Ley de la patada en la boca

seguridad-ciudadana

Ley Corcuera: Ley de la Patada en la puerta (1992).

Ley Fernández: Ley de la Patada en la boca (2013).

El señor Jorge Fernández Díaz, astuto y peligroso como una zorra, presentará su ley de Protección de la Seguridad Ciudadana al próximo Consejo de Ministros, mutado en pasarela de despropósitos por el gobierno del PP. Quizás en este sanedrín se darán los últimos toques a semejante corsé, diseñado para dificultar la respiración ciudadana más que para realzar la figura democrática del país. Esta ley fomenta el garrote, el miedo y la represión cívica al puro estilo de “La calle es mía” de Fraga, empeorando la Ley de la patada en la puerta” de Corcuera.

El nombre elegido responde a la espiral de mentiras en la que se ha instalado el gobierno del Partido Popular. Más correcto hubiera sido, por ejemplo, llamarla ley de Protección de la Indecencia Política en aras a la verdadera filosofía que la inspira. Han decidido borrar cualquier rastro democrático de nuestra convivencia y no les preocupa siquiera aparentar que vivimos en una democracia. USA, paradigma mundial de la apariencia democrática, todavía permite a su población pasear pancartas ante el mimísimo Capitolio. Él no; él ha preferido, en el siglo XXI, inspirarse en Franco, Mussolini, Hítler, Pinochet, Videla, Obiang, Kim Jong-il y gente así.

Al ministro que reparte porras, multas y pelotas de goma, indiscriminada y desproporcionadamente, le importa un bledo la Seguridad Ciudadana. Si le importase, se preocuparía de cribar en los cuerpos de seguridad del estado a esa falange de porteros de discoteca que visten uniforme policial con el cerebro petado de testosterona y que tanto daño hacen a la imagen pública del noble y necesario cuerpo al que pertenecen. También convendría que la actuación violenta de alguno de estos personajes, condenada hasta por la justicia, no fuese alegremente indultada dejando impunes sus excesos y sus mentiras chulescas.

No. Este miembro supernumerario del Opus Dei, titular del Ministerio de Interior, se despreocupa de la ciudadanía, la verdad, la ética o la moral; a Fernández Díaz sólo le preocupa el pensamiento crítico, la disidencia, la discrepancia y, en definiva, las libertades de pensamiento y expresión. Le preocupa que se diga a los suyos que actúan en contra de quienes les han votado, que roban, que mienten, que expolian lo público, que obedecen a sus amos financieros, que sirven a sus superiores de la CEOE, que son corruptos y que no escuchan al pueblo. El ministro ultracatólico adora al Becerro de Oro y expulsa del templo al pueblo para proteger a los mercaderes.

El Ministro de Interior ha decidido que quien quiera decir algo a los gobernantes debe hacerlo por carta si no tiene amistades o parentela en cualquiera de las instancias, presuntamente democráticas, que deciden el destino ciudadano. Educadamente lo hacen banqueros, empresarios, clérigos y otra gente de bien vivir, exquisitos prebostes que exponen sus cuitas y celos en despachos oficiales, ostentosos reservados hosteleros o a través de las humildes celosías de un confesionario.

El pueblo, la plebe, la chusma, debe hacerlo por correo, en la intimidad del hogar o en una urna cada cuatro años; y si no se expresa en la urna, este gobierno le queda eternamente agradecido. Al margen de esta ley, obviamente, quedan todas las manifestaciones de loa y glosa del régimen, como las promovidas por sectores católicos o deportivos, exentas de multas, identificaciones y violencia institucional. Así lo mandan Dios, la UEFA y la FIFA, las tres religiones mayoritarias del reino.

Fernández reprime los botellones, que dañan a la industria del garrafón pagadora de impuestos; el autocultivo de marihuana, que no genera impuestos como el alcohol o el tabaco; la prostitución, que compite en sumisión con el católico matrimonio del arzobispo granadino; el uso del láser, que distrae a los conductores de los cientos de vallas publicitarias que colorean el paisaje. Sus compañeros de gobierno no aceptarán que reprima espectáculos públicos donde se maltratan animales, y se lo enmendarán porque su partido defiende a capa y espada el toreo, promoviendo y subvencionando donde gobierna no sólo el maltrato, sino también la tortura y la muerte animal. El maltrato humano tiene prioridad.

Anuncios

15 comentarios el “Ley de la patada en la boca

  1. […] Una familia sin recursos que muere por alimentarse de productos en mal estado; la franquista “ley de la patada en la boca”; la famosa pregunta del referéndum por la independencia en Catalunya, la vergonzosa actitud de los […]

    Me gusta

  2. John Lessone dice:

    Hasta 600.000 € por convocar manifestaciones por redes sociales… surrealista. Es como el navajero que viene y te atraca: “como rechistes encima te pincho”. Sencillamente I.N.T.O.L.E.R.A.B.L.E. Menuda cúpula de tiranos y déspotas nos ha tocado, peor que la peor de las plagas, porque no hay visos de cambio. Y encima la intención de voto dice que tenemos para rato. Eso es lo que realmente acojona… Resistir? Si, pero hasta cuando?

