El sexo de los ángeles y del clero

sexo-clero

Mientras los otomanos cercaban Bizancio allá por el siglo XV, los bizantinos debatían seriamente sobre el sexo de los ángeles, cuestión transcendental para la humanidad, y legaron a la posteridad el concepto de discusión o argumento bizantino, convirtiendo su gentilicio en sinónimo de inútil, estéril o infructuoso. La iglesia sigue perdida, desde el antiguo testamento, en cuestiones relativas al sexo y continúa en la senda de oscurantismo y condena por la que se autodescarta como referente social mínimamente aceptable.

El papa Bergoglio hizo de cura bueno, cuestionando su capacidad para juzgar la homosexualidad, a la vuelta de su bolo brasileño, y hasta el ateísmo militante lo miró con buenos ojos. “La iglesia se abre, se actualiza, se acerca a los débiles, vuelve a ser cristiana”, se escuchaba en cualquier rincón de España a pesar de que las palabras y los actos de Rouco señalaban todo lo contrario. A cada punto de luz prendido por el papa Francisco, los directivos de la empresa vaticana responden apagando cientos de ellos. Cura bueno, curia mala.

El calendario avanza hacia el siglo XXII y la iglesia, en asuntos sexuales, aplica la marcha atrás. El flamante y flamígero Fernando Sebastián ha apagado, con su sotana purpurada, la luz encendida por el papa volviendo al bizantino argumento de la homosexualidad como deficiencia y su posible tratamiento. Líbreme su dios de cuestionar la docta aseveración de alguien que teoriza de forma tan virginal sobre el sexo y que de forma deficiente, aunque fácilmente tratable, ha renunciado a su práctica.

Sin entrar a valorar palomas inseminadoras, cilicios sadomasoquistas, éxtasis de clausura o abominables pedofilias, bien haría el Vaticano en promover un concilio monotemático y nada bizantino sobre el sexo de los curas y de las monjas. Tal vez, como hacen otras religiones, si conociesen el sexo y el amor humano, comprenderían mejor a las personas y éstas llegarían incluso a entenderles. Tal vez, la sociedad se ahorraría algunas aberraciones. Tal vez, como en otras religiones, convendría que conocieran y practicaran otros aspectos de la vida como, por ejemplo, el trabajo.

La cruz siempre ha buscado un lugar junto a la espada para vencer donde no consigue convencer. El hisopo y la porra son instrumentos del poder divino y del humano, complementarios entre sí, para controlar rebaños. En España, la más oscura de las doctrinas ha vuelto a contraer matrimonio con la más cerrada de las ideologías, la Biblia y el BOE otra vez bajo las sábanas. El neoliberalismo retoza en la Conferencia Episcopal y el Opus Dei en el gobierno.

Desde preescolar, la escuela pública enseñará la historia de Matusalén y la bondad de un plan privado de pensiones, el fratricidio de Caín y la comprensión hacia el golpe militar, el misterio de la Santísima Trinidad y la manipulación de la justicia o las siete plagas de Egipto y la conveniencia de un seguro médico también privado. Todo puntúa por igual para conseguir una beca y para acceder a la carrera soñada. No habrá trabajo, ni salud, ni educación, ni casi derechos; no habrá futuro, pero los españoles tendrán un lugar privilegiado en el reino de los cielos.

El creyente y creído gobierno de Rajoy debería comprender que el hartazgo de la calle no está inspirado por demonios ni conspirado por judeomasones. Una Iglesia Católica que hablara de teología desde el púlpito y de sexo desde la cama sería más creíble, sensible y humana. Ambos dos, gobierno e iglesia, comparten el poder como objetivo, el sexo como tabú y la riqueza como pecado. En España se han cerrado los armarios, pero siguen abiertas las braguetas bajo las sotanas.

Anuncios

18 comentarios el “El sexo de los ángeles y del clero

  1. Será más bien, las diez plagas de Egipto.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Diez se antojan pocas para la plaga talibán que domina la iglesia católica.

      Salud

      Me gusta

      • Necesitamos desde México hasta La Patagonia, que el clero europeo, en especial, el de España, nos envíe algunos Torquemada, para que acaben con la simonía, las sectas dentro de la Iglesia, como: Los Neocatecúmenos, El Opus Dei, Los Legionarios de Cristo…para que derroten la pobreza con dignidad y no con retórica de púlpitos. Y, un pedido personal por estar ustedes cerca de Roma, y es que le digan al papa Francisco, que la Iglesia no nos trate como pobres, ¡eso sí!, que nos tengan como tales, pues eso ya lo sabemos.

        Me gusta

      • Verbarte dice:

        Orbi et orbe. Lo que pides es un reclamo universal eternamente ignorado, en países empobrecidos y en los empobrecedores también. Se puede vivír sin iglesia, y sin religión. Si no ajustamos cuentas ante el espejo, ¿para qué los dioses?

        Salud

        Me gusta

  2. Y luego dicen de los talibanes... dice:

    Todavía sigue sorprendiéndome que una gente que, “en teoría” no practica el sexo, pueda filosofar tanto e incluso llegar a imponer su visión castradora e intolerante sobre este tema. Aunque peor aún es que a estas alturas todavía haya quien comulgue con semejantes ideas retrógradas en lugar de vivir y dejar vivir.

