¡¡A por ellos, oé!!

CNN

Partamos de la desgracia para aseverar que, cuando falta alimento a la razón, crece el odio en el corazón. España es un país empecinado históricamente en no pensar, salvo para pensar mal… y no acertar, sino errar de forma sistemática. Es horrible, pero la inmensa mayoría de los españoles, la clase política a la cabeza, hacen eterno el retrato que hizo Machado: “En España / de diez cabezas / nueve embisten / y una piensa”.

La orfandad de pensamiento se expone en el escaparate político capaz de lucir ejemplares de botarates sin parangón ocupando la presidencia del país o de sus territorios. El máximo exponente es Rajoy, no el único, pero sí el más vergonzante. Una porción nada despreciable de su electorado es gente gregaria por interés, insensatez o imprudencia, gente que embiste más que piensa, gente capaz de cantar el Cara al sol y balar “A por ellos, oé” a nada que ven una escopeta, una porra o una bala, a nada que desactivan su conciencia.

No es casual que un país con más seguidores de fútbol que asiduos de bibliotecas relinche “A por ellos” para violentar a quienes piensan diferente. No es fortuito que esos hooligans de neuronas enmohecidas consientan callados que les robe, les recorte, les reprima y se ría de ellos la banda de chorizos y ladrones que los gobierna capitaneada por el presidente. No es azaroso que ondeen trapos o pulseras para sentirse identificados con una marca ganadera grabada con hierro candente o grapada en una pata, en una oreja o en la frente.

Después de lo de Catalunya, nos encontramos con un país perfectamente preparado para inmolarse con bélica irracionalidad embistiendo a dos trapos de colorido semejante y diferenciados en la hechura de dos banderas que, sin pensarlo, han alistado a medio país en cada bando. Uno engañado por la rojigualda, otro por la estelada, Uno por un nacionalismo financiero, empresarial, absurdo, corrupto y manipulador, otro por un nacionalismo de características exactamente iguales. Sólo se distinguen por las franjas de sus banderas, una nueve, otra tres, ambas rojas, ambas gualdas.

Lamento vivir en un país en el que cerca de diez mil personas están dispuestas a desconectar sus neuronas, a no pensar, para cumplir ciegamente con la obediencia debida hacia quien le propone golpear a gente indefensa porque quien ordena no ha sido capaz de pensar y dialogar previamente. Cobran por ello, convertidos en sicarios o mercenarios. Es a ellos a quienes la masa dispersa por España ha coreado “A por ellos, oé” y, claro, la adrenalina se les ha subido a la cabeza y han golpeado y disparado, sin pensar, a un enemigo frágil y desarmado. Han ido “A por ellos, oé”.

Lamento vivir en el país de “¿Dimitir?, nunca jamás”, “¿Manipular?, lo que se pueda y más, lo mismo que robar”. Lamento vivir en un país en el que se suplanta el diálogo por el lenguaje de las armas. Lamento vivir en un país en el que la legalidad se hace cumplir según convenga. Lamento vivir en un país sin división de poderes real y efectiva. Lamento vivir en un país cuyos gobernantes consienten y se ufanan de que la dictadura no tenga fin y empleen sus métodos de terrorismo urbano y de estado, porque lo de ayer en Catalunya encaja en el calificativo.

A por ellos, oé”, a por nuestras familias, nuestras amistades y nuestro vecindario. “A por ellos, oé”, a por el Parlamento Europeo y a por la ONU, que piden explicaciones a un país iletrado, tosco y estrafalario. “A por ellos, oé”, que me cago en los catalanes, en los vascos, en los gallegos o en los canarios. “A por ellos, oé” y cantemos luego todos juntos el himno vencedor, analfabeto, y cavernario: “Lo-lo-lo-lo-lo-lo-lo. Yo soy español, español, español. Que viva España”, la misma demencia que se grita, sin pensar, cada semana en las cátedras del español medio y mediocre, los estadios.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Todos.

10 comentarios el “¡¡A por ellos, oé!!

  1. Alfonso dice:

    Gracias, Verbarte, por este nuevo artículo antológico, como siempre, y que voy a reenviar a mis amigos que saben leer y que se paran algunos minutos a pensar.

    Le gusta a 1 persona

  2. […] post interesantes: ¡¡A por ellos, oé!, El rey sí tiene quien le escriba, La frustración, Furores cruzados,  Ventajas del patriotismo, […]

    Me gusta

  3. El cainismo nos define desde tiempos inmemoriales. Es difícil cambiarlo en 30 años

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Ni en treinta décadas. El de ahora tiene ya 80 años y ahí está, rejuvenecido por un gobierno que no ha cambiado en esos 80 años.

      Salud

      Me gusta

  4. JCRomero dice:

    Del “No a la guerra” al “A por ellos, oé”, la involución es evidente.

    Le gusta a 1 persona

  5. Este país no tiene solución dice:

    Hola, Verbarte:

    Un placer leerte de nuevo, aunque el motivo sea triste, muy triste.

