De la CEE al TTIP: de lo malo a lo peor

TTIP

Como el gato, nos calzamos las botas de siete leguas para recuperar el pulso del reloj atascado durante la dictadura. En dos pasos nos metieron en la Comunidad Económica Europea, rebautizada Unión Europea por falso pudor. Nos cambiaron la moneda, redondearon la vida al alza, llenaron la esperanza de confeti y aceptamos que todo eso era la modernidad. Paletos y catetas disfrutamos del nuevo traje dominical, sin renovar las mientes, al servicio del Marqués de Carabás.

Mordimos la estafa de la crisis, envuelta en la burbuja inmobiliaria, como Blancanieves la manzana envenenada, ofrecida por un liberal brujo de bigote, melena y llamativos abdominales. El veneno del consumo aletargó la capacidad analítica y nadie se preocupó de la letra pequeña que hipotecaba su vida y, ahora se comprueba, la de sus hijos y nietos. Nadie excepto los vendedores de burbujas y sus conseguidores políticos.

Como Hansel y Gretel, nos lanzamos a morder el pan de jengibre, el azúcar y el chocolate que parecían recubrir a España. Sus dueños nos dejaron hacer, viendo cómo engordábamos, hasta que otro brujo liberal, éste de rala barba y shesheante lengua, decidió que ya estábamos cebados para servirnos a la mesa de sus amos. Despojados de todo, convertidos en carne humana, somos el aperitivo del banquete que se están dando.

Los españoles, sin ser los únicos, nos hemos tragado las obras completas de los Grimm y de Perrault adaptadas a su conveniencia por nuestros dirigentes. Ahora se han apartado del cuento como embaucador relato y preparan una novela de terror cuyo guión escriben a escondidas, en amenazador secreto, con alevosa letra y gramática traidora. La Europa que hemos conocido hasta ahora se va a convertir en el País de Nunca Jamás.

Todas las estafas, sisas, ultrajes, vilipendios, vejaciones e infamias sufridas hasta hoy por la ciudadanía pertenecen al relato de un cuento de hadas. El Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) entre EEUU y la UE se inscribe en una realidad de vampiros y hombres lobo que destruirá el castillo de naipes europeo para siempre. De firmarse, pasaremos de un mal sueño a una eterna y aterradora pesadilla interpretando el papel de muertos vivientes.

Básicamente, este acuerdo supone el fin de la soberanía de los estados, de los pueblos, de la democracia, a manos de una oligarquía empresarial y financiera globalizada. No serán los poderes legislativos, judiciales o ejecutivos quienes dicten las normas de convivencia, sino las multinacionales y la banca. Países como Francia y Alemania rechazan su actual formulación mientras la tripulación española del Capitán Garfio (PP, PSOE, CiU y UPyD) acepta de antemano este acuerdo, este golpe de estado.

El TTIP exige desregular cualquier ámbito: salarios, sanidad, alimentación, seguridad, educación, medio ambiente, etc., cediendo su regulación a, por ejemplo, Goldman Sachs, Philip Morris, Amazon, Monsanto, Shell o Dresser Industries. También incluye una cláusula de arbitraje internacional (ISDS) favorable a los intereses de las multinacionales, el descabello de la democracia en todos los estados europeos. Pero hay más y conviene conocerlo.

Tratados similares son el NAFTA o el ALCA, promovidos por EE.UU. y firmados por diferentes países que, como en el caso del TTIP, mordieron el anzuelo del crecimiento económico. La realidad es que dicho crecimiento se ha producido exclusivamente en las multinacionales promotoras y los fondos de inversión, quedando los respectivos pueblos firmantes más empobrecidos y desprotegidos. Sin duda, se trata de una excelente oportunidad para los integrantes del IBEX 35, pésima para la ciudadanía de la Europa sureña, una necrológica dorada.

Anuncios

4 comentarios el “De la CEE al TTIP: de lo malo a lo peor

  1. felix dice:

    El TTIP supone para el ciudadano la desaparición de todos sus derechos. No del estado del bienestar que nos vende el Director General de Política Comercial con las Multinacionales, D. Mariano Rajoy Brey.
    De este estado no va a quedar ni siquiera el malestar, porque nuestras vidas estarán en manos de las mismas multinacionales y fondos buitres que ahora desalojan sin piedad de sus casas a cualquiera que no pueda pagar una mensualidad, dando igual que tenga o no trabajo,tenga 85 años, como el del día de ayer, o un recién nacido.
    Por encima de todo esto están los beneficios.
    A la vista de todo esto me pregunto:
    ¿Cual es el beneficio que obtienen los sicarios votantes de semejante tropelía política y financiera?

    Salud

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Ya se verá, si se firma el tratado, cómo se importa mano de obra ilegal africana por millones para fomentar la competitividad de los europeos. Así sucedió y sucede en México y otros países sudamenricanos con los que el capital ha firmado acuerdos. La emigración ilegal les sirve como amenaza laboral contra actitudes reivindicativas y para enaltecer falsos sentimientos de patriotismo que no son más que puro racismo y pura violencia moldeada.

      Siento de no disponer de los conocimientos psicológicos suficientes para saber la motivación de los votantes que les lleva a votar en contra de sus propios intereses. Intuyo que tiene mucho que ver con una enajenación mental procucida por las drogas mediáticas. Hay gente que, si pudiera, votaba a la Pantoja o al duque de Alba.

      Salud

      Me gusta

  2. 7 dice:

    Reblogueó esto en Raciozinando.

    Me gusta

  3. nexuxseis dice:

    Reblogueó esto en ramonyops.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.