Bandoleros en Ferraz

debate-en-el-psoe

Con las fajas enrolladas en los antebrazos izquierdos, las erectas facas empuñadas con la derecha y la mente puesta en el ínclito escalafón de la infamia, el Consejo de Administración del PsoE se apresta para asestar cuchilladas que diluciden la jefatura de la banda. Migueletes, mangas verdes, pasma y picoletos tienen orden de no intervenir recibida de cortesanos y burgueses. Los jefes de las bandas rivales asisten complacidos a la carnicería y esperan con impaciencia y jolgorio ver pasar el ataúd con Pedro Sánchez amortajado.

No será la primera vez, ni la última, que silben las navajas y atruenen los trabucos en un partido que, arrebatada su seña ideológica por el sevillano Clan de la Tortilla, se ha entregado al decimonónico afán de la alternancia como estrategia de supervivencia. Olvidado el modelo romántico del bandolero que expropiaba a los ricos para redistribuir entre los pobres, el partido, socialista y obrero en su fundación, se ha reconvertido en liberal gestor de los intereses del capital.

Será por ello que, cada vez que han practicado la democracia de las primarias, los aspirantes orgánicos a la jefatura de la banda han sido desplazados por el voto de los románticos bandoleros que aún hoy se resisten a deponer las armas y la ideología. Almunia fue cadáver por los votos y su vencedor Borrell lo fue por las intrigas, Bono fue cadáver por los votos y su vencedor Zapatero introdujo el liberalismo como práctica natural del partido hasta el punto de entregar la propia Constitución como botín a los ricos europeos. El caso de Pedro Sánchez es para tratarlo aparte como ejemplo del sojuzgamiento a que barones y baronesas tienen sometido al partido y, por ende, al electorado.

Felipe González dimitió como secretario general tras robar a los pobres empresas públicas como Telefónica, Endesa, Repsol, Argentaria o Tabacalera para entregarlas como botín a los ricos. En su etapa presidencial crearon la corriente corrupta que asola España, asestaron duros golpes a la base obrera del país introduciendo los contratos basura y las ETT’s, destruyeron el poco tejido industrial que había y se practicó el terrorismo de Estado con los GAL.

Rubalcaba propició con su derrota electoral, sobrevenida por la huida del electorado de quienes reformaron la Constitución a beneficio de la banca, la nefasta mayoría absoluta de Rajoy. Los jerifaltes orgánicos volvieron a las andadas manipuladoras presentando como candidato oficial a la secretaría general a Madina, cadáver por los votos, frente a Pérez Tapias, cadáver por su ideología de izquierdas, y a Pedro Sánchez, atractivo zombie catapultado por Susana Díaz y el sempiterno felipismo.

Sánchez se ha topado con una realidad nueva desde que el 15 M dio carta de naturaleza a lo que la inmensa mayoría de los españoles llevaban tiempo clamando: “PsoE y PP, la misma mierda es”. En las filas “socialistas” sabían que el viraje del partido a posiciones de centro derecha lo ponía en serio riesgo de perder poder y, en lugar de virar a la izquierda, el aparato decidió que estaba en juego el bipartidismo e impulsó la idea de la grosse koalition, otra vez con González como mentor, a la vez que Susana Díaz expulsaba de su cortijo andaluz a IU para propiciar la llegada de capataces liberales de la ganadería de Ciudadanos más próximos ideológicamente a su gobierno.

Sánchez ha podido experimentar en carne propia que el PsoE, su partido, es una cueva donde las navajas no descansan. El difunto secretario general ha sido obligado al sainete de pactar con Ciudadanos para una fallida investidura, una maniobra que lo apartaba de la izquierda de Podemos y postulaba a Susana Díaz como bandolera mayor del reino. El arrebato izquierdista de los últimos meses sólo ha servido para que el PsoE, su partido, vuelva a dar muestras de que está tan alejado de la izquierda que ha desplazado al PP a la extrema derecha, su lugar natural.

Otras elecciones más y Rajoy, el más mediocre de los presidentes europeos, más aún que Zapatero, obtendrá mayoría absoluta. De nuevo por arte y gracia de vetustos bandoleros, todavía histriónicamente enjaezados como socialistas, que se resisten con uñas y dientes a ser de izquierdas y abandonar la estrategia de la alternancia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Todos.

11 comentarios el “Bandoleros en Ferraz

  1. aj dice:

    Gracias por esta lección puntual que hasta hoy no había podido leer.

    Le gusta a 1 persona

  2. miguel gamez dice:

    hace días que no toco el ordenador y me encuentro que has vuelto a publicar este artículo-denuncia…., sólo decirte que estoy encantado en volver a leerte…..

    Me gusta

  3. Acabo de darme cuenta de que has vuelto, en dosis muy espaciadas aún, pero me alegro. Esa pluma afilada es muy necesaria.
    Un abrazo.

    Me gusta

  4. […] post interesantes: Todo por el interés nacional Bandoleros en Ferraz Ha pasado lo que lleva demasiado tiempo pasando Rosas negras o El País que no quería a la […]

    Me gusta

  5. […] a través de Bandoleros en Ferraz — apalabrado […]

    Me gusta

  6. Psr dice:

    Como siempre buen artículo Verbarte. Pero… ¿donde termina esto?

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Con Rajoy en el poder a la espera de su desgaste para recuperar de nuevo la posición de centro derecha que imponen los de la Tortilla y los mercados.

      Salud

      Me gusta

  7. […] a través de Bandoleros en Ferraz — apalabrado […]

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.