Tontos de capirote

capirote

Se veía venir. Que nadie se asombre. La ciudadanía española es tonta de capirote según un informe, uno más, que sitúa a España en el último vagón de cualquier tren que circule por el planeta, con la excepción puntual de algunas disciplinas deportivas. España hace poco tiempo que abandonó la alpargata como medio de transporte y de progreso y hoy se permite alardear casi únicamente de los triunfos deportivos alcanzados por una élite utilizada masivamente para anestesiar la realidad.

Una concienzuda prueba ha servido para presentar unos resultados que son notorios y evidentes para cualquiera que observe el devenir cotidiano de este país. No hay más que ver las reacciones de los políticos para que la moral se arrastre por el suelo al comprobar que estamos representados por la flor y nata de la estulticia nacional. Para el PP, la culpa es del PSOE; para el PSOE la culpa es del PP. Y tú más. Si el Congreso tuviese rincones, deberían ocuparlos sus señorías con sendos capirotes y orejas de burro.

Que el español medio es tonto lo acreditan los resultados electorales de las dos últimas décadas, pues siguen llenando sus alforjas los mismos lelos que han mentido y sisado reiteradamente legislatura tras legislatura. Por comunidades autónomas también es representativo el pulso de las urnas para determinar el escalafón de la idiotez entre los españoles. No hay más palurdo que quien vota a un inepto y así se ha llegado hasta aquí, hasta hoy, entre votos nulos, blancos, cautivos, ciegos, útiles y majaderos, que también hay votos majaderos.

Nada deben extrañar los resultados de PISA en un país que se educa con bazofia televisiva emitida desde canales ceporros, canales zopencos y una TDT estúpida y peligrosamente mentecata. Un país que adora a personajes tipo Belén Esteban, Paquirrín, Jorge Javier o Jordi González, que eleva las audiencias de Gran Hermano, Sálvame o El gato al agua, es un país genéticamente derrotado, un país con un problema más clínico que educativo. El consumo de telebasura deforma los cerebros y los convierte en papeleras, contenedores o letrinas, según las horas desperdiciadas ante la pantalla y el tipo de programa seleccionado.

Hay que preguntarse si para la tabulación de los resultados se ha tenido en cuenta que el segmento de población mayor de 50 años disfrutó de un sistema educativo tan exclusivo y excluyente como el que propone Wert con su reforma y el Partido Popular con sus recortes. Hay que preguntarse por qué no se han incluido preguntas o problemas relacionados con la religión o con el fútbol, parcelas del conocimiento en las que España hubiera arrasado. Y hay que preguntarse por qué, a diferencia de los países punteros, los políticos patrios meten continuamente las pezuñas en el sistema educativo.

Es lógico que, en un país de bobos contrastados, se trate a la población con la estúpida arrogancia que desprenden Rajoy, todos y cada uno de sus ministros y su coro de aduladores. Montoro habla desde una cátedra de necedad, Báñez desde el atril de la simpleza y Gallardón desde el púlpito de la sandez. Rosell es la estupidez personificada como Rouco es la memez santificada. Marhuenda, Losantos, Sostres, Moa y tantos opinadores oficiales componen una corte de ignorancia elevada a la categoría de despropósito.

Ante este panorama, la población silenciosa, el pueblo sumiso, la gente derrotada, otorgan al bipartidismo una lucidez que no le corresponde. PP y PSOE lo saben y por ello insisten en unos mensajes y unas actitudes cercanas al cretinismo. En cuatro años hemos pasado de la negación de la crisis/estafa por parte de Zapatero a la conversión de la misma en una negra realidad a la que Rajoy se refiere como “superación”. Si se sigue votando mayoritariamente a estos despreciables personajes es que el pueblo ha dejado de ser tonto de capirote para convertirse en orate perdido.

Anuncios

17 comentarios el “Tontos de capirote

  1. félix dice:

    Este país solo cambiará a peor, como por el momento está demostrando este gobierno absolutista, que no democrático. que gracias a la connivencia de gran parte del personal nos está devolviendo a los tiempos de la alpargata.
    Lo del informe PISA me parece una mera anécdota, porque si unimos el déficit del antedicho informe a la incapacidad para recordar la historia mas reciente es que nuestra tontería roza la imbecilidad aproximándose a la idiocia
    Recuerdo los años en que aquí estábamos bajo otra dictadura, en la cual la programación cultural por excelencia era un partido de máxima rivalidad el 1º de Mayo. Así se evitaban los disturbios en la calle, continuamos en la misma línea salvo que ahora tenemos fútbol todos los días
    Hubo un tiempo en que pensé que los políticos se cuidarían de tomar medidas agresivas contra la población porque corrían el riesgo de encontrarse a esta en la calle, pero ni está ni se la espera, a pesar de los tres millones de hambrientos declarados.
    Aprovechando esta tribuna manifiesto mi mas absoluta perplejidad cuando se habla de deuda externa, deuda de PIB, etc, y nadie se ha molestado en explicar a los y las paisanos/as de este país, entre otras razones está así “gracias” a la modificación de la Constitución estableciendo el el pacto de estabilidad que supone ni mas ni menos que independientemente de lo que pase lo primero que hay que hacer es pagar la deuda . Y esa es una de las claves de la crisis, el pueblo se morirá de hambre, pero las grandes cifras cuadran
    De pronto nos encontramos con la privatización de la sanidad, y nos echamos las manos a la cabeza, y decidimos salir a la calle, menos mal. Sin embargo nadie nos ha contado, que a esta situación se ha llegado con la connivencia de todos los partidos parlamentarios a excepción de IU y BNGA. En cuanto a la enseñanza, la Edad Media está a la vuelta de la esquina.
    Sigamos en esta línea, que es la que los partidos en el poder PPPsoe es lo que quieren.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Poco consuelo es comprender por dónde se mueven las cosas y comprobar que los intereses de una mayoría dependen de una clasificación para un mundial de fútbol.

