Partido Suicida Oportunista Español

PsoE

A la vista del vaciado semántico de la mitad de sus siglas, practicado por el propio PSOE, es pertinente preguntarse a qué aluden hoy la “S” y la “O”. Desde los tiempos de Guerra y González, uno de los principales objetivos de este partido ha sido, y es, aniquilar todo poso de izquierda en sus propias filas y en las ajenas. El socialismo de Ferraz se traduce en una práctica de posibilismo liberal que lo ha llevado a ocupar una parcela de centro derecha moderado en el abanico político español, una de las causas, junto al ADN franquista, de que el Partido Popular ocupe la extrema derecha.

Ya en 1993, Felipe González prefirió gobernar con las derechas de CiU y PNV antes que contaminarse de izquierda haciéndolo con IU. En 1996, Manuel Chaves también prefirió la derecha nacionalista del PA a la izquierda de IUCA. En 2009, pactó con el PP como socio alternante en el gobierno vasco. Susana Díaz, tutelada por González y apoyada por el Santander, ha experimentado el vértigo de la izquierda frustrando una legislatura perfumada de socialismo por su socio de gobierno.

A los dislates de los contratos basura, la reconversión industrial, las privatizaciones o la entrada en la OTAN en sus primeros gobiernos, se añaden el apoyo al continuismo monárquico, la reciente reforma constitucional o la firma del pacto atiyihadista, cadena perpetua incluida, de la mano del PP. El PSOE protagoniza un lento suicidio con altas dosis de masoquismo que lleva a pensar que la “S” responde a una evidente pulsión suicida.

Si lo señalado antes apunta al oportunismo como estrategia política, el destino profesional de sus excedentes políticos habla del oportunismo personal de sus cargos públicos. Este crematístico oportunismo, común a los aparatos nacionales, autonómicos o locales en la práctica totalidad de los llamados partidos tradicionales, ha encendido una de las mechas de las protestas ciudadanas. Así pues, la “O” tiene toda la pinta de responder a esta característica, suicida también.

Europa ha visto cómo el socialismo liberal se ha alejado de la calle y cómo la ciudadanía se ha distanciado de él en un justificado ejercicio de mutua desconfianza. A pesar de lo ocurrido con el PASOK, los dirigentes del PSOE insisten en practicar el oportunismo, político y personal, en un ritual que les lleva al suicidio. A nadie escapa que Pedro Sánchez es un cadáver amortajado por Susana Díaz convencida de que el entierro del secretario general evitará el suyo propio, puro oportunismo.

El PSOE de Felipe, Pedro y Susana ha contagiado de sus tendencias suicidas a diarios como El País y El Plural que arriesgan el cuello de su credibilidad bajo la guillotina de tendenciosas infamias. Tanto estos diarios como el PSOE convierten en amenaza, tal vez lo sea para sus intereses, a un partido que se opone abiertamente a las políticas de derechas y a los oportunismos repudiados por la ciudadanía.

Queda por analizar que PP y PSOE continúen acreditando unos inmerecidos apoyos electorales que conducen directamente a una grosse koalition para salvaguardar sus políticas y sus intereses. El nivel cultural del español medio, que lleva a Belén Esteban y a Paquirrín a copar los primeros puestos en las listas de ventas de literatura y música, puede dar una pista. Si la nociva mediocridad se instala en el ámbito cultural, ¿porqué no lo habría de hacer en el político? Para eso ha quedado el bipartidismo. En eso están.

Anuncios

La prensa tenía un precio

kane

En una sociedad fisgona, cotilla, chismosa y lenguaraz, una noticia de muerte por infarto gana enteros si pormenoriza deudas, amantes, delitos o pecados ajuntos al cadáver. Lo accesorio sobre lo esencial, el hábito sobre el monje, la realidad bajo el qué dirán, definen a una sociedad consumida en la hoguera de sus vanidades. Construir los principios, valores y normas que articulan la convivencia es tan imprescindible como inconveniente si su andamiaje no es de fiar.

La ciudadanía se asoma a múltiples ventanas para contemplar la realidad, cada una con sus peculiares cristaleras, cortinas y persianas elegidas en el mercado de la información. Prensa, radio y televisión sirven diariamente la realidad sin renunciar a elevar lo accesorio a la categoría de noticia y supeditan su supuesto servicio público a un crematístico servicio empresarial. Cada medio busca un público al que informar, conformar y deformar.

Independencia y compromiso son dos ventanas a pique de ser tapiadas en el acutal periodismo. Hoy, las empresas editoriales eligen el vestido para las noticias en los armarios que sus sostenes financieros, políticos y publicitarios ponen a su disposición. Orson Welles construyó un relato a partir de la carrera de Charles Foster Kane en la industria editorial desde el idealismo y el servicio social hasta la mera obtención del poder. Fue el ocaso del Cuarto Poder.

Cercenada la independencia por los ingresos, los medios arrastran su credibilidad por los suelos crediticios y publicitarios donde, con nítida evidencia, la propaganda intoxica las noticias. Diarios como ABC o El País, referentes de prensa partidista ideológicamente comprometida, han convertido la objetividad en opinión y propaganda. Así lo han ordenado sus inversores, es el deseo de sus anunciantes y así el gobierno lo demanda.

