Reflexión electoral

reflexion2014

El desafecto ciudadano por la política es una evidencia empírica con causas bipartidistas y efectos aún más bipartidistas. No es que la ciudadanía se haya alejado de la política, ahí está la contestación del pueblo en las calles, sino que los políticos se han distanciado de la realidad social, ahí están la patronal y la banca moldeando el BOE a su medida. La campaña electoral que ahora termina ha sido un ejercicio de hipocresía y falsedad para consumo interno en Génova y Ferraz.

Se impone reflexionar sobre la relación ciudadana con las urnas en un ambiente de hambre, goles y medias verónicas, como en los mejores tiempos de los amañados plebiscitos franquistas. A falta de conocer los programas para Europa del PP y del PSOE, silenciados los demás, se impone una reflexión a fondo sobre España y su representación política. No se ha de olvidar que el bipartidismo español es una sucursal del europeo con olor a castiza fritanga e incienso rancio.

Reflexionemos sobre la conveniencia de votar a la Gürtel o a los ERE, a las puertas giratorias de gaviotas y rosas sin puño, a privatizadores o derrochadores, a pésimos gestores azules o colorados. Una reflexión sobre la corrupción institucionalizada es un ejercicio que produce bilis en lugar de sudor, democráticas agujetas e hipertrofia ideológica. Sobres, sobresueldos, comisiones, donaciones, nepotismo, sobrecostes, adjudicaciones… demasiado doping, una olímpica estafa.

Reflexionemos sobre la reforma del artículo 135 de la constitución, sobre el rescate de la banca y la endorfina de Botín, sobre el rescate de las autopistas de peaje de Bankia o Florentino Pérez. Una reflexión sobre las burbujas financiera e inmobiliaria alumbrará el túnel y mostrará cadáveres sanitarios, educativos o asistenciales dejados por las mafias rescatadas. La ciudadanía, las víctimas, ha salvado a los delincuentes, la ciudadanía que votó a quienes dictaron y ejecutaron su condena.

Reflexionemos sobre las reformas laborales, sobre abolición de derechos, devaluación de salarios, escalada del paro, arbitrariedad horaria, beneficios del IBEX 35, movilidad exterior o jubilación más que arrugada. Una reflexión sobre la vida laboral es una lección de historia desde el faraón egipcio hasta Los santos inocentes de Delibes, de barcos negreros y mercados de esclavos, del África colonial o del algodón de Luisiana. Juan Rosell y Juan Roig piden barra libre y el bipartidismo sindical ha entregado a Ned Ludd.

Reflexionemos sobre la justicia y su idilio policial, sobre excarcelación de narcos y represión social, sobre tasas a la inocencia, condenas uterinas, desprecios de cunetas o amparos a torturadores. Una reflexión sobre Gallardón y Fernández Díaz es una marea de lágrimas y miedos virtuales, temor a la libertad de expresión, horror fronterizo de ahogos y cuchillas, un atentado a la libertad. El pueblo que los refrenda es cómplice de su propia criminalización.

Reflexionemos sobre el aire fresco, sobre agua cristalina, sobre fuego purificador, sobre la tierra, la calle. Una reflexión sobre alternativas a tanto fango, podredumbre y hedor es la única vía al optimismo y la esperanza que ha dejado la campaña electoral. El bicéfalo pensamiento único tiene miedo. Lo piensan y sienten Cañete y Jáuregui. Dice éste que los partidos minoritarios “nunca han acreditado nada” y le responde el bloguero de trinchera Juan C. Romero: “el problema, Jáuregui, es que los grandes sí lo han acreditado y lo que han hecho no nos gusta”.

IU, Podemos, Primavera Europea y otros: malos para ellos, bueno para el pueblo. Abstención: buena para ellos, mala para el pueblo.

 

Anuncios

7 comentarios el “Reflexión electoral

  1. Juan dice:

    Si la abstención es tan alta como se anuncia, el voto emitido tendrá más valor. Al tener una circunscripción única, el voto de la votante de Teruel tendrá el mismo valor que el voto depositado en Madrid. Son, entre otros, alicientes para votar.
    Nos incitas a la reflexión. Lo hago. En todo caso, cuando se cierren las urnas tendrá más valor el escrutinio que los votos; pasaremos al circo de las interpretaciones, a la malversación de nuestros votos. También al olvido de programas, promesas e intereses ciudadanos. También este triste panorama es motivo para votar, si lo hacemos apostando por opciones nuevas dispuestas a romper amarras.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      No te preocupes, el lunes todos habrán ganado y el pueblo habrá vuelto a perder. Esperemos que las victorias del bipartidismo adopten adjetivos como pírricas, amargas o inesperadas.

      Y esperemos, hay que creer en laicos milagros, que la abstención sea más baja de lo previsto.

      Salud

      Me gusta

  2. […] un cambio político pero te da asco participar?’, de Diego Caminero (El Psicólogo de Mr. Hyde); ‘Reflexión electoral’, de Verónica Barcina (Verbarte); ‘Bipartidismo imperfecto’, de Juan Carlos Romero; ‘Yo […]

    Me gusta

  3. A ver si convencemos a unos cuantos de los que pensaban quedarse en casa. Saludos!

    Me gusta

  4. Past dice:

    Reflexionar sobre esta reflexión es un ejercicio muy recomendable. Salud y gracias.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.