Israel y los monstruos asesinos

Palestina

Según los evangelios, Judas, el apóstol judío cegado por el dinero, fue capaz de cambiar la vida del hijo de Dios por 30 monedas. El ADN judío, veintiún siglos después, sigue viendo beneficio para sus arcas en el sacrificio de niños, mujeres y ancianos palestinos y mostrando desprecio por la vida. El currículum israelita está plagado de recelos ganados a pulso que han provocado su persecución y expulsión, a lo largo de la historia, de muchos países por reyes, dictadores y gobiernos que usaron su oro y se horrorizaron ante los intereses exigidos.

La psicología no es mi fuerte, pero todo apunta a que Israel es un estado que ha sufrido el síndrome de Estocolmo identificándose de tal manera con sus genocidas hitlerianos que ahora son ellos mismos quienes superan a sus verdugos utilizando sus mismos argumentos, sus mismas tácticas, sus mismas justificaciones y su misma propaganda. El sueño de la razón produce monstruos y los dioses asesinos, acérrimos enemigos de todo raciocinio, han convertido a Israel en un estado de monstruosos asesinos.

El brazalete gamado de las SS que controlaron, disfrutando como psicópatas, los campos de exterminio de judíos gaseados y hacinados ha sido sustituido por el brazalete con la estrella de David. El pijama de rayas ha sido suplido por kufiyyas ensangrentadas. La Gestapo se ha reencarnado en el Mossad. Y Auschwitz o Treblinka son hoy Gaza y Cisjordania. El diálogo y la paz han sucumbido en una eterna noche de cristales rotos.

Un goebbeliano entramado judío controla el 95% de los medios de comunicación que sirven al mundo “civilizado” las noticias debidamente adobadas. El arsenal comunicativo, amén del nuclear, de los sibilinos y peligrosos rabinos, bombardea a diario los hogares globales justificando una indiscriminada matanza de inocentes, una guerra con un único ejército donde sólo un bando hace inventario de víctimas. No es una guerra, no, es una sangrienta cacería.

Desde la sinagoga emplazada en Wall Street, las operaciones financieras del lobby israelí proporcionan munición a los invasores de Palestina y mutismo internacional. Todo lo prostituyen, a todo ponen precio, todo lo venden, todo lo compran, todo manejando dinero ajeno, inhumano dinero del color de la sangre. El mundo comprado por la usura judía es un mundo cruel donde el verdugo, Israel, se presenta como inocente víctima.

¿A qué colectivo religioso se permite crear un estado usurpando tierras a sus históricos pobladores? ¿A qué colectivo se permite participar en competiciones deportivas fuera de las fronteras del continente en el que se asienta? ¿A quién se permite un genocidio sin condena, aunque ésta sea verbal? Sólo al que puede comprar silencios, complicidades y mentiras. El sionismo ha puesto en almoneda la moral, la ética, la conciencia y la decencia mundial.

Un fantasma arrastra cadáveres palestinos para advertir al mundo entero de que carece de entrañas. Un fantasma recorre el hardware de la aldea global con total impunidad levantando la sospecha de que el polonio puede estar agazapado debajo de teclados impertinentes. Así es Israel, un fantasma corpóreo que causa terror nada quimérico esparciendo sesos y vísceras de inocentes que luego limpiarán sus colonos para seguir apropiándose de lo que no les pertenece.

 

Anuncios

Sr. Presidente: máteme.

Pensaba que estaba preparada para todo. Pensaba que, como ser humano, mi papel en la sociedad era otro. Pensaba que toda mi vida había valido la pena. Pensaba que mis esfuerzos habían servido para algo. Pensaba que había construido un futuro mejor para mis hijos y mis nietos. Pensaba que la paz era inamovible. Pensaba que los fantasmas no volverían a destruir mis sueños. Hasta que llegó usted al poder, señor presidente, el 20 de noviembre pasado, una fecha premonitoria del homenaje que está usted rindiendo a sus difuntos.