En un país donde la sospechosa mediocridad adorna el currículum de, por ejemplo, Fátima Báñez o Susana Díaz, la prensa dependiente centra sus energías en el currículum de quienes representan un peligro para el PP o el PsoE, para la banca en última instancia. Es el último ejemplo, uno más, de comportamientos de la prensa faldera que redundan en su propio perjuicio, un harakiri mediático. La realidad se escribe con dinero y se ofrece retocada con palabras.

El ciudadano Kane cayó desde lo más alto sin llegar a imaginar que la prensa caería al negro y profundo pozo cavado a sus pies por los poderes político y financiero. Ni en sus más delirantes sueños cabría la imagen de un kiosko con el Banco Santander presidiendo las portadas de todos los periódicos generalistas y sus respectivas cabeceras interpretando el papel de anunciantes. El 28 de enero de 2015 tuvo lugar semejante pesadilla.

La merma de lectores que sufren los periódicos tradicionales se produce por su propio fracaso como medios independientes y de compromiso social. A ello se suma la aparición de multitud de medios digitales que escriben a pie de calle y conectan con el público en la medida de su independencia a pesar de compartir anunciantes con los primeros. Por el momento, los medios más jóvenes ofrecen una perla, la de la pluralidad, que hace tiempo desapareció de los viejos y obsoletos medios que compaginan el papel y las pantallas.

La España negra

negra-españa

El luto es lo que mejor define el estado de ánimo actual del país, los duelos tintan de negro las esquinas y los callejones de la convivencia, el desconsuelo cotidiano ensombrece los días fundiéndolos con la nocturna oscuridad. El luto, los duelos y el desconsuelo se han incorporado al paisaje de la vida y amenazan con instalarse de forma definitiva en las retinas que miran la realidad y, a partir de ahí, configurar los sueños. Nadie quiere verlo todo negro, pero es el color que domina la inexorable actualidad.

Los grises políticos instalados en el gobierno y la oposición aplican el pincel oscuro a tareas tan necesarias y habituales como comprar el pan, calentarse en invierno o asearse con agua caliente (¡Ay, Cañete!). Son exigencias de Europa, dicen a diario, problemas de confianza derivados de la actitud derrochadora de todos los pueblos sureños. Y Europa envía a sus hombres de negro para vigilar las huchas semivacías del sur y velar para que se llenen las del norte.

La economía utilizaba el azul y el rojo como metáforas cromáticas del peligro y la salvación, del cielo y del infierno, del yin y el yang. Hoy, la economía toma el sol y degusta daikiris en paraísos fiscales donde el dinero evadido se broncea con un tono que tira al negro petrolero que inauguró la era del capitalismo desbocado. En España, se está haciendo un remake de La Tapadera (Sydney Pollak, 1993) en el que el partido del gobierno, el de la oposición, la Casa Real, cantantes, deportistas, empresarios, banqueros, y cualquiera que maneje algo más que calderilla, no dudan en cambiar el azul y el rojo por el negro. El dinero negro les pone, les mola.

Uniformes y lencería hospitalaria están cambiado el blanco aséptico por los oscuros colores de intereses privados, proyectando un sombrío panorama, en salas de espera y consultas, muy cercano al temido luto por defunción. Una gripe, si no va acompañada por un respaldo en metálico a precio de mercado, puede derivar en neumonía y pasar a ser problema funerario en vez de sanitario. Velos negros, brazaletes negros y botones forrados de negro volverán pronto a distinguir a los europeos cuyas economías no den para satisfacer la avidez de la sanidad privatizada que Europa exige y el gobierno ofrece.

Negros presagios penetran en los hogares desde la RTVE y las cadenas autonómicas, donde se ha producido un fundido a negro desde el technicolor y el pluralismo informativo hacia el blanco y negro y la propaganda de partido. PP y PSOE entienden la información como un servicio a sus intereses, la más vil manipulación adoctrinadora, conscientes de que gran parte de la ciudadanía piensa y actúa según le dictan las pantallas, las ondas o la prensa. En TVE, negros a sueldo imponen guiones políticos que los profesionales se niegan a firmar con sus nombres y su dignidad. Escandaliza que, junto a The New York Times, El País o El Mundo, se publicite sin rubor, con dictatorial descaro, una revista de la FAES en la sección revista de prensa del canal público 24 Horas.

La católica iglesia, que no renuncia a reinar en este mundo, vuelve a tener predicamento sobre un gobierno confesional como en el periodo más negro de la historia reciente. Recupera el pecado como castigo, de nuevo acogido como delito en el código penal, pontifica sobre sexo desde una abstinencia decadente, exige el control de la educación para adoctrinar, es una de las industrias que más dinero distraído mueve en España y sus negras sotanas vuelven a ser escoltadas por negras mantillas gubernamentales. Así se distancia del cristianismo y de los cristianos, así y cubriendo con un oscuro velo de silencio los casos de niños robados, la pederastia, el empobrecimiento de su rebaño y otras cosas que claman al cielo, entre ellas su beligerancia con curas obreros, cristianos comprometidos o teólogos de la liberación.

España recorre un negro túnel cuyo final no está previsto para, siendo optimistas, los próximos cincuenta años.