La luz es barata, ¡imbécil!

bombilla

Sí, es barata. La energía en España es barata. Y si piensa que es cara, es usted imbécil. Así de claro.

Hay que ser soberanamente imbécil para no tener una nómina de 60.000 € para arriba en un puesto de trabajo fijo con buena indemnización en caso de despido. Hay que ser extremadamente imbécil para no participar de alguna caja B. Hay que ser imbécil integral para no tener cuenta en paraísos fiscales. Hay que ser imbécil de vocación para aceptar el gélido dictamen liberal de que el mercado se autorregula con sus truculentas reglas. Lo dicho: hay mucha imbecilidad en España.

No. La energía no es cara. Otra cosa es que el mercado laboral sea tan extremadamente barato que la energía sea cómodamente accesible tan sólo para esa selecta minoría de empleadores y mamandurriados que glosan las excelencias del sistema neoliberal. El resto, la turba pensionista, desempleada o precarizada, es sencillamente la imbécil masa que vota a la mafia política que posibilita que la mafia empresarial, la mafia bancaria, la mafia energética, la mafia constructora y otras mafias les dejen los bolsillos como páramos adquisitivos.

No. La energía no es cara. Es barata. Y solidaria. Sí, solidaria. Téngase presente la encomiable y loable actividad de la obra social de las compañías eléctricas para incrustar en sus consejos de administración a los excedentes políticos sin importar si son de derecha, de centro o de izquierda, si son españolistas o independentistas, da igual. Solidaridad indiscriminada. Y no son pocos los casos. Tampoco desinteresados.

No. La energía no es cara. De ser más barata, Endesa, Iberdrola y otras compañías no podrían lavar su imagen, ¿y algo más?, patrocinando la salud y los valores a través de millonarios patrocinios deportivos y de otra índole. Es elogiable que las eléctricas sepan optimizar nuestro dinero de forma que sintamos que el negocio del fútbol, del baloncesto y otros son nuestros. Así es la ciudadanía española: generosa e imbécil ¿a partes iguales?

No sea imbécil: haga una trampa en la farola de la esquina y disfrute de cien años de perdón; atraque un banco y saboree cien años de perdón; okupe un piso vacío de un fondo buitre y tendrá cien años de perdón; asalte una sede del PP o del PsoE y consiga cien años de perdón. No sea imbécil: presuma de lo que ha hecho en las últimas elecciones si ha votado a los partidos que hacen el juego sucio a la banca, la patronal y las eléctricas (alguien debe haberlos votado para que se arroguen tamaña impunidad).

Y ya sabe: en los próximos comicios, vote a la canalla para que la energía siga siendo tan barata y su salario (si lo tiene) o pensión tan miserables, o más si se les antoja, como eso que le ingresan en el banco a fin de mes y usted saca a punta de comisión. La energía en España es barata y la españolidad imbécil. Tan imbécil como para admitir un impuesto al sol y volver a votar a quien lo impone.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Todos.

7 comentarios el “La luz es barata, ¡imbécil!

  1. Past dice:

    A partes iguales, no. La ciudadanía española es mucho más imbécil que generosa. Tres por una, aproximadamente. Es mi opinión.

    Me gusta

  2. […] post interesantes: La luz es barata, ¡imbécil! Donald Trump: muro y puño El voto que nos oprime La libertar de prensa (según […]

    Me gusta

  3. 7 dice:

    Reblogueó esto en RacioZinando.

    Me gusta

  4. Maginense dice:

    Reblogueó esto en .

    Me gusta

  5. No lo has entendido. La culpa de todo es del tiempo, que es que ha nevado y con el frío se han congelado los embalses, así que no se puede utilizar la energía hidroeléctrica. Además, se ve que en Francia han estado a punto de quedarse sin electricidad por no sé qué historia con sus centrales nucleares. Lo explicó el otro día el ministro, y dijo que ya se han puesto manos a la obra para que vuelva a bajar el recibo. Un servidor público tan preparado y tan educado jamás engañaría a la población, y menos si es del PP.


    A quienes encadenaría a un palo de la luz, y en bolas, es a todos los que se quejan pero no recuerdan a quiénes votaron en diciembre y en junio.
    Un abrazo.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.