La España independizada

padre-de-la-patria

Las patrias y las banderas tienden a suplantar las ideas y sentimientos propios de las personas con ideologías, filias y fobias inducidas por padres de las patrias y abanderados. Cada vez que se construye una patria se fortifican los intereses de los padres sin atender las necesidades de los hijos. Cada vez que se enarbola una bandera se hurga en la úlcera por donde se desangra la sociedad. Solidaridad, convivencia y sentido común no necesitan patrias ni banderas.

Los nacionalismos no son de fiar. Como ratas, entran en lo cotidiano por agujeros políticos y mediáticos, roen conciencias y propagan la peste de la alienación. Los padres del europeísmo, del españolismo, del catalanismo o de cualquier otro -ismo, son roedores; con denominación de origen, pero roedores. Fortifican sus patrias y agitan banderas, independentistas o dependentistas, y todos ellos, hace siglos, se han independizado de la ciudadanía, de sus supuestos hijos e hijas.

Mientras la clase trabajadora busque ser o no ser catalana o española, sonreirán los padres de las patrias cuyo común objetivo, lo que los mueve, es el poder, el dinero. La ciudadanía debe echarse a la calle e independizarse, sin consultas, patrias ni banderas, de quienes recortan sus vidas, sus derechos y su libertad. PP, PSOE, CiU, ERC, PNV, BNG, UPyD y casi todo el espectro parlamentario hace tiempo, hay que insistir en ello, se independizaron del pueblo.

El gobierno central y los autonómicos han independizado la sanidad y la educación del mojado papel constitucional y las han llevado al reino del papel moneda, sin consultas, faltaría más. Un enemigo, real y tangible, de todos los pueblos de España son las banderas de la privatización y el apátrida dinero refugiado en paraísos contables y fiscales. Exculpándose, mintiendo, manipulando, no dudan en achacarlo a “los otros”, los de diferente lengua, piel, bandera o traje regional.

Salarios y derechos laborales se han independizado de la dignidad desde que los empresarios izaron la bandera de la competitividad. Las empresas producen o compran fuera de sus patrias, en países donde la bandera de la esclavitud produce más beneficio. El gobierno aprieta las tuercas del despido libre y la desprotección social sin que los trabajadores se atrevan, por miedo y necesidad, a independizarse de quienes imponen el grillete laboral.

La justicia española se ha independizado de su venda y su balanza y también ha sido puesta en almoneda. Los salvapatrias, la aristocracia política, la casta, son una peste rufianesca y bandolera que actúa a cara descubierta, sin sonrojo ni temor. Blindados por aforamientos, zalagardas legales e indultos, no dudan en abrazar las banderas de sus patrias para su defensa. La delincuencia cortesana, sea castellana, catalana, vasca, andaluza, gallega o valenciana, como se ve cada día, vive independizada de la justicia.

El Partido Popular se ha independizado de España, de los españoles, y el PSOE se ha independizado de sí mismo abrazando al primero. La muerte de Botín es llorada por sus deudos (su familia) y sus deudores: “que muera un pobre es importante para los familiares pero que muera un rico es trágico para España. Lo fundamental en un país son sus ricos y la turba es intercambiable”. Lo ha escrito un depravado ideológico, pero lo piensan políticos, empresarios y banqueros, esa casta de la que hay que independizarse con urgencia.

Anuncios

16 comentarios el “La España independizada

  1. […] Per acabar, comparteixo dos magnífics articles sobre el conflicte sobiranista. El primer, de la periodista Rosa María Artal: ‘España, una, disoluta, corrupta y en venta’. El segon de la bloguera Verónica Barcina: ‘La España independizada’. […]

    Me gusta

  2. esparve dice:

    Es imposible en poco espacio plasmar los males del nacionalismo, sobre todo del que oprime a otro nacionalismo, como catalanoparlante de Aragón entiendo perfectamente el sentimiento de humillación que puedan tener mis vecinos catalanes, ya se y ellos saben que tienen los mismos problemas que el resto del país en cuanto a recortes de libertades, económicos, sociales, etc., con el añadido de la imposición de una lengua que es la suya, si miran al espejo de España, ven el País Valenciá y Baleares en la deriva de la pérdida de la lengua, no creo les guste, a mi no me gusta.

