La izquierda exquisita

izquierdas

La sociedad suele interiorizar como propia cualquier cosa que, por el método que sea, se generaliza en el imaginario colectivo como producto de masivo consumo. Véanse alguna aberración musical que alcanza la cima de las ventas, alguna inutilidad de teletienda que se agota rápidamente o el éxito de algún perfume que sólo huele a dinero y marketing. Las tendencias sociales están marcadas por la identificación de las masas, por vanidosa ostentación, con productos acicalados como ganadores.

La desidia intelectual es un estado de comodidad vital que explica comportamientos de gran parte de la población contrarios a sus propios intereses. El esfuerzo de pensar y actuar en consecuencia es fuente de inquietud, miedo y duda en personas que sólo aspiran a elegir en el catálogo de pensamientos, listos para usar, expuestos en las grandes superficies mediáticas. Se eligen las ideas, como los productos accesorios, más por el envoltorio que por el contenido.

FAES o SISTEMA son factorías donde los investigadores trabajan para sacar al mercado ofertas de pensamiento que consumirá masivamente el electorado en cada temporada o campaña. Se trata de las ideas que lucirán cargos públicos y militancia del PP y del PsoE y que la ciudadanía acabará interiorizando, por repetidas, como las mejores alternativas posibles. Ambas factorías siguen el modelo de pensamiento único, sin posibilidad de análisis crítico por parte de sus bases.

Es así como, durante 30 años, ambos partidos han disfrutado de la posición privilegiada que la mercadotecnia electoral les ha deparado en régimen de duopolio y que les ha hecho incluso dejar de pensar. La ciudadanía, hastiada de fraudes en el producto y en el envoltorio, ha decidido mirar otros estantes y buscar otras alternativas sin importar el precio. Dado que el bipartidismo se ha instalado en posiciones liberales y neoliberales, el electorado busca en los estantes situados a la izquierda en el pasillo de las ideas algo que palíe el daño recibido.

La izquierda desconcierta con un lenguaje publicitario no comprendido por una clientela habituada a consumir guiada por colores e iconos. Antítesis del pensamiento único, la izquierda ha llenado el escaparate electoral de variantes nominales, matices adjetivos, adverbiales tonos y verbales gradaciones que incomodan al gran público y ocultan los mensajes. Es la izquierda exquisita que, por una vez, debiera acomodarse a las demandas y necesidades del público y no al revés.

Llama la atención que PP y PsoE traten de anular a sus competidores igualándolos a ellos en lo que más detesta la ciudadanía: la corrupción. Ver a los representantes de los partidos más corruptos de la historia de España respirar aliviados al señalar presuntas corruptelas de sus adversarios, hiela la sangre. Es un confortable argumento apetecido por los electores para votar sin desgastar neuronas pensando en programas e ideas novedosas. Si son iguales, ¿para qué cambiar?

La izquierda debe mostrar sus exquisiteces prácticas, además de las teóricas, apartando de sus filas cualquier indicio identificable con la praxis habitual de sus rivales. Las izquierdas exquisitas, las de la excelencia ideológica, no debieran mimetizar discursos de causas generales o persecuciones. La izquierda exquisita debería concretar sus ideas de forma pragmática y consensuada como atributos diferenciales respecto a los pensamientos únicos.

10 comentarios el “La izquierda exquisita

  1. felix dice:

    Lamentable el circo mediático del duopolio. Se consideran dueños y, hasta ahora lo han sido, señores del cortijo español.
    Los asesores mediáticos, diseñadores de campaña deciden como se juegan los partidos, e incluso cual va a ser el resultado. No admiten espectadores. hasta la final que habrá dentro de cuatro años.
    Mientras los ciudadanos, en la grada, asistimos a su partido como si no hubiéramos pagado entrada, ni el bocata ni la cerveza del descanso.
    Finalizado este volvemos a casa nos damos cuenta de que en el frigorífico solo hay huevos, y pocos.
    En primer lugar deberíamos pensar que si el frigorífico está vacío o a punto de estarlo es porque los directivos de los dos equipos se llevaron a Suiza u otros paraísos, hace tiempo, los mejores alimentos,
    A pesar de todo hay otros equipos que no juegan en los campos de primera división porque estos dos no les dejan, ni lo van a hacer, salvo que los de la grada se lo impongamos.
    Los espectadores tenemos la obligación, si queremos tener algo mas en el frigorífico , de procurar que estos equipos de tercera se unan para hacer uno solo.
    Entiendo que si IU y Podemos con la colaboración de candidaturas ciudadanas hacen un nuevo equipo, que no se quede en la banda, sería posible que los de primera se enteraran de que hay otro u otros equipos y que los espectadores, que han pagado entrada son capaces de decidir quien va a ganar el partido.
    Para esto hace falta que el personal reflexione dándose cuenta de que lleva treinta y tantos años viendo el mismo partido cada cuatro años.
    A menudo mi sensación es de tristeza, la tristeza de haber puesto un granito de arena para que este país tuviera algo distinto a la dictadura.
    Ahora me doy cuenta de que nos han engañado, que la modélica transición no existió, fue algo que impusieron las derechas mas reaccionarias, que en la actualidad son emergentes, porque no se fueron nunca. Hubo unos Pactos de la Moncloa, donde nos contaron que había mucho paro, los curritos,teníamos que apretarnos el cinturón, nos lo apretaron ellos, y ahora más.
    Nos dijeron que esto era una democracia que ni existió ni existe, es un mero espejismo, propio de la derecha franquista que es quien impuso las condiciones del partido. Este es el que se sigue jugando.
    Por último La izquierda ¿donde está?. Vamos a hacer equipo, o dejamos que nos vacien el frigorífico y se lleven esto.
    Mis disculpas, por la posible pesadez, a todos/as los que podáis leer este comentario, pero no puedo por menos que hacerlo viendo toda la mierda que hay a nuestro alrededor.

