Montoro no es tonto

Soria evita que Montoro arremeta contra la verdad.

Soria evita que Montoro arremeta contra la verdad.

Alejada del uso cotidiano en la política nacional, rectifico lo que hasta ahora pensaba y afirmo públicamente que Don Cristóbal Montoro no es tonto. Desde que lo vi y escuché por primera vez en televisión, me deje llevar por su acento nasal y su idilio imposible con las cámaras, por esa manera tan personal de descalabrar la palabra “señorías” y por su asombrosa capacidad para deconstruir el lenguaje. No es que ahora piense que es listo, no; simplemente me ha demostrado que es peligroso.

Cuando en 2010 dijo a la diputada canaria Oramas “que caiga España, que ya la levantaremos nosotros”, pensé que eran palabras de pasillos, bobadas de andar por casa, pero no. El tiempo ha demostrado que el señor Montoro y su partido eran capaces de incendiar el Reichstag para alcanzar el poder e imponer sus doctrinas, culpando de ello a todo aquél que no comulgue con sus ruedas de molino. En dos años, han tildado a media España de etarra, comunista y, ahora, socialista.

La purga desatada en la Agencia Tributaria es, a día de hoy, la última vuelta de tuerca para depurar su España, la España de un PP que cada día se parece más a la España de su generalísimo. Pocas dudas quedan de sus escarceos con el autoritarismo que, de continuar por esa senda, devendrán en totalitarismo. El ministro, que cobra alojamiento teniendo casa en la corte, es como los niños o los borrachos cuando hablan: se les desliza la verdad entre sustantivos y preposiciones.

Fiel lacayo de Rajoy, basa su verdad en prepotencia con aroma cosa nostra. Mariano, que también parecía tonto cuando fue designado sucesor por Aznar, dijo respecto a la Gürtel en 2009 que “Nadie podrá demostrar que Bárcenas y Galeote no son inocentes” y Cristóbal “desafía” hoy a que alguien demuestre que él ha dictado “orden política alguna” en la Agencia Tributaria. El no es tonto, se limita a considerar boba a una ciudadanía que ve cómo trata con exquisita vista gorda a defraudadores y evasores, cómo compensa esas pérdidas en las cuentas del estado con el bolsillo de todos y cómo tapa con descaro los embrollos de su majestad.

Su voz, pronunciada como con la nariz tapada por el hedor corrupto que emana de los escaños gubernamentales, vuelve a tratar de insensatos a quienes nos negamos a llamar “salida de la crisis” a esa cloaca salarial, laboral, educativa, sanitaria y social a la que nos ha condenado su partido. La España que han construido es un callejón sin salida custodiado por pelotas de goma, identificaciones, multas y concertinas. No es cierto que nos estén sacado de la crisis, nos han metido en lo más profundo e inmundo de ella; no han levantado España, la han clavado al suelo.

De su boca han salido más perlas para su peligroso collar: “los mercados no son gilipollas” y “si vuelven los otros perderemos todo lo ganado”. Ya se intuía que gobernaban para los mercados despreciando al pueblo y Montoro lo deja diáfanamente claro. No se trata de convencer de que lo están haciendo bien, cosa imposible a estas alturas de legislatura, sino de vencer al archienemigo, a esos otros que no son ellos, al pueblo que elige otras salidas posibles.

Se ha propuesto Montoro “salvar a España, enferma de tanto endeudamiento” colocándole un salvavidas de hormigón en alta mar y endeudándola con un rescate bancario para varias generaciones. Del naufragio español sólo han salido a flote la banca, el Ibex 35 y pocas ratas más. Todo el Partido Popular coreó desde la oposición que no iban a subir impuestos y que no se tocarían pensiones, sanidad y educación. Han cumplido su promesa: esos derechos son ya casi intocables para el español medio, para la inmensa mayoría. Los impuestos han subido y ellos no los van a bajar, al igual que los salarios y los derechos han bajado y no serán ellos quienes los suban. Han salvado su España ahogando a los españoles.

Usted, al oír o leer las palabras del ministro, debe ser consciente del peligro que representan Montoro y sus compañeros de gobierno y de partido, hoy por hoy verdaderas “reencarnaciones del mal”, como ha apuntado el comunista que ocupa la silla de San Pedro.

16 comentarios el “Montoro no es tonto

  1. juanlu dice:

    la culpa, la responsabilidad final es nuestra, de la ciudadanía, debida a la ignorancia. El sistema cambiará cuando todo el pais sea consciente de q los politicos de hoy, gobiernan para ellos, para una minoría.
    “arriba la Esteban”, acaba de gritar una vecina.. y asi nos va.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      “Arriba la Esteban” no es el grito de una vecina, es el grito de un país que bien haría en cambiar la corona por una pandereta.

      Salud

      Me gusta

  2. Pennship17 dice:

    El ministro Montoro por supuesto que no es tonto. El un poquillo basto o falto de tacto con respecto a su delcaraciones, pero de tonto nada. Esta muy bien educado politicamente como cachorro del franquismo, Alianza Popular, Partido Popular, o cualquier otro disfraz que le quieran poner a los segmentos reaccionarios de la politica espanola. Bien educado profesionalmente tambien por el mismisimo Rodrigo Rato. Con la educacion proporcionada por los defraudadores de BANKIA, el ministro Montoro no es que sea tonto, es que es un super “listillo,” de los que saben como quitarle las herrraduras a un caballo al galope, en el caso presente a una nacion entera en estampida. Lo absolutamente increible es que individuos con este linaje esten al cargo de la economia de la nacion con el voto de los ciudadanos. Ciudadanos que estan hipotecando el futuro de sus hijos y sus nietos con la eleccion de una jerarquia politica corrupta y sin escrupulos que va arrastrando a el pais mas cerca del tercer mundo que de los paises desarrollados. Que este ministro este al cargo de las decisiones economicas mas importantes de Espana, es increible, pero sobre todo triste, y definitivamente PELIGROSO, anque super beneficioso para los amos financieros del Don Cristobal.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Montoro no es capaz de quitar la herradura a un caballo; él se limita a quitarle el caballo a la herradura. Este ministro peligroso pasa desapercibido porque gran parte de la ciudadanía lo ve como el torpón del gobierno cuyas salidas de tono causan hilaridad en un país que sitúa como libro más vendido el de Belen Esteban.

