Un país con dos rombos

no-signal

El departamento de I+D+i de la Secretaría de Estado de Cultura trabaja en un proyecto para el “desarrollo del sistema de pictogramas o imágenes identificativas que acompañen a las obras audiovisuales y que permitan al público identificar a priori contenidos específicos de las obras audiovisuales”. Cabe suponer que el gobierno, despreciando la capacidad intelectual de la ciudadanía, se erige, una vez más, en intérprete de lo que le conviene y de lo que no.

La no intervención del estado en el desarrollo de las actividades económicas privadas es el cimiento de lo que se conoce como libre mercado, al parecer el único segmento social que disfruta de plena libertad, el único en cuyas capacidades confían ciegamente los gobiernos. Al segmento humano, a las personas, se las protege con ensalmos como la autorregulación o los códigos éticos de las empresas, tal es la confianza que se tiene en la bondad del sistema, y a partir de ahí se legisla y se vigila.

La autorregulación y los códigos éticos se traducen en descarados pactos para unificar los precios de la energía o la telefonía, en la introducción de cláusulas abusivas en contratos bancarios o en las garantías de los productos de consumo y en el abuso publicitario o la ausencia de respeto en la programación televisiva. El Estado cuenta con costosos organismos especializados, para combatir el juego sucio del mercado, que se limitan a cubrir el expediente y guardar las apariencias.

La intención de “advertir la naturaleza de aquellos contenidos audiovisuales que pudieren resultar no recomendables para la infancia” choca frontalmente con los usos de una sociedad que hace tiempo dejó de ver la tele en familia y utiliza las pantallas como cuidadoras y educadoras preferentes de la población infantil. Es extraño encontrar un hogar que disponga de una sola pantalla y habitual una tele como parte del mobiliario infantil.

La televisión actual es un mercadillo que desconoce el decoro y es difícil encontrar en las parrillas productos inocuos para la salud del espectador. La zafiedad, la grosería, la chabacanería y la vulgaridad copan el grueso de las programaciones junto a la violencia, el sexo, la casquería o la política. Al gobierno le traería más cuenta que los fabricantes de televisiones grabasen los dos rombos directamente en la esquina superior derecha del plasma.

Todo hace pensar que la intención del Ministerio de Cultura es redondear la faena de adoctrinar y españolizar al país recurriendo a dos inútiles rombos que, como la mayoría de las reformas de este gobierno, sirven para enmarcar la vida cotidiana en un decorado ideológico de mediados del siglo pasado. Tras la conversión de la RTVE en un NODO a color, con censura, manipulación y en pantalla de plasma, los rombos son un detalle ornamental secundario que aún conserva un público y un electorado propios.

Habrá que prestar atención para ver si los rombos aparecerán en los telediarios cuando hablen de corrupción, de privatización sanitaria, de desahucios o de trabajadores sin derechos y casi sin salarios. Son algunos contenidos, con ciertas dosis de violencia estructural y de prostitución social, que hieren la sensibilidad infantil y la adulta también. En el resto de la parrilla también hay violencia, sexo, sangre y, por encima de todo, mal gusto.

Anuncios

Sr. Presidente: dimita

Afilador

Señor Presidente:

Permítame dirigirme a usted desde mi condición de plebeya pluma y ciudadana inquieta que aún, con la que está cayendo, confía en que su país, el suyo y el mío, siga siendo una democracia a pesar del monárquico nombre que se le impuso al registrarla en la Constitución y que dejó la soberanía popular como apellido bastardo. Soy consciente de que sus ocupaciones le impiden escuchar o leer los pensamientos que la ciudadanía pueda albergar en sus humildes cerebros y soy consciente de que tiene usted a su alcance voces más halagadoras y aduladoras a las que prestar atención. A pesar de ello, confío en que alguno de sus cargos de confianza se haga eco de mis cuitas y se las haga llegar aunque sea en calidad de enemiga a batir.

Comprendo que la zozobra se haya instalado en los desvanes del palacio que los españoles le han cedido temporalmente, por cuatro años renovables en las urnas, y que las bodegas de La Moncloa dejen escapar un frío presagio que incomoda a su presidencial esqueleto. Usted se beneficia hoy de unos resultados electorales en los que sus adversarios perdieron, que no es lo mismo que ganar, y está dedicando todos sus empeños a satisfacer los deseos de quienes le han allando el camino, sin contar para nada con los deseos de quienes se dejaron camelar por usted y los suyos y acabaron votándole. No es mi caso, porque no le voté, pero es el caso de muchas personas conocidas que dedican cada día unos minutos de sus angustiadas vidas a maldecir la hora en que le votaron.

Usted y los suyos se pasaron siete años señalando al anterior gobierno como culpable de todos los males de España, incluido que el Madrid no ganara todas las ligas o que no lloviese en verano. Acusaron, como era su deber, al anterior gobierno de los vaivenes de la prima de riesgo, denunciaron la corrupción real que rodeaba a sus rivales, dijeron que sólo su partido sabía qué hacer para salir de la crisis, afirmaron que con ustedes se crearía empleo, sostuvieron que la RTVE estaba manipulada políticamente, declararon que no subirían los impuestos y garantizaron que rescatarían la libertad para los españoles. Todo eso prometió usted a los españoles como un enbaucador de feria que se gana la vida vendiendo duros a cuatro pesetas.

Lleva usted algo más de un año como presidente, desde el 20 N de 2011 ¿se acuerda?, y en España el Barça sigue ganándolo casi todo, en verano continúa sin llover, la prima de riesgo sigue a su bola, no ha cesado la crisis, han subido las cifras del paro, la RTVE -previa purga de desafectos- se ha convertido en el NODO particular de su partido, han subido los impuestos, han bajado pensiones y salarios, han desmantelado lo público, la libertad ha sido encarcelada y, para colmo, la corrupción cubre España al máximo nivel alcanzado en nuestra historia.

Comprendo que el balance no es esperanzador y que yo, en su lugar, mantendría un silencio total y sospechoso como el que usted luce desde que llegó a La Moncloa. No es, desde luego, usted culpable de nada de lo que está pasando en el país que le eligió para gobernar porque cada persona es responsable de sus actos y usted actúa por encargo y en nombre de otros. Usted fue candidato porque su amigo José María así lo dispuso; usted se presentó a las elecciones porque las facciones de su partido reservaron el papel de don Tancredo a su gris perfil político; usted ganó unas elecciones, ya lo he dicho, por demérito de sus oponentes; y usted gobierna al dictado de empresarios, Merkel y Rouco Varela. Me ratifico en mi opinión de que usted no es responsable de nada, usted es inocente, usted, en suma, es un inocente irresponsable.

Me dan pena usted y su mediocridad, de veras. Un personaje anodino como usted no se merece la carnicería que augura el sonido de afilador que emiten los despachos de Aguirre, Gallardón o Cospedal. El afilador está haciendo su agosto y las puñaladas de los suyos, entre los suyos, no tardarán en alfombrar de rojo los pasillos de la calle Génova. Usted no se merece esto, señor presidente. Su simpleza le exculpa y le sitúa en el cadalso como el tonto útil que servirá a otra o a otro para ocupar su apetecible lugar en La Mocloa.

Por su bien, señor presidente, dimita de una vez y convoque elecciones para ver si el pueblo estafado continúa confiando en su partido.

Si no lo hace por su bien, hágalo por el bien de su querida España. Una servidora y millones de españoles le quedaremos agradecidos.