    Me gusta

  3. […] patada en la boca’ es el paradigma de lo que representa la democracia para este gobierno infame. Verbarte en su blog ‘Apalabrado’ y Rosa María Artal en ‘El Periscopio’ dicen todo lo decible en sus magníficos artículos […]

    Me gusta

  4. juanlu dice:

    Otra patá en la boca a la Democracia, o asi la llaman algunos…
    Para cuando van a endurecer leyes contra la corrupción, el fraude fiscal etc..? sigo sin entender que no salgamos a la calle de una puta vez, que mas tiene que pasar? Por qué seguimos consintiendo?

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Salir, salimos; poca gente para la que hay en el país, pero salimos. Cifuentes y Fernández Díaz llevan dando patadas en la boca, y vaciando algún ojo de un disparo, desde que ocuparon el cargo. Ahora dan un paso adelante para legitimar el terror callejero de una policía obediente y sumisa como un doberman.

      Salud.

      Me gusta

  5. madamebovary dice:

    Bueno, están en lo suyo. Hoy se plasma el feliz acuerdo (¿reparto?) de los miembros del Poder Judicial, y al parecer todos contentos. El ministro da forma a la sustancia servil y totalitaria que tan eficazmente ha calado en una especie de ciudadanía debidamente docilizada por el miedo y la incultura. Es verdad que quedamos quienes no tragamos. De vez en cuando nos vemos cuando nos llaman, al menos así compartimos la melancolía, los recuerdos, nos preguntamos por los hijos, los nietos, y gritamos con nuestras voces cascadas. Un abrazo

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      El reparto del poder judicial, el reparto del poder económico, el del financiero… A nosotras nos queda el reparto de las migajas y la calle, cada vez más acotada y reprimida, pero es nuestro sitio, el lugar de nuestra dignidad.

      Salud.

      Me gusta

  6. edumenorca dice:

    La deriva FASCSTA del Partido Popular es un HECHO . Contra un Gobierno corrupto e ilegal es necesaria la DESOBEDIENCIA CIVIL : RESISTENCIA !!!

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Me temo que la obediencia civil está en el origen de su llegada al poder y de la deriva que está tomando. Somos pocas las personas que alzamos la voz insistentemente y eso les da fuerza. La inmensa mayoría de los españoles, aunque no estén de acuerdo con el gobierno, permanecen en sus casas a la espera de que la “cosa” cambie por sí misma o que aparezca bajando del cielo un mesías salvador.

      A pesar de todo, es imprescindible la resistencia.

      Salud.

      Me gusta

  7. Pennship17 dice:

    Muy acertado el comentario. “Ley de la Proteccion de la Segurida Ciudadana!” Hay que ver la ironia del nombre! Si es que esta gente dell PP no tiene verguenza ni la ha conocido en su vida. La Proteccion del ciudadano empieza por una educacion de calidad y asequible, un acceso gratuito a unos servicios sanitarios eficaces, una compromiso para la proteccion del medio ambiente y de los recursos naturales, unos derechos civiles y democraticos garantizados, y la confianza de que la justicia es igual para todos, y que no se daran abusos institucionales. La Proteccion del ciudadano empieza tambien porque los banqueros (estafadores), los politicos (corruptos), y los empresarion (avariciosos y deshonestos), en definitiva los privilegiados que se ha beneficiado ilegalmente de los sacrificios y sufrimientos del pueblo y deberian de ser ejemplos para este, paguen de forma ejemplar sus deudas a la sociedad y cumplan con rigor sus condenas penitenciarias correspondientes. Proteccion y seguridad de la poblacion se solidifican con la justicia y la oportunidad para todos. En lugar de esta seguridad real, los cachorros de Franco usan las estrategias mas modernas del marketin para vender las pociones venenosas del pasado. Represion y carcel para el pobre, dinero e inmunidad para el rico. Cuando se va a dar cuenta de este anacronismo y bochorno la mayoria de la poblacion espanola que sufre este martirio? Cual es el limite? Cuando van a decir: Hasta aqui llegamos! Y actuar consecuentemente y cortar esta infeccion de raiz?

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      En España cuela todo. La comida rápida se entiende como saludable; las pulseras magnéticas se venden por millones; las camisetas de fútbol venden má que la literatura; la gente hace cola en programas de tarot; y en cada hogar hay una estampa o figura de algún santo o virgen.

      Creo que este país es en el que más ha calado el individualismo consumista y el egoísmo insolidario de todo occidente.

      Salud.

      Me gusta

  8. Juan dice:

    Cuando muchos proponen una reforma constitucional, me entra cierta preocupación. Es cierto que la Constitución vigente tiene muchos aspectos muy mejorables pero con una mayoría parlamentaria como la actual y una sociedad ausente, me temo lo peor.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Actualmente, cualquier reforma de la Constitución estaría supeditada a las necesidades vitales de la población que aceptaría incluso un artículo que diera prioridad a banqueros, empresarios y religiosos en los asientos del transporte público.

      Vivimos un extraordinario momento político en el que comprobamos que la mentira puede triunfar. Otros lo hicieron antes y ya nadie recuerda los guetos, los grilletes en la recogida de algodón o la ley de fugas.

      Es preocupante que un partido como el popular siga teniendo apoyo social.

      Salud.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.