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      Siguiendo con el símil futbolero, en cualquier campo de España se puede ver cómo los aficionados locales animan y celebran los goles del equipo visitante cuando se trata del bipartidismo liguero; incluso las gradas están repletas de camisetas del Madrid o del Barça vistiendo los cuerpos de quienes deberían apoyar a los equipos locales.

      La mayoría de los españoles sólo apuestan por equipos ganadores, aunque sean contrarios a sus intereses, y lo saben en Madrid y en Barcelona. Siempre jugarán con ventaja porque tiene detrás, como el PP y el PsoE, a la banca y a los medios de comunicación que les permiten amañar la liga con el doping del dinero.

      Los españoles estamos demasiado acostumbrados a meternos goles en propia puerta.

      Salud

      Me gusta

  2. Es muy descorazonador ver lo que está ocurriendo en IU y, lamentablemente, también en Podemos. Aunque lo de estos últimos sea una ridiculez comparada con la corrupción inmensa que pudre la democracia, me parece patética la manera tan cutre como intentan sacudirse las acusaciones. Monedero debería apartarse, por muy legal que sea todo lo que ha hecho, para eliminar sospecha alguna sobre que lo que verdaderamente le importa es pillar un carguito. Es una guerra muy sucia, asquerosa y mezquina, sí, pero ya sabían que iba a pasar. El sistema no va a aceptar una derrota y va a recurrir a todo el juego sucio que esté a su alcance. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      No son pocos los círculos de Podemos nutridos de “expulsados” de IU durante años que no compartían los modos practicados por la coalición para repartir cargos y manejar las asambleas. Suelen ser quienes más se oponen a admitir a la formación como socia en una posible convergencia porque tienen la seguridad de que reproducirían en Podemos las conductas mantenidas en IU. PPSOE, tan contentos con la situación.

      Respecto a Monedero, me remito al último párrafo del artículo.

      Salud

      Me gusta

  3. icástico dice:

    A la izquierda voy a empezar a llamarle la zurda, término que asocio a la pierna del futbolista, haciendo rondos, pachanguitas y echando balones fuera cuando procede. De todas formas, a Podemos no les exigiré mucho hasta que no alcancen el poder o la verdadera oposición (casi prefiero esto último), no voy a caer en el juego al que nos están llevando, el de los matices que acaban pesando lo mismo o más que los 200.000 folios de la Gürtel; para mi jamás serán iguales hasta que no alcancen los mismos años en el gobierno y el mismo nivel de despropósitos. No le doy el voto a nadie, solo se lo presto. Que se preparen todos los carguitos de Podemos que se presentan en cualquier lugar porque les van a rastrear el pasado hasta los bisabuelos y los irán paseando por el circo mediático aprovechando su inocencia y su trasparencia, su falta de experiencia. Que procuren escapar de los quince minutos de gloria porque se convertirán en agonía. Los van a despedazar, pero me da igual, la elección sigue sin ser dudosa. Que hablen de la lista Falciani, coño.

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      Totalmente de acuerdo.

      El juego de los matices, no tiene que ver con el panorama que está soportando Podemos o IU, sino con la ancestral costumbre de la izquierda de anteponer el discurso ideológico interno a la praxis de unión que reclama la ciudadanía y que no es tan difícil de conseguir si se abandonan las trincheras de retaguardia para atender debidamente el frente.

      Podemos e IU, IU y Podemos perdieron una oportúnidad única antes de las europeas para haber construido un auténtico proyecto de izquierdas que, de haberse llevado a cabo, hubiera dibujado un panorama mucho mejor que el que hay hoy. Pero se enrocaron en sus maximalismos dialécticos y han acabado ofreciendo un espectáculo lamentable de cara a una unidad imprescindible.

      Salud

      Le gusta a 1 persona

  4. Juan dice:

    Hiela la sangre la actitud de los dos grandes partidos en referencia a la corrupción que observan en Podemos, como también nos deja tiritando el comunicado de Podemos para negar las acusaciones que se vierten sobre Monederos y el partido. Estoy con Podemos pero, más de lo mismo ya es suficiente.

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      Como queda recogido en el último párrafo, mal camino llevan Podemos e IU si enjuagan sus miserias con las mismas aguas que lo hace el bipartidismo. El “caso” Monedero se presenta como una oportunidad única para desmarcarse de las reacciones al uso que la ciudadanía no aguanta ni un minuto más y sin embargo ahí andan, mimetizando los insoportables tics de la casta.

      A la exquisitez teórica debe seguirle la práctica para no perder credibilidad.

      Salud

      Me gusta

  5. Past dice:

    Cada día entiendo menos cómo es posible que vayan a poder darse los resultados que vaticinan las encuestas. Hasta Bárcenas ha dicho que le parece increíble que Rajoy no dimitiera horas después de conocerse los mensajes que se intercambiaron. Pero la derecha corrupta se ha convertido en una máquina de lanzar cieno sobre sus contrarios y en eso sí están siendo muy eficaces.

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      Es de todo punto lamentable que la ciudadanía asuma el papel de mema comparsa sin criterio que los “grandes” le asignan. Si la mercadotecnia ha conseguido que la población pague dinero por hacer cola en un McAuto y manchar de tomate la tapicería, también es capaz de que nocivos personajes como Rajoy o Susana decidan sobre sus vidas.

      Salud

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.