Mi puta vida

soraya

Cuando la razón resbala en la realidad, cuando la verdad se desliga de las palabras, cuando el argumento huye del decoro, entonces, en esos instantes, el exabrupto sortea los límites de la comunicación y se hace dueño de las lenguas. Adornar un discurso con zafiedad viene a ser como sustituir óleos y acuarelas por Titanlux, permutar el pincel por el rodillo y convertir el lienzo en campo de batalla. Una putada para el arte del diálogo y una salida hacia la indignidad social.

La interjección o el epíteto pueden responder a funciones nada académicas como el desahogo y el consuelo, definen los estados de ánimo de quienes los emplean y ofrecen información complementaria más allá del lenguaje. Agotados los recursos racionales para explicar lo inexplicable, la Vicepresidenta de la nación se descuelga en sede parlamentaria con que “en mi puta vida he cobrado sobresueldos”, subrayando su vida con el rotundo comercio de la carne.

En lenguaje tabernario, pretende Soraya presentar la suya como puta vida (peyorativo) cuando a todas luces es una vida de puta madre (laudatorio). No, Soraya, no es lo mismo que tú lo digas a que lo escuches: en tu puta vida has hecho otra cosa que usar la política en tu propio beneficio y en el de las élites para las que trabajas. En tu puta vida te has preocupado por las clases medias si no es para rebajarles derechos y aspiraciones. En tu puta vida te has ocupado de las clases bajas. ¿A que no suena igual? Posiblemente veas tu desahogo verbal como delito en boca ajena.

Mi puta vida, ésta sí que es motivo de quejido amargo, resignado lamento, gemido contenido e indignada protesta. En mi puta vida he tenido un salario acorde con mis aptitudes, desempeño y necesidades y sí impuestos caníbales y usureros intereses por encima de mis posibilidades. En mi puta vida ha habido gobierno alguno que no me sacrificara en el altar de los mercados. En mi puta vida he sentido que mi voto valiera para otra cosa que para legitimar mi propio tormento.

Mi puta vida ha sido moneda de cambio para los chulos y meretrices que manejan mi presente y mi futuro, del pasado mejor no hablar, a través de las celestinas y alcahuetes que se sientan en los escaños del Congreso. Mi puta vida es la de los millones de parados, los millones de pobres y los millones de malpagados que hacemos posible que tu vida y la de los tuyos sea de puta madre con sueldos, dietas, indemnizaciones, comisiones y sobresueldos en A, B o cualquier otra letra del abecedario.

No te cortes, Soraya, no te sulfures, no te irrites, no te preocupes por nada, menos aún por tu puta vida, que no te merece la pena. Tú estás a salvo de la justicia porque los tuyos hacen las leyes y jueces y fiscales trabajan en la empresa de tu partido, o del otro, que tanto monta y monta tanto. Tú estás a salvo también del pecado porque, para la iglesia, la gaviota es un sucedáneo del Espíritu Santo. No te preocupes por tus delitos y blasfemias, sean públicos o privados, porque te serán perdonados.

Mi puta vida no os importa, tal vez porque sea puta o quizás porque no sea vida, da igual en este caso. En mi puta vida podré pagar la deuda que me habéis endosado, ni volveré a disfrutar los derechos expropiados, ni podré soñar con un futuro que no sea amargo. Ésta, mi vida y la de tantos, sí que es puta, Soraya, vosotros lo habéis logrado poniendo vuestros cuerpos y vuestras ideas al servicio del mercado.

 

22 comentarios el “Mi puta vida

  1. Araceli Cantero dice:

    Enhorabuena, Verbarte. No se puede escribir mejor ni decir las cosas con más certeza y claridad. ¿Qué sabe “esta gente” como se sienten los desahuciados, los parados, los engañados…? No les conmueve porque no lo han vivido. Me sumo a la opinión de que este artículo debería ser divulgado por toda España.
    Un saludo.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Gracias, Araceli. Lamentablemente, aunque se divulgue por toda España (cosa de la que se han encargado Facebook y Twitter), el personal está en otras cosas y, me temo, seguirán contando con el apoyo de gran parte de la ciudadanía en las urnas y de esa mayoría silenciosa tan del gusto de nuestros gobernantes.

      Salud

      Me gusta

  2. mdaphe dice:

    Qué gran artículo!! En su puta vida le han dicho las cosas tan claras a la vice…

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Ella lo tiene claro. Sus finos tímpanos, no obstante, disponen de los mejores aislantes que se pueden encontrar en el mercado: la mayoría absoluta entre ellos.

      Salud

      Me gusta

  3. felix dice:

    Conozco a un colega de facultad suyo, que sigue los mismos pasos. Debe ser cosa genética, mala uva que rezuma por los cuatro costados para mofa y escarnio de los ciudadanos.
    Esta joya no tiene el más minimo pudor ni respeto por nada ni por nadie, está dispuesta a llevarse por delante todo lo que pilla, naturalmente en beneficio suyo
    Salud y república

    Me gusta

  4. […] Cuando la razón resbala en la realidad, cuando la verdad se desliga de las palabras, cuando el argumento huye del decoro, entonces, en esos instantes, el exabrupto sortea los límites de la comunica…  […]

    Me gusta

  5. Blas Serés dice:

    Verb, no creo en tu puta vida, como argumento retórico en tu estupendo escrito puedo admitirlo, nada mas, pese a las contrariedades que todos podamos tener, dificultades de todo tipo habidas, pese a ello hay una vida que es solo nuestra, sin impuestos ni imposturas, es la que nos hace estar bien con nosotros mismos. La meretriz del exabrupto se está mostrando tal cual es, es verdad que durante mucho tiempo y ayudada por la fauna mediática, ha cultivado una imágen que venía a ser como la del mirlo blanco del PP, o como remedándote a ti el Espíritu Santo en forma de mirlo, de un tiempo a esta parte ya no tiene sentido no mostrarse cual es, con los tintes de la derecha, la mentira aviesa con el medio millón de parados cobrando ilícitamente subsidio, la de pésima actora de lágrima emocionada ante los deshaucios y requerir de la justicia, ahora si sobreactuando su daño, que actúe para castigo de los escraches, y ahora la zafiedad por su puta vida, puede que espere la comprensión de la ciudadanía que entienda que como una Zaplana mas se esté forrando a costas de los ciudadanos de a pié.

    Me gusta

  6. Juan dice:

    Haciendo caso a la opinión de “past” y aunque sea un torpe neófito en twitter, lo difundo.

    Me gusta

  7. salvela dice:

    Esta tía es un insulto con patas.

    Me gusta

  8. 7 dice:

    Reblogueó esto en Raciozinando.

    Me gusta

  9. Reblogueo
    Muy bien escrito

    Me gusta

  10. Reblogueó esto en Morru Lobo Libertarioy comentado:
    La vida de la puta o la puta de la vida

    Me gusta

  11. Rafael G.T. dice:

    Suscribo y comparto todas y cada una de las frases que le dedicas a la señora Soraya.

    Me gusta

  12. past dice:

    Este es artículo antológico, que merecería ser divulgado por todos los medios de España, a ver si nos vamos aprendiendo algo. Enhorabuena.

    Me gusta

  13. ramonyops dice:

    Reblogueó esto en ramonyops.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.