    Vivo en Barcelona y lo que se está perpetrando es un golpe de estado por etapas.

    Lo de ayer fue un pucherazo en toda regla: urnas opacas llenas de votos antes de comenzar la votación, sin censo, sin control ni garantías, con gente votando varias veces en varios colegios y el remate, decir que “han ganado” con un 100,88% de los votos…

    La calle ha sido tomada por una turba abducida, que pelea para cambiar unos amos por otros (vivan las caenas).
    Oligarcas corruptos y sin escrúpulos, buscan perpetuarse en el poder para seguir trincando y envían a la plebe a que le partan la cara, mientras ellos se van de copeo a bares de lujo.

    La imparcialidad de muchos de los medios de comunicación catalanes está comprometida porque cobran subvenciones de la generalitat, lo que los convierte en altavoces sectarios.

    Quienes se atreven a discrepar del pensamiento único son insultados, acosados y, en el peor de los casos, amenazados de muerte (que le pregunten, por ejemplo, a Boadella, a Serrat, o a los alcaldes que se han negado a dar cobertura a esta burla a la democracia).

    Y, sí, te hablarán de patrias, de trapos de colores o emociones, pero los motivos reales son más prosaicos.

    En el año 2011, arturito manostijeras y parte de su gobierno, (responsable en Cataluña de los recortes más brutales de toda España), tuvieron que ser evacuados del parlamento catalán en helicóptero, porque un grupo de ciudadanos descontentos con sus políticas amenazaba con lincharles.

    Además, en el año 2012, Mas pidió al gobierno un nuevo concierto económico (o sea, más dinero) cuando España estaba a punto de ser intervenida por la siniestra troika.
    De haber conseguido lo que pretendía, posiblemente ahora no estaríamos hablando de este tema.

    Hay que reconocer que los separatistas son maestros de la manipulación y con la torpe complicidad del gobierno central, han sabido darle la vuelta como nadie, pasando de villanos a “héroes” en cuestión de seis años.

    Hay quien dice también que, posiblemente, otro motivo para las prisas separatistas sea que a partir del 1 de enero de 2018, se acabará el secreto bancario en Andorra y, por tanto, este país reportará todos los datos fiscales a los países de la UE, con lo cual, podría salir a la luz la ingente cantidad de dinero que la oligarquía catalana ha robado durante casi cuarenta años.
    Constituyendo un país propio está claro que escaparían de la molesta, para ellos, justicia española y serían juez y parte, o sea, impunidad total para robar sin cortapisas.
    Por tanto, no va de sentimientos, sino de dinero, el que nos han robado a todos, mientras provocaban una fractura en la sociedad catalana, antes inexistente, división que tardará años en poderse superar, si es que eso es posible.

    Por supuesto, lo anterior no disculpa lo que se vio ayer, imágenes que para muchos fueron como un retorno a un pasado de infausto recuerdo.

    Los sucesivos gobiernos corruptos, tanto socialistas como peperos tienen su cuota de responsabilidad en este desaguisado. Por intereses espurios prefirieron mirar hacia otro lado, dejando hacer y contribuyendo a engordar un monstruo, cuya jaula ha abierto el gobierno de la generalitat.

    Lo malo es que, de liarse parda, le tocará perder al pueblo, mientras los culpables se van de rositas, como siempre…

    Saludos.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Esto nunca ha dejado de ser una partida en el verde tapete del casino donde cierran negocios y filas las burguesías catalana, española, vasca, valenciana, gallega, andaluza, castellana, navarra, etc. para proteger sus intereses.

      La escenificación es siempre la misma, igual que el previsible final.

      Con ETA, con Venezuela y con Catalunya llevan décadas, unos y otros, tapando sus vergüenzas e irresponsabilidades entreteniendo al pueblo para que no les relacionen con los recortes, la corrupción y los despropósitos.

      Lo de la prensa, la de peor calidad profesional y democrática de occidente, es propio de don Vito Corleone: volvemos a los tiempos de “La Pirenaica”.

      Salud

      Me gusta

  6. Y ahora, a ver cómo salimos de esta, porque lo que está claro es que los dirigentes políticos de una y otra trinchera no tienen la más mínima intención de bajarse del carro. Lo q

    Me gusta

    • He publicado sin querer… Decía que lo que más me indigna no es la indignidad de Rajoy y sus secuaces, sino la sumisión repugnante del PSOE, con su líder de cartón piedra al frente, incapaz de proponer una alternativa valiente. Si quedan socialistas ahí dentro, que levanten la voz de una vez.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Verbarte dice:

        Siguen en lo suyo. Susana Díaz está empeñada en ocupar el centro derecha con el apoyo de Felipe González. Pedro Sánchez está solo simplemente porque está perdido. Han tenido que poner la pegatina “Somos la izquierda” en sus comparecencias para que el viejo electorado recuerde lo que alguna vez (no sé cuándo) fue este partido.

        Salud

        Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.