Europa, España y la extrema derecha

ultraspana

La Gran Depresión de 1929 produjo un periodo de crisis económica, social y política en Europa acentuada por su reciente salida de la Primera Guerra Mundial. En Alemania, Hitler gobernaba gracias a su habilidad propagandística para canalizar el descontento y la economía y la industria encontraron en él un elemento amigo para su reestructuración y crecimiento. Moderada la inflación y frenado el desempleo, Hítler aprovechó el “milagro” para modelar a las seducidas masas con su oculto programa de racismo, belicismo y totalitarismo conocido como nazismo.

Como en el 29, Europa vive hoy un periodo de crisis perfectamente orquestada por la industria y las finanzas, con idénticos visos de estafa, que también ha producido descontento social. La manipulación y la propaganda han señalado, como hizo Hitler, a los mismos enemigos de entonces, débiles enemigos desamparados a quienes se les ha otorgado un estatus peligrosidad social y de inferioridad previo a su aniquilación. Vuelven a ser la inmigración, las minorías étnicas y los descontentos con el sistema, dianas asequibles y prescindibles.

Como en toda crisis, la planificación económica se acompaña de planificación política. La acción de la troica, encaminada a diezmar lo público en beneficio de lo privado, es escoltada por una acción política que fija sus objetivos en un autoritario control de los derechos y las libertades cívicas, paso previo al totalitarismo. La vieja Europa, saturada de recia y contundente propaganda, entrega sus votos y sus esperanzas a partidos de extrema derecha que ya han dicho cómo hay que pensar. Los resultados son alarmantes, el de Marine Le Pen en Francia es el último.

Soflamas xenófobas, exacerbación antiizquierdista y germinación de nacionalismos patrios con mayor o menor extensión, calan en un electorado maltratado por la banca, la élite empresarial y la política a su servicio. Este derechista caldo de cultivo se condimenta con recetas tradicionales que le dan un inocente sabor a incienso: aborto, cristos, homosexualidad, vírgenes, caridad, santos y fe ciega en general. El plato para un nuevo estallido mundial, de nuevo en Europa, está servido y las colas para ingerirlo son muy largas.

España, siempre diferente y a cubierto de la modernidad, lleva la cosa como ha hecho a lo largo de su historia. Predicadores de la TDT y de la prensa extremista como Paco Marhuenda, Miguel Ángel Rodríguez, Salvador Sostres, Jiménez Losantos, Antonio Jiménez, Javier Algarra o Alfonso Merlos ofician a diario ceremonias de exaltación ultra. La jerarquía católica agita las aguas democráticas para hacer caja y engrosar el rebaño. Y todos juntos asisten a una beatificación masiva con presencia de la ultraderecha política instalada en el gobierno.

Los nacionalismos catalán y español escenifican un enfrentamiento absurdo, estemporáneo y vacuo cuyo trasfondo no es otro que propiciar enfrentamientos civiles. España ha entrado en la áspera y peligrosa senda por la que transitan el galicismo de Le Pen o el helenismo de Amanecer Dorado, vereda de odio y violencia flanqueada de bates de béisbol y totalitarias simbologías excluyentes. El partido que gobierna el país no le hace ascos, aplaude en la intimidad y, ante la grave situación que vive España, el Mesías Aznar se insinúa como agitador salvapatrias. Su amenaza tremendista, su populista “o yo o el caos”, es un perverso y siniestro aviso totalitario nada ajeno a las raíces de su partido.

Las bestias financieras han hecho caja y parecen contentas con el mísero esclavismo impuesto a la población. Las fieras políticas buscan con hocico dentado los tuétanos ciudadanos. La extrema derecha avanza en Europa y en España. Avisar, avisan.