      El peligro de Montoro es que hace y dice lo que le ordenan los mercados, la FAES y el gobierno, por este siniestro orden.

      Salud

      Me gusta

  3. madamebovary dice:

    El hombre de la vozuela (diminutivo con retranca creado por Javier Marías) es de todo menos tonto, lo mismo que su jefe político y sus jefes verdaderos. Están engallados porque de lo más profundo de los mentideros les llegan los ecos de los que ellos destilan para gozo propio y prevaricación del lenguaje las perlas con que se adornan; también el silencio, roto por modestas resistencias. Un abrazo.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Es importante, imprescindible diría yo, que esas resistencias no decayesen, como mínimo para que nuestra descendencia conozca lo que es la dignidad humana.

      Salud

      Me gusta

  4. Juan dice:

    Y sin embargo, la penúltima perla de Montoro….

    “Si vuelven los otros perderemos todo lo ganado”, ha dicho el que no es tonto. Bueno, no estaría mal que perdiéramos los recortes en dependencia, en pensiones y el copago farmacéutico; los salarios de mierda y el sesgo ideológico de la LOMCE. No estaría nada mal que se perdiera el trato privilegiado a la banca y el desamparo de tantos ciudadanos. Pero puede que, quien no es tonto, tenga razón cuando afirma que el PP volverá a ganar porque “los mercados no son gilipollas”. Está claro que piensa como muchos: son los mercados los que ponen y quitan gobiernos. Y puede que acierte cuando dice que los mercados no son gilipollas y que los gilipollas seamos nosotros por tolerar incluso al ministro de la amnistía fiscal y trato privilegiados para unos y de la subida de IRPF e IVA para otros.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Con perder de vista al grueso de la tropa pepera para siempre, me daba por satisfecha. No sé por qué, los dos años que llevamos soportando a este gobierno me trae a la memoria el título de “La conjura de los necios”.

      Salud

      Me gusta

  5. alemenpla dice:

    Afearles la conducta a los políticos está bien, pero se necesita hacer algo más: hacerles cambiar el sistema electroal Que se eliminen las listas de partidos, que se pueda elegir personas en listas abiertas de circunscripciones pequeñas, que los candidatos vayan a las circunscripciones y se den a conocer, que se les pueda exigir responsabilidades uno a uno. Como en Francia por ejemplo. La revolución tranquila pasa por ese cambio. Entre todos podemos. Necesitamos ser muchos más

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Hay personas, demasiadas, que viven “ajenas” a la política que no votarían ni en listas abierta, a no ser que en ellas se incluyera la foto de Belén Esteban o la del cocinero hortera de la Sexta.

      Hacen falta esas modificaciones que propones y muchas más para que este país se parezca un poco a una democracia decente, honesta sería tal vez mucho pedir.

      Pero lo que hace falta sobre todas las cosas es educación a todos los niveles y ya ves lo que están haciendo Wert y su partido con la enseñanza pública.

      Son peligrosos. No dan un paso desorientado.

      Salud.

      Me gusta

      • alemenpla dice:

        Educación sí; por eso observa: ¿Quién controla las leyes de educación? Los políticos. Por eso es tan importante que se elijan adecuadamente. Hay mucha gente que sí votaría si las listas estuvieran abiertas, son las mismas que se manifestaron en el 15 M, los que siguen a las asociaciones anti hipotecas, los cooperantes, muchos universitarios que han tenido que emigrar y un largo etcétera. Entre todos sí podemos. Incluso la gente que tú mencionas votaría si lo viera provechoso.

        Me gusta

      • Verbarte dice:

        Estoy de acuerdo, sólo que el pesimismo invade la parcela de la realidad en la que se mueve el nulo interés para cambiar la ley electoral y en la que los votos dan una y otra vez mayorías a los dos partidos que más daño han hecho y hacen a la democracia.

        Llevo años protestando y reclamando una reforma de la ley electoral; y seguiré haciéndolo aun en la soledad de un grupo cada vez menor de resistentes.

        Mas vale morir con la dignidad de pie que vivir de rodillas.

        Salud.

        Me gusta

      • alemenpla dice:

        Me alegro que estés de acuerdo en que se cambie la ley electoral. Anímate, que no estamos solos. Hay muchos que ya se han dado cuenta de que mientras se elijan entre ellos nada cambiará, y quieren activamente cambiar el sistema electoral. Entra en mi blog y verás una petición. Si te gusta apóyala y en su caso apóyala cada vez que escribas en tu blog. Entre todos podemos. Gracias.

        Me gusta

      • Verbarte dice:

        Ya la firmé. Estamos en la calle día a día tratando de mejorar lo que tenemos desde antes de la Constitución y ahí seguiré.

        Salud

        Me gusta

  6. Alvaro Calleja dice:

    Ese saco henchido de fango de maldad de injusticia, que decía Luis Cernuda en su poema ‘Vientres sentados’. Asco.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.