2015: otro infeliz año

banco

A estas alturas, la duda podría suponer un resquicio de luz en el oscuro siglo XXI, pero la certeza apaga cualquier chispa de esperanza: la democracia, cautiva y mortalmente herida, sufre un apagón casi definitivo. Van pasando los años, ayer el 2014, y el sur de Europa avanza hacia el pasado vestido de modernidad: esclavos con smartphone, trabajadores sin salario, colectivos sin identidad y personas desechables contemplan un viejo paisaje medieval en la era digital.

No hay recuperación a la vista de lo desandado económica y socialmente bajo la dictadura de las élites políticas y económicas, dueñas y señoras del latifundio global. A la estafa financiera le sucede en el calendario la estafa política –de añejo color absolutista– en la que, dicen, todo se hace para el pueblo pero sin el pueblo, todo por nuestro bien, como dios manda. La ciudadanía moderna sufre las tétricas estafas económica, política, laboral y social a manos de los mismos estafadores.

Abandonada la guillotina, desechado el cadalso, olvidado el motín popular, sólo queda el sospechoso recurso de la urna, la hoguera donde arden sueños y esperanzas al calor de la mentira y la manipulación. El 2015 y el 16 se presentan calientes, a punto de ebullición, porque tanta presión sobre el cuello social no hay quien la soporte. Los estafadores, Juncker el socio evasor de De Guindos, Lagarde la imputada sucesora del imputado Rato, Goldman Sachs la maquilladora de la deuda griega, entre otros, amenazan con el infierno si las urnas no son favorables a los suyos, a los de siempre, al PP y al PSOE en España.

Dura es, para el votante del nuevo año y del siguiente, la tesitura de tener que elegir entre el infierno conocido y un mañana por conocer, entre una hipotética amenaza y contrastados rompepiernas. En España, el coro de agoreros y sicarios del dinero que pululan por los foros del régimen bipartidista advierten, intimidan y amenazan tratando de proyectar al electorado su miedo. Miedo, más que real, ante la posibilidad de perder el mando, de renunciar a su estatus y rendir cuentas por las más que evidentes muestras que de su maestría estafadora han dado.

La mediocridad de Zapatero se instaló en Moncloa como prueba de que mérito y capacidad son accesorios prescindibles para gobernar este país. Rajoy lo ha superado de largo en demérito e incapacidad y todavía hay una mayoría dispuesta a votar a sus respectivos partidos para alegría de sus amos los mercados. Como en Grecia, en España, la democracia representa un peligro para las élites porque el pueblo exige a voces algo distinto a lo que nos ha llevado a este calvario, diferente a la dictadura capitalista que padecemos.

Las advertencias de Rajoy o del hermano de Juan Guerra sobre lo que ocurrirá, si el extremismo radical del PP o el socialismo de derechas del PsoE son vencidos en las urnas, son el canto del cisne. Los mercados, a buen seguro, no pagan a traidores y tratarán, mediante amenazas o sobornos, de controlar al futuro inquilino de la Moncloa como han hecho hasta hoy. En el peor de los casos, el poder financiero y empresarial, ha hecho caja con su crisis/estafa y no le importará esperar otros diez o quince años para repetir la jugada. Son profesionales.

Ya hemos visto que la realidad está cambiando y el negocio electoral se adapta a los nuevos tiempos. La campaña es continua, global, sin tregua, ni armisticios, ni jornadas de reflexión. Los medios de comunicación emplean sin sutilezas el lenguaje manipulador para hablar de izquierda radical, ceden el prime time a banqueros, empresarios y políticos del régimen para que las amenazas del FMI, el BCE o el CE sean tan cotidianas como la escasez de condumio a la hora de comer.

España debe recuperar, antes que nada, la dignidad, la autoestima y la democracia.

10 comentarios el “2015: otro infeliz año

  1. Todo va bien, Verónica. Basta de alarmismos. De hecho, hoy mismo el ministro de Economía ha asegurado que los españoles hemos perdido el miedo a perder el trabajo. El arco iris asoma en este país agraciado por el sol y por sus luminosos gobernantes…

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      Así es, Benjamín. Buena parte de la población, ansiosa de mejoras inexistentes, acaba por tragarse las bolas que, repetidas mil veces, terminan por parecer verdad. Volvemos a los 800.000 puestos de trabajo prometidos en su día por Felipe González, un cebo que se resiste a abandonar el anzuelo y que sigue siendo eficaz para pescar votos de besugos.

      Salud

      Me gusta

  2. felix dice:

    Hola Verbarte
    Como siempre extraordinario tu análisis.
    Lo que no sé y por mas vueltas que le doy a la cabeza no consigo entender el porque la gente común no se da cuenta de que el poder está en nuestro voto, y no en la queja en el bar, ni en el “no voto” porque como todos son iguales.
    A todo esto hay que añadir el miedo en una población envejecida que vivió una guerra..postguerra y como esto no se ha resuelto, ni creo que se vaya a resolver, votan lo que votan…y con miedo mas.
    Salud

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      Esa gente a la que aludes suele coincidir con la que está interesada en los votos de La voz, Gran hermano, Master chef y similares. Suelen argumentar que no les interesa la política y sólo consumen Cocacola o Pepsi, Real Madrid o Barcelona para sentirse ganadores. No participan en las asociaciones de vecinos, las AMPAs o cualquier otro movimiento que se preocupa por los problemas cotidianos que les afectan diariamente. No están dispuestos a abandonar la comodidad del sofá y suelen pedir soluciones a sus problemas a la virgen de Fátima, Fray Leopoldo o cualquier otra figura del santoral.

      Los poderes políticos siempre han cultivado este desinterés que les beneficia y no están dispuestos a que la cosa cambie.

      Esa es la mayoría silenciosa que torticeramente reivindican para sí tanto el PP como el PsoE. Los demás pagamos las consecuencias.

      Salud

      Le gusta a 1 persona

  3. pika6 dice:

    Eres formidable Verbarte,es terrible lo que esta ocurriendo en España y a nivel global.Gracias por tu ayuda,necesitamos que sigas tratando de que la sociedad despierte h valientemente,desaloje del poder a estos canallas que nos están destrozando. Gracias de nuevo y un saludo. Paco. (Comprare tu libro)

    Enviado desde mi iPhone

    Le gusta a 1 persona

  4. Carlos Cazón dice:

    Muy bueno. Me lo apunto.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.