Señor presidente: no aguanto más la sombra de su guadaña acariciando hasta el rojo el cuello de mis derechos a la vez que cercena mis necesidades básicas. Cada día me es más complicado acceder a un plato de comida que me obligo a compartir con quienes lo tienen imposible. Eso, señor presidente, se llama hambre y mata a las personas.

Usted y su gobierno, señor presidente, con sangre fría de verdugo, me racionáis las duchas, la higiene y la salud, porque no puedo pagar lo que me cobran por disponer de agua caliente y tampoco puedo coger un resfriado usando agua tan fría como su sangre, ya que el dinero de los medicamentos lo necesito para el pan. Esto, señor presidente, se llama pobreza y también mata.

Mis nietos, señor presidente, no quieren ir a la escuela. Quieren renunciar a la poesía y a Pitágoras para ahorrar, hasta ahí llega mi umbral de pobreza, y me es muy difícil explicarles la utilidad de unos estudios que ustedes están devaluando para que no sirvan absolutamente para nada. Esto, señor presidente, se llama analfabetismo y también mata.

No tengo trabajo, señor presidente, y mi marido gana 780 € al mes, 400 menos que hace dos años en la misma empresa y el mismo puesto, gracias a las medidas que su gobierno ha puesto en marcha para abaratar la esclavitud y fomentar el empleo. Usted ha abaratado nuestras vidas sin crear ningún empleo. Eso, señor presidente, se llama explotación y también mata.

Los suyos, señor presidente, me han hecho adicta a la bolsa y experta en adivinar mi día a día entre los dientes de sierra del Ibex 35 y los dientes de tiburón asesino e insaciable de la prima de riesgo. Sin tener una precisa formación bursátil, sé que cada uno de los golpes que usted nos da tiene que ver con los beneficios de sus protegidos. Esto, señor presidente, se llama estafa y también mata.

Mi salud, señor presidente, está muy mordisqueada por la insalubridad de una vida dedicada al trabajo. El trabajo minó mi salud y ahora me reducen y encarecen los medios para atenderla a pesar de haberla pagado durante tantísimos años. Esto, señor presidente, se llama robo sanitario y también mata.

Ya casi no reconozco a mis amigos, señor presidente, cuando hablo con ellos. Han sido abducidos por las consignas empozoñadas de los medios de comunicación que le mantienen a usted en el poder o se han radicalizado por sufrimiento y oposición a sus abyectos discursos y las siniestras intenciones que proyectan. Esto, señor presidente, se llama manipulación mediática y también mata.

Ha estado usted, señor presidente, a punto de convercerme de que yo soy la culpable de todas y cada una de las medidas que usted y los suyos me clavan sin aviso previo y por la espalda, a traición, como corresponde a quien hace de la felonía una virtud para gobernar de espaldas a quienes le han votado y a quienes no. Esto, señor presidente, se llama golpe de estado y también mata.

Son demasiadas cosas, señor presidente, las que usted está haciendo para que la vida de mis abuelos, hace un siglo o más, haya pasado de ser contada por ellos como una pesadilla a ser recordada por mí como un cuento de hadas comparándola con la mía o la de mis nietos. Usted se ha cargado de un plumazo y varios decretazos la vida y las esperanzas de varias generaciones. Esto, señor presidente, se llama genocidio intergeneracional y también mata.

No me queda más remedio, señor presidente, a la vista de lo que está haciendo y de sus futuras intenciones, que apelar a la parte cristiana del ideario de su partido y suplicarle que acabe con el sufrimiento que nos está provocando, que aparte de nosostros este cáliz amargo que nos hace tragar a diario y que sea, al menos, compasivo con quienes está crucificando para calmar a sus dioses alemanes y financieros.

Dudo que sea usted cristiano, señor presidente, como dudo que el cristianismo de su partido sea algo más que un gancho publicitario para atraer electorado fraudulentamente. Tengo la sospecha de que usted y su partido se están moviendo en terrenos más cercanos al autoritarismo de pensamiento único, ofreciendo muestras diarias de desprecio por el diálogo democrático y aprecio por la nostalgia de un pasado cercano que se afanan bulliciosamente en recuperar. Con Franco, señor presidente, usted y los suyos vivían mejor y pretenden seguir haciéndolo de ahora en adelante.