Anuncios

10 comentarios el “Europa, España y la extrema derecha

  1. Ytumas50 dice:

    Están atomizando a la izquierda y exacerbando los nacionalismos. Su estrategia para desanimar a los votantes del PSOE y que estos opten por la abstención, en lugar de votar por otro partido de izquierda, puede funcionarles. Al mismo tiempo están dándole palos al avispero de la xenofobia y la intolerancia con el diferente. Los votantes de izquierda debemos fijarnos como objetivo único sacar a esta gentuza del poder y dejarnos de discutir entre nosotros.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Dialogar, que no discutir, es siempre bueno. Otra cosa son los deseos mezquinos e infantiles de ensarzarse en los matices olvidando las esencias, que es el gran pecado de la izquierda. El gran problema de este país es que la referencia izquierdista se vició hasta desaparecer cuando el PSOE se propuso y consiguió en destruir todo lo que hubiera a su izquierda para posicionarse como partido de centro (eufemismo de derecha) con apellido batardo de izquierda.

      Está tan complicado el panorama como en EEUU, donde sólo existe la derecha moderada de Obama, la derecha republicana y la ultraderecha del Tea Party.

      Hay que conseguir que el voto gire hacia posiciones izquierdistas reales.

      Salud.

      Me gusta

  2. félix dice:

    Este país nuestro ha decidido no recuperar la memoria.
    Esta situación solo nos puede llevar a repetirla.
    ¡en ello estamos!. Los que estaban disfrazados con pieles de cordero, ahora se sientan a la mesa del consejo de ministros proclamando las maldades del populacho e imponiéndole unas nuevas leyes, que les lleven a la cárcel más fácilmente.o que impidan a las mujeres decidir sobre sus cuerpos.
    Al parecer nada dicen esas leyes de las penas que han de sufrir aquellos que se llevan el dinero de los trabajadores, o que los explotan.
    Todo esto forma parte de un engranaje perfectamente engrasado.
    Los de a pie, espero que no todos, estamos afectados por una enfermedad paralizante, el miedo, que impide que nos enfrentemos a un enemigo perfectamente identificado.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      La ley, en este país, es un catálogo completo de varas de medir. Los cuellos blancos delinquen a sus anchas y se van de rositas, defraudan y son amnistiados, roban y son indultados, La mayoría de los banqueros y empresarios son agraciados con rescates y privatizaciones mientras el pueblo es achicharrado con impuestos y estafas de lo más variado.

      Lo peligroso sigue siendo que tratan de volver a los tiempos del yugo sobre los hombros y el derecho de pernada sobre la dignidad.

      Me gusta

  3. madamebovary dice:

    No los veo con camisas y fanfarrias: no las necesitan. Se alimentan del miedo y la insolidaridad, y se apoyan en ese producto social llamado ‘masa’. La extrema derecha anida en mentes y corazones de gentes que echan de comer a las palomas, acarician a sus niños y te dan los buenos días con una sonrisa. Ése es su mayor éxito.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Como el diablo, cuyo mayor éxito era que la sociedad piensa que no existe. En el cao del diablo, al menos, no existe; el caso de la ultraderecha es peor.
      Salud

      Me gusta

  4. Otro gallo nos cantaría si no nos dejásemos manipular. dice:

    “La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados”. Groucho Marx.
    Lo triste y peligroso es el eco que encuentran entre los redileros toda clase de ismos, por más fanáticos e irracionales que sean.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Y cuando los -ismos se publicitan entre miseria, hambre y dolor, el eco queda atrapado en los cerebros y los atora impidiendo cualquier pensamiento propio y racional.

      Salud.

      Me gusta

  5. Ni patrias, ni banderas... Que les den. dice:

    El ser humano es el único estúpido animal que tropieza reiteradamente con el mismo pedrusco.
    Hay que ser idiota redomado para creer que algún político, partido o ideología, por lo demás, trasnochadas y más que vistas, vayan a resolver algo.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      En el caso de España, cabría afirmar que, además, el pedrusco va metido en el zapato. Algún político, partido o ideología resolverán todo a su favor como llevan haciendo desde los albores de la humanidad. No le quepa la menor duda.

      Salud.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.