La realidad y el voto

La-realidad

Votar se ha convertido en una rutina como pintar las fachadas, cambiar de coche o celebrar unas bodas de cualquier metal. Acudir a las urnas produce aburrido cansancio desde que la ciudadanía quedó relegada al papel de florero ornamental en la sede de la soberanía popular. Si quienes son respaldados por los votos legislan y gobiernan para los poderosos, desamparo y desprecio se traducen en desafección, abulia o abstención en el pueblo llano. Nadie acepta de buen grado ser una inerte flor de plástico.

Si la patronal asalta el Ministerio de Trabajo, la iglesia los de Educación y Justicia y la banca los de Hacienda y Economía, si el bipartidismo golpea la Constitución a toque de corneta de banqueros y mercados, ¿merece la pena votar? Los viejos políticos apelan a sus realidades para justificar que se desentiendan continuamente de promesas y programas, de las personas. “La realidad –nos dicen– es el Ibex, la troica y Angela Merkel, para ellos los beneficios y para vosotros los daños colaterales”.

Las realidades son mostradas como paisajes inamovibles por profetas que se apropian de la capacidad de interpretarlas adjudicando al pueblo una ignorancia tan natural como la carencia de alas para volar. Hay que aceptar la realidad, han repetido faraones, césares, emperadores, reyes y dictadores, a lo largo de la historia de la humanidad. “Su” realidad, “su” negocio, “sus” beneficios, “su” genealógica perpetuidad. “Sus” paraísos, “nuestros” infiernos.

La apropiación de la realidad por los grupos dominantes se ha basado históricamente en dos pilares contrarios a la razón: las religiones y las armas, la cruz y la espada. A partir del Renacimiento, la razón convenció a las sociedades avanzadas de que la realidad y el poder estaban al alcance de cualquier individuo, pero no venció. Las élites no tardaron en recomponerse y la burguesía, bajo un popular disfraz, ocupó los aristocráticos espacios a través del derecho, la religión, las armas y el dinero.

Ajustar las cuentas al deseo de la minoría dominante es el único horizonte que contemplan sus servidores políticos como ineludible realidad. A Mariano Rajoy no le tiembla la lengua para acusar a Syriza de su propio pecado: prometer lo que no se puede cumplir. La diferencia entre unos y otros es un matiz de la realidad: el PP incumplió su programa a sabiendas, con alevosía y enormes dosis de placer para mantener su realidad, mientras Tsipras presentó el suyo como una realidad alternativa que, a diferencia de la neoliberal, es la única deuda con el pueblo de pago obligatorio.

La realidad se ha convertido en un ajuste de cuentas, bien con los poderosos, bien con la ciudadanía, y de las urnas debería depender, si la democracia fuese real, hacia qué lado desnivelar el saldo. Es evidente, real por tanto, que los partidos tradicionales amañan la realidad y deterioran su percepción con el hambre y la miseria de la mayoría social. El sueño de los faraones ha vuelto a hacerse realidad con una sociedad nuevamente esclavizada en el siglo XXI. A más miseria popular, mayor riqueza elitista. La miseria del sur se convierte así en la riqueza del norte.

A la ciudadanía se le pinta el caos, la hecatombe, como alternativa a lo que hay, como si la desgracia y la catástrofe no formasen parte ya de la realidad cotidiana. Trabajo siglo XIX a cambio de cama y comida, emigración como salida, cesta de la compra inalcanzable para millones de personas, represión para la disidencia, salud y educación para los pudientes o energía como lujo, son pinceladas de la realidad liberal y neoliberal del PP y del PsoE. ¿Sirve votar? Sí, al menos para aliviar la conciencia propia y no sentir que la complicidad con ellos nos condena.

Anuncios

Grecia, España, miedos, radicales y esperanza

voto-griego

La ciudadanía parece haberse apeado de la realidad y vaga por los andenes, absorta, desorientada, buscando en el panel de salidas y llegadas el tren del que hablan los asiduos a clase business, premium o primera, el tren del progreso y la recuperación. Oxfam ha fijado en 80 las personas que poseen la misma riqueza que 3.500.000.000, un indicador de que el tren, el sistema, tiene capacidad limitada para esta clientela exclusiva, apenas dos vagones, y sus mercenarios.

Ellos, los estafadores beneficiados por la crisis, han azuzado a sus sicarios, desde Lagarde hasta Juncker, en contra de alternativas que pongan en riesgo el sistema del que se nutren. Ellos, los estafadores, hablan de izquierda radical para referirse a quienes representan una alternativa al radicalismo neoliberal, a todas luces injusto y nocivo, que aplasta y saquea al 50% de la humanidad, un genocida global. Definiendo a sus adversarios, se definen a sí mismos.

Graecia, Syriza, delenda est. Los 80 no pueden permitir que el reguero de pólvora que recorre la Europa de tercera y cuarta clase haga estallar la dinamita acumulada en sus cajas fuertes. Quiere impedir la derecha radical que no sean otros distintos a ella o la socialdemocracia, moderada derecha liberal, quienes, por voluntad popular, se hagan con los mandos de las desbocadas locomotoras y permitan subir a los trenes al populacho.

En España, a la utilización del miedo, se añade una disparatada distorsión de la realidad como arma electoral. Se ha escuchado en la corrupta convención del PP, en boca de su resucitado caudillo Aznar, cómo se tilda de izquierda todo lo que vaya a favor de la ciudadanía, en contra de los 80. Es curioso que, al aludir a las tres izquierdas, incluyendo en el concepto, de forma interesada, al PsoE, haga que el pueblo se pregunte dónde están las tres derechas.

La derecha moderada es el PsoE contrario a una banca pública o un banco de tierras, el compañero de Botines, el que coquetea con el dictador de Marruecos o pacta con el PP. También acoge a una minoría del PP, a UPyD, a Ciudadanos y a otras formaciones nacionalistas locales. Se trata de una derecha que habla de derechos cívicos y realiza dialécticos malabarismos para acabar indefectiblemente escuchando y obedeciendo a las élites.

La extrema derecha es la foto de la convención de los populares, la que pulula por los consejos de ministros y no se corta a la hora de sacrificar a la inmensa mayoría de los españoles siguiendo el rito ortodoxo que le marcan los 80. Es la extrema derecha que engorda las cuentas del 1% a costa del empobrecimiento de la mayoría, la que desahucia viviendas para sus propios fondos buitre, la que vende la sanidad al mejor postor, la que vende una realidad de cartón piedra al pueblo.

Y, por último, la ultraderecha, también presente en la convención, no deja escapar la ocasión de volver a meter a las víctimas de ETA en el microondas para volver a mojar las enésimas sopas en tan nutritivo caldo electoral. La misma ultraderecha que acosa y rechaza a minorías étnicas procedentes de la miseria, repudia a minorías catalanas o vascas o se queja de la indolencia de la minoría andaluza. Es esa ultraderecha a la que le sobra piel nacionalcatólica para meter en el congelador a las víctimas del terrorismo franquista.

Las tres derechas han acabado su convención dibujando una realidad, sin corrupción ni pobreza social, desconocida para la mayoría de los ciudadanos, apelando al miedo como argumento electoral y pidiendo que se despejen las vías para el tren de su sistema. Alea iacta est. En Grecia ha vencido la esperanza, aún no se sabe si con mayoría absoluta, y España está despabilando. Los votos del PASOK diluidos en Nueva Democracia son un aviso al PsoE, si lo quieren ver. Conviene un despertar generalizado de la población, incluso de quienes no están dispuestos a combatir sus pesadillas.