No aguanto más, señor presidente, y le pido, por favor, que me mate de una vez y no a plazos como está haciendo. Le pido que me suicide usted de una manera digna. Me atrevería a pedirle, en su calidad de terrorista financiero, que pusiese la boca de la pistola sobre mi nuca y apretase el gatillo de una vez. Usted disfrutará y yo descansaré en paz. Hágalo, no se corte.

El gobierno de Pilatos, colaboracionista.

Como un auténtico ejército, entrenado para dominar el mundo, ese genérico denominado “los mercados” avanza asolando estados, destruyendo países enteros, extendiendo la pobreza y la miseria bajo la bota del terror que pisotea los derechos, las conciencias y los cuerpos de seres humanos. Este ejército intangible utiliza el arma genocida del dinero.

Su estrategia terrorista ha ido exterminando resistencias ciudadanas, país a país, uno tras otro, con un objetivo claro: arrasar los derechos y las conquistas cívicas sumiendo a las personas en un estado de esclavitud propicio para sus intereses de dominación financiera. No se detiene ante nada porque se sabe superior a cualquier resistencia posible de unas atemorizadas masas que no saben dónde golpear para defenderse. Y si acaso golpearan, tiene en la reserva los letales ejércitos tradicionales que no dudará en utilizar para aplastar cualquier conato de rebeldía.

Cuentan además con gobiernos colaboracionistas en cada uno de los países que les sirven ciegamente mediante ardides manipuladores con los que consiguen que el pueblo machacado distraiga su atención de la verdadera naturaleza de esta estafa criminal y asesina que están llevando a cabo. Los gobiernos se encargan de convencer a sus pueblos de que el mal es irremediable, de canjear fraudulentamente derechos por dinero, y de enfrentar a unos ciudadanos con otros mediante falsas responsabilidades que acusan a personas, partidos y estamentos sociales concretos, más fáciles de identificar y golpear con la furia que debieran recibir los mercados.

Concretamente, en España, el gobierno utiliza el señuelo de la herencia recibida como una percha donde colgar sus propias responsabilidades, su colaboracionismo total con los mercados, su entrega a la hora de depreciar la Constitución, su sectario concepto del poder o la toalla de Pilatos que utiliza para lavarse las manos cada vez que firma con sangre un decreto. Se trata de una percha de múltiples brazos donde el gobierno todavía va a colgar alguna felonía más a la vuelta de sus vacaciones.

Manejando y manipulando a las masas consiguen criminalizar cualquier rebelión, por insignificante que sea, utilizando el látigo del orden público que aprendieron a manejar durante la dictadura y secuestrando la información con una maestría digna de Manuel Fraga en sus mejores momentos. Medio pueblo anda sumiso y callado ante tanta tropelía, dominado por el terror que produce una cesta de la compra repleta de hambre y frustaciones. El otro medio se encuentra agazapado a la espera de una señal de sus gobernantes para saltar sobre los enemigos que les señalan e identifican desde unos medios de comunicación tambien colaboracionistas del propio gobierno y de los mercados.

La derrota está servida. Han conseguido que los funcionarios sean atacados por casi todo el mundo, que los sindicatos sean vistos como enemigos por los trabajadores, que los parados esperen en sus casas algún trabajo sin salario, que los ancianos prefieran la muerte a una vida de posguerra sin dignidad, que los jóvenes viajen en patera buscando un futuro que no existe, que los enfermos vuelvan a confiar en curanderos y milagros por no disponer de alternativa a su alcance y que hasta los árboles se quemen a lo bonzo en el absurdo mundo que los humanos les robamos. Divide y vencerás.

A la vuelta de las vacaciones, los mercados entregarán unas nuevas condiciones de rendición que el gobierno, gustoso, nos leerá en los huecos que el fútbol, la duquesa de Alba y las elecciones americanas dejen libres en las parrillas televisivas y las portadas de los periódicos.

