Machos terroristas

Machismo

Más que el terrorismo de ETA (de 1958 a 2010), más que el terrorismo islamista en Europa (2004 a 2018), el terrorismo machista ha causado más muertes que los anteriores sólo en el periodo de 2003 a 2018, casi mil, cinco de ellas en las últimas 48 horas. Una cifra tan sólo superada por el terrorismo franquista. Una infame vergüenza normalizada por algunos medios de comunicación y por gran parte de la inmundicia política, amén de otros nocivos agentes sociales instalados en el machismo como ideología reivindicada.

El terrorismo machista no es nuevo, forma parte del acervo cultural transmitido desde la antigüedad por los libros sagrados y la práctica mundana del derecho de pernada. Cosificar a la mujer es cosa de hombres, y de no pocas mujeres que se cosifican a sí mismas siguiendo los dictados de las modas, la publicidad y los cuentos de hadas. Y las cosas, ya se sabe, son propiedad de sus dueños con derecho a disponer de ellas a su albedrío.

Esa cultura machista sigue vigente. Esa cultura machista sigue matando. Esa cultura machista tiene sus defensores. Esa cultura machista tiene sus educadores. Esa cultura machista tiene sus practicantes. Esa cultura machista no se concibe sin sus víctimas. Esa cultura machista tiene su público. Esa cultura machista vende. Esa cultura machista nos rodea. Esa cultura machista la tenemos en el cerebro. Esa cultura machista agrede y mata cotidianamente.

No hace mucho, las mujeres, y muchos hombres, nos echamos a la calle para visibilizar que el modelo cultural y asesino del machismo exige un cambio radical. Como siempre, la calle va por un lado y las instituciones por otro. La gente de bien, la gente como Dios manda, la gente conservadora, se alarma cuando le mueven la ideología y se lanzan a la trinchera esgrimiendo términos despectivos y descalificadores como feminazis radicales antisistema. Esa es la clave: el sistema.

Dañinas como ningunas son las instituciones que suelen utilizar negras faldas largas. Parte de la jerarquía Católica recuerda con insistencia la fábula que nos cuenta que la mujer procede de una costilla del hombre o propone a las mujeres que se casen y sean sumisas. Parte de la jerarquía judicial continúa instalada en los derivados del medieval derecho de pernada. Ambas instituciones son anacronismos altamente perjudiciales para la salud de las mujeres.

Y luego tenemos a la casta política que, sumisa a los intereses de las élites financieras y empresariales, no aborda como debiera el terrorismo machista. Es el sistema. Las mujeres deben, para ellos, cobrar menos salario por el mismo trabajo que los hombres y en peores condiciones. La casta política, siempre presta a salir en la foto, inunda nuestros días de minutos de silencio, solemnes declaraciones y embaucadores guiños. A la hora de la verdad las lágrimas impostadas que derraman sólo sirven para convertir sus oportunistas promesas en papel mojado.

Ahí tenemos a los Rivera y a los Casado exprimiendo el diccionario para no llamar al terrorismo machista violencia de género, tratando de invisivilizarlo. Ahí los tenemos defendiendo a capa y espada la escuela privada que segrega por sexo y educa en el machismo. Ahí los tenemos utilizando hasta el vómito a las víctimas de ETA como objeto de su propaganda. Ahí los tenemos, a Dios rogando y con el mazo machista dando. Y ahí los tenemos, a ellas y a ellos, entregándoles su voto y, con él, propiciando el inasumible goteo de víctimas femeninas.

Anuncios

Un comentario el “Machos terroristas

  1. Alf dice:

    Insuperable. Gracias Verbarte

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s