Laura: una más, otra más

laura-luelmo

La facción machista de la sociedad española no está enferma, sabe muy bien lo que hace y tiene quien la arenga y jalea desde estrados, púlpitos y escaños. La facción machista es conservadora en cuanto a los valores tradicionales que la derecha política y religiosa insiste en reivindicar, entre ellos la sumisión de la mujer al arbitrio del macho. La facción machista se ha venido arriba, tanto como los postulados de corte ultraderechista que triunfan en el mundo, Europa, España y Andalucía.

La historia de la humanidad es la historia de la exaltación del macho y del vasallaje femenino. Cada paso dado en el eterno camino de la emancipación por la mujer ha estado marcado por látigos, hogueras, patíbulos, mazmorras, juicios, condenas, desprecios y sangre, mucha sangre. En ello seguimos varios milenios después, recibiendo el troglodita garrotazo como manifestación de dominio, dependencia y, revestido de aterrador neorromanticismo, presunta manifestación amorosa.

El trágico ritual de condenas, minutos de silencio, manifestaciones y condolencias por el asesinato de Laura Luelmo ha ocupado la actualidad en informativos, familiares tertulias improvisadas y redes sociales. El hipócrita protocolo de los representantes públicos ha tirado de manidos argumentarios y postureo reiterativo ante una cultura machista que acabará normalizando las estadísticas de su terrorismo como las muertes por cáncer o los accidentes de tráfico.

La indignación ciudadana ha vuelto a aflorar exigiendo respuestas adecuadas y contundentes para tan deleznable crimen machista. Las respuestas de quienes tienen en su mano atajar en su raíz tales conductas sociales y, por tanto, culturales no se ha hecho esperar. De un lado, quienes ven el machismo como una lacra terrorista arraigada en la retrógrada educación recibida en casa, en la calle y desde el magisterio audiovisual de modelos machistas publicitados para todo tipo de públicos.

Del otro lado, los sectores conservadores que, negando el machismo como aporte troncal de su ideología, exigen populistas medidas punitivas como solución. Desde que se aprobó la Prisión permanente revisable, casi cien mujeres han sido mortales víctimas del terrorismo machista sin apreciarse un mínimo efecto disuasorio. Pero Casado, Rivera y Abascal insisten en endurecer dicha ley, pensando posiblemente en su aplicación para otros menesteres.

La santísima trinidad machista y conservadora nos tiene acostumbrados a utilizar y manipular el dolor popular para servir a sus intereses. Lo hicieron durante décadas con el terrorismo etarra que hoy ya no les sirve en su afán por recolectar votos. Lo han hecho con el caso José Bretón, con el de Marta del Castillo, con el de Mari Luz, con el del Pescaíto Gabriel y, estos días, con el de Laura. Vuelven a pedir la Prisión permanente revisable, seguramente para aplicarla a rojos, independentistas, disidentes y feministas: los enemigos de su España.

Las lágrimas arden de ira al comprobar que siguen defendiendo el machismo y se posicionan en contra de la igualdad de las personas, sean hombres, mujeres o migrantes. Su discurso, estos días, atiza la indignación al constatar que el populacho acepta sus populismos y no hablan de machismo, sino de demencia individual, de violencia doméstica y de, el colmo, responsabilidad de la ideología de género. El catálogo completo de la FAES y la Conferencia Episcopal.

Laura fue una más de los cientos de miles de personas que reclaman la igualdad entre hombres y mujeres en la eterna lucha femenina y feminista.

Laura es otra más de las víctimas del supremacismo terrorista que llevan milenios pagando con su sangre una cultura machista que, lejos de desaparecer, encuentra votos para alimentarse.

Anuncios

Balas para la democracia

disparos-tecnologicos

Comparar unas muertes con otras es entrar en un maniqueísmo que aparta al ser humano de la razón y la objetividad dejándolo a los pies del sentimiento, algo nada recomendable. La muerte de una persona, de cualquiera, suele despertar filias, fobias o indiferencia, que acechan ocultas esperando su momento, normalmente desde la intimidad familiar o la proximidad afectiva y social de la persona fallecida. Se aparta de la normalidad, aunque no de lo cotidiano, hacer de la muerte un espectáculo de consumo.

El asesinato de Isabel Carrasco, como el de los niños Ruth y José, como el de Marta del Castillo y tantos otros, ha ocupado, para vergüenza de este país, la pista central del circo político y mediático. Esta sociedad, la nuestra, vuelve a asistir a un ejercicio de necrofilia ideológica practicado por quienes no se cansan de usar cadáveres para captar votos. Dijeron, con dignidad mistificada, los dos grandes partidos que detendrían sus campañas y se han dado un baño publicitario.

El asesinato de la multipresidenta leonesa tiene todos los ingredientes para competir en las librerías con Montalbán, Camilleri, Larsson, Hammett, Chandler, Highsmith o Márkaris. Sin embargo, la mediocre intelectualidad que nos rodea ha rendido homenaje a Escupiré sobre vuestra tumba quedándose sólo en el título proscrito de Boris Vian. La pandereta ha vuelto a sonar y la charanga ha vuelto a desafinar en España, a mayor gloria de Machado, donde de diez cabezas una piensa y nueve siguen embistiendo.

La derecha mediática, incapaz de vincular el caso Carrasco con Gordillo o Bildu, por ejemplo, ha embestido contra enemigos fuertemente armados como El Jueves, Wyoming o la PAH. Cornadas en toda regla a la femoral de la inteligencia, ciegos disparos en las tapias del cementerio democrático en que este país va camino de convertirse. No es nuevo. Llevan demasiado tiempo dibujando dianas sobre toda figura que no comulgue con su pensamiento único.

A la derecha política le ha vuelto a salir el tiro por la culata. En la escena del crimen no se han encontrado indicios participativos de comunistas, radicales o violentos perroflautas, sino huellas de gaviotas azules ahítas de dinero y de poder. La habilidad carroñera del PP, ágil como una serpiente y eficaz como un escorpión, ha dado la vuelta, una vez más, a la situación y ha fijado el punto de mira del pelotón de fusileros en las redes sociales.

El comando Génova-Ferraz descerrajó un tiro en la nuca de todos los españoles modificando el artículo 35 de la Constitución. La banca, a punta de hipoteca, preferentes y otras sofisticadas armas, ha atracado y atraca a cientos de miles de familias, manchado de sangre y sesos desparramados algunas aceras del país. La reforma laboral y la sanitaria han supuesto un repunte para el sector funerario. Y ahora, aprovechando magistralmente el asesinato de León, PP y PSOE pretenden secuestrar al país en una suerte de zulo tecnológico.

Todo apunta a que España va camino de convertirse en un país comunista como China. El incalificable Gallardón abatió con certera bala la Justicia Universal para ocultar crímenes nacionales y foráneos. Salarios y derechos laborales han volado por los aires tras la reforma lapa de Báñez. Y, a imagen del comunismo capitalista chino, la banda bipartita pide dinamitar las redes sociales como culpables de una violencia de cuya responsabilidad se eximen. Puede Fernández Díaz acosar, espiar y castigar a disidentes con su católica conciencia tranquila, el cielo compensará su virginal medalla.