El COVID–19 conspirador

covid-facha

Psicólogos, sociólogos, médicos, economistas y otros sectores sociales abundan en la idea de que cualquier situación adversa puede (y debe) convertirse en una oportunidad. También las infames ultraderecha y extrema derecha son de tal parecer. No hay duda de que la crisis sanitaria es de las más adversas que ha padecido la humanidad en el último siglo y, tanto PP como Vox, han visto en ella una excelente e irrenunciable oportunidad.

Oportunidad ¿para qué?

Oportunidad para cumplir su sueño eterno de revisitar el pasado, de instalarse en él a cualquier precio, de truncar la democracia como sistema. No les gusta la democracia, no la soportan, no la quieren: la odian. Sólo la aceptan para medrar en el erario público, para blanquear sus orígenes y sus intenciones, para pudrirla como todo lo que tocan. No aceptan la voluntad popular cuando no es favorable a sus intereses.

El Covid–19 es su penúltima oportunidad. Hay que temer a la última, si ésta les falla, para la que se están preparando a conciencia. Abascal no lo esconde, Casado tampoco, y Aznar, padre putativo de ambos, lo bendice. Desde que Aznar reclamó una “derecha sin complejos”, la democracia corre peligro y la derecha espanta el complejo demócrata con el espantoso fascismo que recorre sus venas y modela su ADN.

Han convertido la necesaria oposición en un fangal falsario sin parangón. Sobresale en este turbio menester la figura de Cayetana, cortesana de taberna portuaria con daga en el liguero, derringer en la bocamanga y cianuro en la lengua y las ideas. Es la madama del lupanar en que se ha convertido el edificio de la madrileña calle Génova, reformado con dinero negro y sede de la corrupción política española y europea.

Su chulo, casado, masterizado y barbado, ha recuperado la abyecta y castiza figura política del muñidor. Casado es el clásico pijo hijo de papá que no necesita estudiar para titularse ni trabajar para disfrutar fortuna. ¿Qué hace Casado citando en su oprobiosa sede a representantes de la benemérita? ¿Qué hacen ellos acudiendo a la cita? ¿A qué esa fraternal comunión entre extremistas radicales y fuerzas del orden público? Podría decirse que buscan hacer de la adversidad oportunidad sin mucho margen de error.

Son famosas e históricas las disputas entre chulos que marcan sus territorios con sangre ajena. Y, como quiera que para una cumplida reyerta hacen falta dos rufianes, ahí está Abascal. Surgido de las covachuelas de Aguirre y del terrorismo iraní, nutre sus apoyos de fulanas y puteros que sacuden cacerolas y agitan infames oriflamas sin rubor. Ha convertido España en una mancebía cuyos reclamos son balconadas rojigualdas, con o sin luctuoso crespón.

Mientras tanto, hay ruido de sables, preocupante porque no se esconden las vainas y funcionan a pleno rendimiento chairas y piedras de amolar. Ahí están los miembros y miembras de JUSAPOL o el jefe de la policía local del Puerto de Santa María. Lo de las cloacas del estado, plagadas de ratas, policías, guardias civiles y otras instituciones de los cuatro poderes del Estado es ya un clásico de la inmundicia ademocrática que ensucia España. Y los homenajes a Tejero en las comandancias de la Guardia Civil, un dislate vil.

Todo a punto de caramelo: el fascismo aguardaba su oportunidad y el Covid–19 se la está sirviendo en bandeja: “Un régimen totalitario acecha España, alcémonos y desempolvemos las hachas de guerra”. Ya han comenzado a actuar sus somatenes.

4 comentarios el “El COVID–19 conspirador

  1. JCRomero dice:

    Como es habitual un texto tan implacable como impecable. Quisiera sr más optimista, porque la solución está en nosotros. Pero me temo que la sociedad prefiere conservar su capacidad adquisitiva en medio de la escasez antes que poner freno a tanto desatino. Solo cabe profundizar en la solidaridad, la igualdad y la justicia social.

    Le gusta a 1 persona

    • En los tiempos que corren, me temo que una vastísima capa social anda inmersa en la escasez adquisitiva, al mismo tiempo que la invade toda suerte de anemias solidarias, igualitarias y justieras.

      Estamos asistiendo a épocas de carencias en las que el pueblo ansía prodigios celestiales y milagros terrenales, campo abonado para que estos predicadores fulleros vacien, todavía más, faltriqueras y sacien cerebros de banales paraísos.

      Una suerte de vuelta a la Edad Media con calles llenas de pestes y menesterosos.

      Salud

      Me gusta

  2. Past dice:

    Ten cuidado con lo que escribes, Verbarte. Te están siguiendo de cerca y puedes ser la primera persona a quien metan en cintura. Los verdaderos patriotas no pueden consentir que gente como tú avisen y agiten a las masas con estas soflamas comu-venezolanas. Para ellos, la Patria es suya y de nadie más.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s