      La élite política de este país es de las más satisfechas del mundo porque ven continuamente que la gran mayoría de la población se resigna a sus políticas acomodada en el sofá de casa y les sigue votando mayoritariamente, hagan lo que hagan.

      Me gusta

    • Este país no tiene solución... dice:

      Laboralmente ya estamos en la Edad Media, con una reforma laboral en la que, en lugar de establecerse derechos y obligaciones para ambas partes, (trabajadores y patronos), se ha instaurado un sistema de esclavitud, que el empresariado cutre y caciquil patrio está aprovechando hasta las últimas consecuencias.
      Por lo demás, la historia, tozuda ella, se empeña en demostrarnos lo que parece ser el sino de este país: Un paso hacia adelante y dos hacia atrás…

      Me gusta

      • Verbarte dice:

        Es de un optimismo agradecible pensar que este país es capaz de dar algún paso hacia adelante de forma racional y voluntaria.

        Me gusta

      • Este país no tiene solución... dice:

        No es cuestión de optimismo. Cuando en algún momento de la historia se ha intentado poner al país en el lugar que le corresponde (un paso hacia adelante) han llegado los de siempre para “poner orden” y lo han llevado dos pasos hacia atrás, o sea, peor que al principio…

        Saludos.

        Me gusta

      • Verbarte dice:

        Si entendemos 50 años como medida para el paso atrás, de acuerdo.

        Salud

        Me gusta

  2. pedro dice:

    No nos extrañemos de la nota académica de la población española, pues es directamente proporcional a la inteligencia de sus gobernantes y, la muestra es, la manera de hablar de los problemas a través de los medios del Sistema. Un insulto a la inteligencia de los libre pensadores. ¿ Esta es la “MARCA ESPAÑA” que quieren vender?. Para morirse de vergüenza, morirse o exiliarse antes que decir fuera de nuestras fronteras que uno es español.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Esa Marca España se ha devaluado marcando un hito histórico en la historia del marketing y la publicidad. Es un ejemplo claro de cómo se deprecia en el mercado un producto por el simple hecho de colocarle una etiqueta que daña más que beneficia.

      Han pretendido vender España como la Cocacola y se han encontrado que el refresco nacional no tiene más que burbujas y un azúcar de tan pésima calidad que daña los organismos aún sin consumirlo.

      Hace tiempo que sospecho de mí misma, porque no me identifico con nada de lo que nos venden como España: ni su bandera, ni su cultura, ni sus creencias ni nada que huela a esa España cainita que están resucitando a marchas forzadas.

      Es una pena que se nos vuelva a negar decidir nuestro propio destino y nuestras propias identidades.

      Me gusta

      • félix dice:

        A mi me sucede algo parecido, tengo la impresión de pertenecer a la minoria silenciosa, cuando está en casa pero alborotadora y callejera que a veces llega a pensar si es mejor vivir en el mas absoluto analfabetismo social, económico y político.
        Sin embargo considero que tendremos que quedar algun@s de a pie, que leamos nos informemos, participemos y seamos capaces de debatir y compartir las opiniones de aquellos que no imponen sus puntos de vista, sino que los argumenten.

        Me gusta

      • Verbarte dice:

        Aquello de que es preferible morir de pie que vivir de rodillas.

        Me gusta

      • Jose Cobde dice:

        Hace tiempo que sospecho de mí misma, porque no me identifico con nada de lo que nos venden como España: ni su bandera, ni su cultura, ni sus creencias ni nada que huela a esa España cainita que están resucitando a marchas forzadas.

        Yo siento lo mismo y no me duele nada. Que penita!!!

        Me gusta

      • Verbarte dice:

        ¿Se estará llenando España de Alberts Pla? Lo cierto es que los defensores de la patria grande y libre están desatando una verdadera náusea en la población. Somos muchas las personas que identificamos al partido del gobierno, a la bandera y al himno nacional con lo que realmente representan: la España cainita y aniquiladora de derechos y libertades.

        Salud.

        Me gusta

  3. John Lessone dice:

    Poco más se puede añadir. Pues eso, que con tanto tonto suelto no hay posibilidad alguna para el cambio. Para que haya un cambio en política hace falta previamente un cambio de mentalidad colectiva, y eso es lo que realmente acojona, darse uno cuenta de que no, que el personal no está por la labor. Los de arriba lo saben mejor que nadie. Se deja de votar al PP para votar al PSOE, y se deja de votar al PSOE para votar al PP. Triste condena…

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Los cambios en este país, triste constación de las últimas décadas, suelen ser a peor. No hay abogado que nos libre de la condena.

      Me gusta

  4. Tienes toda la razón, pero en lo referente a la telebasura yo siempre he pensado que si en vez de porquería las televisiones emitieran programas de calidad, que perfectamente podrían ser de contenido cultural, las audiencias también serían elevadas. Las cadenas se excusan diciendo que esa es la programación que les pide la gente, pero ¿acaso han probado otra cosa? Por citar un caso de éxito radicalmente opuesto a la telebasura: ‘Salvados’.
    Saludos

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Es así, Benjamín. Las cadenas de TV juegan en el mismo equipo que el poder y hacen el trabajo sucio. Recuerdo el programa (hay muchos más ejemplos) La clave de J. L. Balbín que era un monumento de entretenimiento, debate y pedagogía ciudadana. Comparando lo que tenemos hoy (excepto ejemplos como salvados) me doy cuenta de hasta qué punto educa la TV y hastá que nivel hemos descendido social e individualmente.

      La televisión es dinero, dinero, dinero, dinero… y anestesia para sus gestores y para el poder político.

      Salud

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.