acepta con resignación el atraco continuo de empresas energéticas, financieras o de comunicación. Escandaliza el caso Gürtel, pero se acepta con mansedumbre el dinero público saqueado para rescatar a la banca.

Se ha arrebatado la presidencia del gobierno a un partido corrupto de pies a cabeza y lo sustituye otro también sumido en el fangal de la corrupción, dos cabezas visibles de la misma Hidra invisible. Suena como sucesor de Rajoy un tal Feijoo: se corta una cabeza y surgen dos relacionadas con privatizaciones y narcotráfico. Se inviste a Pedro Sánchez y la Hidra eructa satisfecha una subida del IBEX 35 y una bajada de la prima de riesgo: la pobreza y la desigualdad de los votantes están garantizadas.

La cabeza de repuesto urdida por la Hidra, la de Alberto Rivera, se ha agitado con furor al ver diluirse en la nada su prometido y ansiado papel troncal. Sólo ha servido para mostrar públicamente su verdadera naturaleza de servicio incondicional a sus creadores. Era, y es, el recambio ansiado por Papas y Emperadores para continuar sus tareas depredadoras con la calma impune, con la estabilidad, que desde hace siglos vienen disfrutando.

No hay Hércules posible. Nadie cercenará todas las cabezas de un solitario, certero y definitivo tajo en el punto donde cuerpo y cabezas confluyen. La ciudadanía, creyente y subyugada por los mitos, teme al caos que la Hidra vaticina para el momento en que alguien la mate y deje de existir. La ciudadanía se conforma con cortarle, de tarde en tarde, las cabezas una a una, aun siendo consciente por secular experiencia de la aparición de nuevas y más fieras cabezas.

Crónica de Hispania S. XXI

Hispania

Transcripción de un pliego manuscrito hallado en la Biblioteca Nacional en el año 2136

Narran escribanos y platicantes las gestas acaecidas en el singular reyno castellano allá por el siglo veinte e uno, recogidas en crónicas cortesanas y protocolos judiciales. Cuentan de cómo un ruin gobernante y sus mesnadas de estandarte cian con gaviota blasonada fizieron quebranto del público peculio, escarnio de la decencia y menoscabo de los derechos y las libertades del pueblo sojuzgado. Dixeron quienes lo vivieron que nada igual registrado habían los anales de la historia.

Arcones y cofres de la real hacienda objeto fueron de singular codicia. Manos ávidas permutaron caudales públicos a privadas faltriqueras, con arteros artificios y contables astucias, ante el clamor del pueblo cuyos ojos avistaban a las claras tamañas felonías. Acusaban los descuideros de mentir a los heraldos que sus tretas anotaban en públicos pliegos por ello perseguidos. Tal fue el saqueo que no quedó cortesano de aseado saquillo, ni entre los de la gaviota ni los de la rosa.

Distraían sus afanes mentando las hordas esteladas, amenazantes para la unidad del imperio, que desde la marca catalana para sí reclamaban sus propias tajadas. Fueron tantas las causas de latrocinio que, ensartadas en delictivo rosario, daban para más de veinte misterios y no menos de doce letanías. Todo ello acaeció hasta que díscolos magistrados, haciendo de su capa un sayo, arriesgando famas y carreras, coto pusieron a la rapiña.

Mas no fue el hurto ni el pillaje causa de mofa en linderos payses coligados. Lo fue, a mayor agravio de los espanyoles, la inquina y la ojeriza de vetustos justicias hacia desvalidos juglares, trovadores, saltimbanquis y bufones cuando aquestos eco hacían de despropósitos y desmanes. Dícese que muchos dellos fueron a mazmorra condenados, a causa de versos rimados, cual viles criminales con ensangrentados delitos en sus actos.

Hubo inculpación, causa y preventiva condena a titiriteros cuyos guiñoles de trapo y madera señalados fueron como incitadores de pública hoguera. Se dictaron autos, amparados en la lozana ley del garrote impuesta como mordaza, que condenaban a mazmorras a bardos y rapsodas cuyas rimas no eran del gusto y agrado de gobernantes y cortesanos. Se hostigaron en públicos foros opiniones y pensamientos, sancionados con exceso de celo y desmesura de cuantía.

A mayor despropósito, sectarios de las idolatrías fizieron causa contra un osado histrión que profirió baldones y dicterios contra personajes de la mitología dominante. Fue un sindiós que la justicia lo citara a audiencia y un contradiós su pronunciamiento en contra bajo un cristo de palo en sagrado lugar. Antaño sucedió parecido caso cuando un aedo ofreció receta para cocinar un cristo: el clero bigardo rasgó vestidos y alzó clamores al cielo ante el alborozo popular.

Resultas de aquestos casos fue una excitación de ánimos en hogares, trastiendas, reboticas, talleres, tabernas, rúas y plaças. Echose a la calle el pueblo malparado, a la par que los bellacos rendían cuentas ante la Justicia, en exigentes y multitudinarias turbas. Ínterin, hubo casos de gentes perseguidas que optaron por el destierro como alternativa a que sus ideas y sus palabras fuesen uncidas junto a sus cuerpos a cepos o confinadas en celdas vigiladas.