Aborto forzado

GallardonAbortado

Que un ministro dimita no debiera ser noticia, sino algo habitual en una democracia normalizada. Pero la democracia en España es un interrogante parlamentario difícil de encajar en un gobierno (κρατία) del pueblo (δημο) y para el pueblo. El gobierno, desde la llegada del Partido Popular, es una anormalidad, una malformación equidistante entre el autoritarismo y la dictadura, una secuela histórica de un franquismo redivivo con tics medievales.

La malformación del gobierno es genética y afecta letalmente a la madre, a la democracia, poniendo en riesgo su vida y la de todos sus hijos, los ciudadanos y ciudadanas. En las últimas elecciones generales millones de votantes repudiaron a Zapatero y se arrojaron, infelices, a los brazos de un nada atractivo Rajoy para vengarse del primero. El resultado, lo seguimos sufriendo, es un embarazo múltiple de embriones que carcomen las entrañas del estado.

Uno de esos fetos necrosados y malolientes ha sido abortado: Gallardón se va, dimite, se retira, abandona el pesebre público (al menos, eso ha dicho, pero conviene la prudencia). Traicionado, sacrificado por un puñado de votos, herida su estima, apuñalado su ego, emigra como un político castrado de presente y futuro, igual que la juventud española. Ojalá desaparezca de la amarga realidad social de este país.

El verso libre del PP, el conservador progre, el “hijoputa” según Aguirre, el hijo y yerno del franquismo, el hipotecador de Madrid, la pareja de baile de José Bono, se ha despeñado por un túnel de Madrid que él no ha perforado. Sale del gobierno y del partido con resignación cristiana, mordiendo el polvo y la lengua, con el cordón umbilical entre las piernas. Sus incondicionales y su director espiritual rezan por él, por quien tanto ha rezado.

Mientras Alberto se lame las heridas en las esquinas de la soledad, su exjefe le ha dado esquinazo en la dictadura comunista china (amparada por su propia Injusticia Universal). Los liberales, llenos de pliegues morales y éticos, machacan a Venezuela o a Cuba mientras hacen romerías y peregrinaciones, las que haga falta, al paraíso de las libertades y el trabajo decente. Primero Cospedal y ahora Rajoy toman nota de cómo ha de ser la competitividad española.

No está clara la relación entre la retirada de la Ley del Aborto y el retiro de Rouco Varela. El matrimonio PP-CEE ha sido el más fecundo de la legislatura. Del polígamo concubinato de monseñor con más de medio gobierno nacieron una educación a su medida o el latrocinio de las inmatriculaciones. El aborto de la Ley Gallardón ha dejado al gobierno al borde del divorcio de sus más radicales y retrógrados votantes cuando más representantes tiene la Iglesia en el Consejo de Ministros. Como postula Aguirre, están en manos de la providencia.

Si el PP presiente una caída electoral y teme el fruto surgido del vientre de la calle, haría bien en incorporar a sus listas a personajes de un PSOE que parece haber entrado en la menopausia ideológica y se muestra incapaz de engendrar ilusiones. A muchos de ellos les haría ilusión para salir de la embarazosa situación que vive el bipartidismo. Gallardón se ha ido, pero España sigue embarazada de fetos nada democráticos.

Anuncios

La alcoba política

burdel

El matrimonio homosexual, caballo de batalla del pensamiento inmovilista, ha sido presentado, desde que Zapatero lo pusiera en valor, como el último disfraz de satanás, la última manzana del edén o el último vestigio de Sodoma y Gomorra. Rouco Varela ha visto en él el origen de la crisis, de la violencia de género, de la pobreza, del hambre y la causa de todos los males que azotan a la sociedad, una pandemia desatada porque un gobierno mal apellidado socialista abrió la caja de Pandora cuestionando el orden divino establecido para la divina comedia humana. Nada dice, a Dios gracias, sobre la influencia que tal desatino natural haya podido ejercer sobre la natural querencia hacia los niños ejercida desde algunas sotanas desnaturalizadas por el celibato.

Ignoro la episcopal opinión acerca de otro tipo de matrimonio, harto artificial y asaz condenable, cuyas intimidades ocupan titulares en la información pública y rumores en lenguas privadas. Ignoro qué piensa Rouco de las escabrosas coyundas que se practican a diario fuera del lecho ideológico y que convierten con promiscua asiduidad el Congreso de los Diputados en un lupanar vergonzante y a bastantes señorías en una saga de meretrices, alcahuetas, chulos, rufianes y canalla variada que no duda en acostarse con cualquiera que disponga de posibles sin atender al catre en el que reposa. El amor es ciego y el sexo ciega.

Los escaños, lechos a los que se accede por representatividad popular para atender asuntos ciudadanos, acaban reconvertidos en piltras donde se se tientan los aromas amorosos, se catan los bebedizos eróticos y se calibran los atractivos sexuales de quienes merodean el poder en busca de un polvo o un gatillazo. La clientela de sus señorías suelen ser apuestos donceles de familias financieras, representantes de castas empresariales o evangelistas convencidos como es el caso de Rouco y su tropa. Entre tanto fluido sensual y tanto ajetreo de calzas y enaguas, es frecuente que los mundanos intereses de los votantes queden aparcados en el limbo durmiendo el sueño de los justos.

Los consejos de administración de Endesa, Iberdrola, Telefónica, casi todos los bancos y cajas y muchas empresas más, son burdeles donde se prolonga la orgía política que se vive en las llamadas democracias desarrolladas, retiros placenteros y bien pagados para quienes pusieron los cuernos a su electorado siguiendo sus bajos instintos y la erótica del dinero. En una misma cama yacen en pecado socialistas y populares, disfrutando de un amor inusitado al calor de suculentas remuneraciones. El amor que la economía profesa a ciertos políticos les concede la dicha de ayuntarse mutuamente sin reparos ideológicos, contra natura, siguiendo una corriente de cuya inmoralidad no se echa cuenta. Es así como la vieja Celestina continúa alimentando su faltriquera a costa de la erótica del poder.

Hay más casas de mancebía política en este país, como Capio, Ribera Salud, las congregaciones religiosas y las empresas laicas que ansiosas esperan recibir la sanidad y la educación pública de manos de mancebos diputados a quienes luego cederán un puesto privilegiado en algún camastro de sus consejos de administración. Con la boca pequeña, unos se oponen y otros niegan que sea cierto, matizando hasta la mentira sus opiniones y sus actos, pero lo cierto es que todos, socialistas y populares, aspiran a un lecho caliente sin importarles quienes lo calientan y con quienes lo comparten, como defensores de un amor libre y libertino.

La última escena de cama, el último matrimonio antinatura no exigido por ningún guión, lo protagonizan Bono, Acebes, Iglesias, Zaplana y otros altos cargos socialistas y populares que han montado una cama redonda en torno a una supuesta defensa de la Constitución. Décadas han tenido para defender y afianzar los derechos constitucionales que ahora se precipitan por las cloacas de San Jerónimo. Décadas de poder y decadencia en las que sólo han defendido sus intereses y los de los suyos, pudriendo el corazón de la democracia a base de corrupción y dejadez de funciones. España Constitucional se presenta como una novedosa casa de lenocinio donde PP y PSOE continuarán sus escarceos amorosos y nosotros, el pueblo, seguiremos pagándoles la cama. Se dedicarán, en principio, a la administración de consejos a diestro y siniestro para acabar sus días en los consejos de administración.