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      La lengua, tratada como arma de imposición y dominio, nos lleva a pensar que, dado que extremeños, andaluces, canarios o murcianos tampoco hablamos bien el castellano, la patria española debe reducirse a un par de calles de un barrio concreto de Valladolid.

      Salud

      Me gusta

  3. La frase del depravado la leí yo también y me pareció una broma de mal gusto. En esta España muchos se deben al poder y al dinero, como bien dices, y el sentimiento de patria es promido por el miedo, o al menos eso me parece. En Cataluña no lo es menos y muchos se han agarrado a la bandera pensando que es la solución a sus problemas, cuando estoy seguro de que eso no solucionaría nada. Eso sí, no creo que haya problema alguno en dejar que un pueblo vote o se le consulte sobre lo que quieren y no quieren. ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      La frase del depravado es sólo la entradilla del artículo. Hubo en la Recacha quien no pudo pasar del segundo párrafo (y son pocos los párrafos).

      Quienes hablan, opinan y lo manifiestan, se consideran en este país una amenaza. Quienes fortifican la patria, quienes establecen el escalafón de lábaros y pendones como dios manda, sienten que los nervios les abandonan y veremos cómo acaban. Son tantos los frentes abiertos, cada uno dañando al organismo democrático a su manera, que cuesta trabajo pensar y establecer un orden de prioridades para hacer frente a quienes se han independizado de la ciudadanía.

      Hay que opinar y hay que hacerse oír, hay que “tomar partido hasta mancharse”.

      Salud y opinión

      Le gusta a 1 persona

      • De verdad que no pude. Hace tiempo que decidí saltarme todo lo que vomitan energúmenos como el baboso de los ricos y quienes nos, quiero decir se, gobiernan. A veces no lo consigo y necesito desahogarme escribiendo un artículo o leyendo, por ejemplo, los tuyos (cosa que me ahorra escribirlos yo).
        Ya sabes que yo quiero votar en esa archifamosa consulta, no porque crea que es lo más importante que nos deberían consultar, sino porque estoy hartísimo ya del tema y la única manera de desactivarlo de una vez es permitiendo la votación. Contra lo que piensa toda la maquinaria mediática catalana, creo que no ganaría el sí a la independencia.
        Saludos.

        Le gusta a 1 persona

      • Verbarte dice:

        Todo lo que huela a voz del pueblo produce pánico en el PP y el PSOE. No es tanto el miedo a que gane el sí o el no, como el terror a cescubrir (lo saben) que el pueblo piensa de manera diferente a ellos en muchísimos asuntos.

        Ambos están dispuestos a seguir gobernando de espaldas al electorado, al contribuyente y a sus propios programas.

        Salud

        Me gusta

  4. Este país no tiene solución dice:

    Dios, patria y bandera, son las palabras que más muertes han producido a lo largo de la historia. Los que han tenido y tienen el poder las han usado para lavar cerebros y conducir a los ciudadanos, cual manada, al enfrentamiento y al matadero, mientras ellos se quedaban en la retaguardia…
    Detrás del mal uso de estas palabras siempre encontraremos intereses económicos, que, por supuesto, han beneficiado a una casta minoritaria, por eso es increíble que a estas alturas aún haya víctimas que sigan a sus verdugos como las ratas al flautista de Hamelin. Es descorazonador ver que el ser humano es la única bestia que no aprende.

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      El ser humano es la única criatura capaz de defender la piedra con la que tropieza continuamente. La razón ha perdido su sitio como rasgo que nos distingue de otros seres vivos y ha sido suplantada por la capacidad de tropezar.

      Salud

      Me gusta

  5. Past dice:

    Cuando te leo me doy cuenta de lo mucho que necesito pensar. Por cierto, ¿en la categoría de los –ismos también habría que incluir el “pueblerinismo”, verdad?

    Le gusta a 1 persona

    • Verbarte dice:

      Sí, también. En los pueblos se reproduce el esquema con más angustia de la deseada, bordeando en muchos casos el fanatismo. Es habitual encontrar pueblos que soportan tasas de paro infernales de forma impasible; pero, si les tocas sus vírgenes y sus cristos, son capaces de montar una hoguera en el centro de la plaza.

      Salud

      Me gusta

  6. nexuxseis dice:

    Reblogueó esto en ramonyops.

    Le gusta a 1 persona

  7. 7 dice:

    Reblogueó esto en Raciozinando.

    Le gusta a 1 persona

Los comentarios están cerrados.