Alguien resultará premiado por la Bonoloto y todos sentiremos que la suerte existe y puede llegar a cualquiera en cualquier momento.

El desmantelamiento del estado y la ruina nos toca a todos sin necesidad de comprar boletos. Bueno, sí: casi once millones de españoles compraron papeletas del PP en las últimas elecciones generales, el premio gordo nos ha tocado sin piedad a los cuarenta y siete millones de españoles y la pedrea a los inmigrantes que pasaban por aquí.

Yankee, go home.

Nguyen Thi Hong Van, de 11 años y supuesta víctima del ‘agente naranja’, con su madre en su casa de Danang. / HOANG DINH NAM (AFP). El País.

Arrasar 2.000.000 de hectareas con 75 millones de litros de herbicida que contiene una dioxina de alta capcidad destructiva puede considerarse un crimen ecológico, suficiente para enviar a quien lo hizo al pasillo de la muerte con un mono naranja. Si el herbicida produce millones de enfermedades y muertes de seres humanos, podemos hablar de crimen contra la humanidad o de genocidio, suficiente para multiplicar la condena de sus causantes. Pero no: los Estados Unidos siempre han estado por encima de la justicia y gozan de una complicidad internacional labrada a base de dólares y miedo.

Los efectos del agente naranja en Vietnam son un ejemplo de la letal cultura bélica de EE.UU. y de su demostrada capacidad para evitar en sus propias carnes una justicia que ellos aplican sin piedad a cualquier país que se les antoje. El salvaje oeste sigue vigente y los cuatreros, reverendos asesinos o sheriffs sin conciencia continúan dominando el mundo desde la base del terror.

No es la única muestra dañina de su cultura, ni es mejor o peor que otras. Disponen de un amplio abanico para hacer daño y lo hacen, generalmente, con el beneplácito y la aceptación del resto del mundo, con la complicidad de sus propias víctimas. Para eso están Hollywood y el resto de su maquinaria propagandística.

Empresas como Mosanto, que dejaría como delincuentes menores a Jack el Destripador o al Doctor Jekill, campan a sus anchas extendiendo la hambruna por el mudo impunemente; McDonald´s y Coca cola, iconos mundiales de la comida basura, incluyen en sus menús dietas calóricas que contagian la obesidad como una plaga; Goldman Sachs, Morgan Stanley y Barclays juegan al monopoly con el hambre del mundo gracias a su invento del mercado de futuros. La cultura alimentaria de EE.UU. es, cuanto menos, dañina y aceptada globalmente como lo más natural del mundo.

De su cultura bélica, se ha comentado la que practican directamente, desde su nacimiento como nación, con unos ejércitos de dudosos héroes nacionales, pero no es menos mortífero el mercado de armas que controlan a nivel mundial desde que aniquilaron a la competencia soviética y se quedaron con el negocio casi en exclusiva. El mercado norteamericano de las armas se sustenta en una especie de religión fundamentalista que considera la tenencia de artilugios para matar todo un derecho irrenunciable, consagrado por su constitución, a pesar de las continuas matanzas entre sus propios ciudadanos, matanzas que luego muestran al mundo como espectáculo audiovisual en cines y televisiones.

Como complemento ideal de sus ejércitos, disponen de unos servicios de espionaje y una red diplomática que ha instigado guerras y golpes de estado en los cinco continentes con la sana intención de liberar al mundo de peligrosos “malos” y de regímenes nocivos para los intereses de sus empresas y de sus inversores. En estos casos han conseguido que sean otros quienes ponen los muertos y los asesinos. Todo por la libertad y la democracia. Todo por su causa.

Y como contaminantes ambientales no hay quien les frene. Más de la mitad de la mierda esparcida por el globo tiene olor genuinamente americano y desde hace décadas están convirtiendo el espacio en un vertedero de chatarra con fines militares y de control de la población.

El mundo no se merece este tipo de cultura. El mundo se merce una libertad que los EE.UU. no están dispuestos a conceder.

Yankee, go home.