    La iglesia católica es una estructura opresora, fosilizada, caduca y en demasiadas ocasiones hipócrita, con un amplio historial siniestro “gracias” a “hitos” como la inquisición o los casos de pederastia y que siempre se ha caracterizado por posicionarse a favor del poderoso.

    Está claro que esta iglesia no tiene absolutamente nada que ver con el mensaje primigenio de Jesucristo…

    Me gusta

  3. Antonio dice:

    Yo quede con un cura una vez, bueno.. yo no sabia que era cura, lo conoci por un chat, pero me lo confeso en la cena, incluso me ensenyo la sonata en su casa (fui a su casa por cuiriosidad, pero no paso nada jeje). Buscaba una pareja estable o sexo ocasional. Cuando le pregunte por el celibato me contesto que el habia hablado directamente con Dios y que tenia un pacto. Cura y muy cura, como que ejerce de sacerdote de una parroquia en un famoso pueblo en el sur de Madrid. Antonio.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      A mí me ha pasado algo similar con amigas y amigos que me sorprendieron en su momento por su compromiso, su solidaridad, su activismo, sus parejas y sus familias. Un número importante de ellos y de ellas habían pasado por el seminario y el convento y mantenían su relación con dios. Simplemente, habían huido de la institución para practicar el evangelio.

      Sigo manteniendo la amistad y colaborando con ellos de forma entusiasta, anónima y desinteresada, como aprendí de ellos y de ellas. Los otros, está claro, no tienen nada que ver con el cristianismo, sino con el catolicismo terrenal.

      Salud

      Me gusta

  4. Juan dice:

    Hay en la mente y en el sentimiento de los hombres una frontera difícil de trazar. ¿Qué lleva a este cura, monseñor o lo que sea, a desbarrar de manera tan grosera y tan ignorante? El nuevo papa habla una lengua que muchos pueden identificar con el cristianismo más auténtico, pero bajo su gobierno este Fernando Sebastián es ascendido; mal gobierno el que tiene malos consejeros. No tengo nada que objetar cuando la Iglesia Católica se postula contra el aborto, la homosexualidad o el uso del condón, por ejemplo; está en su derecho de orientar en el sentido que lo estimen conveniente. Otra cosa es la provocación. Desconozco cuánto sabe este señor de homosexualidad o qué conoce sobre sexualidad bajo su sotana, pero por lo que dice parece un ignorante en medicinal general. La hipertensión no es una enfermedad de la misma manera que tampoco lo es creer en dios o adorar imágenes, que se quedan en simples factores de riesgo.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Como ves, parece que en la iglesia católica hay radicalismo doctrinal muy parecido al de otras iglesias que en el mundo hay. Esto se asemeja cada vez más a países como Irak, Afganistán o Egipto. De hecho, tenemos al Opus Dei en el propio gobierno.

      De diez psiquiatras que se pronuncien, creo que nueve coincidirán en que el sexo del clero es una deficiencia de fácil tratamiento. El décimo es probable que sea más católico que psiquiatra.

      Salud

      Me gusta

  5. salvela dice:

    Yo creo que hay que ser más claro. Pueden hablar de sexualidad, pues entienden, ya que el 99 por ciento la practican de una u otra manera. Lo que no pueden ser es tan hipócritas e intolerantes con sus propios debilidades. Rouco lo que necesita es ser sentado en un banquillo por: difamación, engaño, propagación de ideas antidemocráticas y que van contra la constitución, esa que los políticos no quieren tocar pero que destrozan con reformas exprés para sus intereses.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Desconozco la actividad sexual de la mayoría del clero, pero la que se desprende de los casos que saltan a la prensa es, además de deficiente y fácilmente tratable, aberrante.

      Rouco no es el único que difama, engaña y va en contra de la Constitución. Ahí tenemos al propio gobierno, a la banca, a la patronal y al primer partido de la oposición.

      Salud

      Me gusta

      • salvela dice:

        Solo he nombrado a este hombre para el banquillo por que se habla de él en el artículo, pero es evidente que debe de ir acompañado.
        Es evidente que sobre la actividad sexual del clero no hay datos, solo aquellos que saltan a la luz pública, pero eso es la punta del icberg. Cuando hablo de sexo practicado por el clero, no me refiero a la pederastia o abusos, me refiero al sexo sano y consentido, pero hipocritamente anónimo.

        Me gusta

      • Verbarte dice:

        En cualquier parroquia hay “sobrinos” del cura y en algunos conventos hay misteriosos embarazos que abultan bajo los hábitos.

        ¿Por qué no puede casarse el clero de forma eficiente? Otro debate bizantino que no se comprende. No es posible que todos los curas y todas las monjas necesiten tratamiento.

        Salud

        Me gusta

    • gualcherius dice:

      yo creo que la iglesia ya hablo de sexualidad, una ,sana y responsable, libre; contraria a la sexualidad que esta sociedad quiere practicar,bueno, estará en la voluntad personal de cada uno; ,

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.