Wert: el toro que no cesa

lomce

El señor ministro de educación siente que tiene cuernos, dos orejas y un rabo, amén de cuatro patas de las que se sirve, además de para caminar, para hacer algo parecido a pensar. No lo dice una servidora, sino que lo dejó caer él mismo en la recepción celebrada en el senado para conmemorar el 34 aniversario de una Constitución que su partido está corneando en la femoral de los derechos ciudadanos: “Soy como el toro bravo que se crece con el castigo”. Está crecido, sí, de astas que le dan un aspecto demoniaco a su ya siniestra figura.

Los destrozos causados por el ministro astado son para trasladar el sistema educativo directamente a la UCI de un hospital público, si quedara alguno tras la faena de los monosabios del ministerio de sanidad. El almacenamiento de alumnado en las aulas y las carencias de docentes en colegios e institutos se ha podido comprobar en el inicio de un curso con 80.000 alumnos más y 20.000 docentes menos. A pesar de todo, está satisfecho el ministro porque aún queda espacio libre en los pasillos de los centros ante eventuales complicaciones.

El ministro ha decidido dejar sin ayudas para material didáctico a casi 600.000 familias y a otras 25.000 ya las dejó sin beca el año pasado porque el ministro considera que les sobra el dinero. Para Wert, la cuestión es bien simple y no tiene nada que ver con los recortes ¿para que necesita un repartidor de bollería la licenciatura de empresariales? Capricho, estudiar es un capricho y los empresarios de este país, entre las cornadas de Wert y las de Báñez, están contentos, atendidos y bien servidos con lo que hay. No hacen falta más estudiantes, a no ser que los solicite Merkel.

Se crece el ministro con las protestas y no duda en colocarse la montera, atarse los machos y convertirse en torero por un día para incitar a la marea verde a hacerle una protesta como la chilena o la mejicana, como Dios manda. Con dos cojones” le ha faltado decir, que no pensar, seguramente con la testuz puesta en los subalternos Fernández Díaz y Cifuentes que saben cómo cornear con saña a la ciudadanía brava y rebelde. Si se radicalizaran las protestas, no faltarían Aguirre, Cospedal o cualquiera de la cuadrilla para señalar a los manifestantes como comunistas radicales y tal vez Gallardón señalaría a la República como culpable de todos los males de España.

Hoy se ha despachado el cuadrúpedo de educación afinando que la protesta anunciada para el 24 de octubre es política. Un cerebro bovino no da para mucho más. Ideológica, que no política, es su reforma, sus recortes y su concepto de la educación, pura ideología nacional catolicista de la prestigiosa ganadería franquista que pasa por una etapa de sobreproducción. Catecismo evaluable, Educación del Espíritu Nacional como materia transversal y, por supuesto, los niños con los niños y las niñas con las niñas, de la castidad y la abstiencia al cielo.

Es preocupante la fijación tan extrema que muestra Wert, ministro de Educación, Cultura y Deporte, hacia los toros. En plena crisis, en pleno desmantelamiento de la educación y de la sanidad públicas, en pleno ocaso inducido de la RTVE, no son pocos los ayuntamientos y diputaciones gobernadas por el PP que hacen un esfuerzo sobrehumano para subvencionar museos o celebrar eventos taurinos. Se han gastado un dineral para televisar una corrida los mismos que no encuentran dinero para adquirir los derechos de retransmsión de la última final de tenis ganada por Nadal, por ejemplo.

Wert es el digno sucesor del toro de Osborne en los paisajes patrios y su silueta merece ser estampada en banderas rojigualdas para que los cachorros de las Nuevas Generaciones las enarbolen en lugar de las franquistas. Los saludos e himnos son más difíciles de sustituir, aunque este sucesor de José María Pemán al frente de la educación española es capaz de crear una letra para el himno y, si se tercia, depurar al profesorado español. No le demos ideas.

Anuncios

4 comentarios el “Wert: el toro que no cesa

  1. Estoy atento a ver cuándo alguno de la secta que gobierna recupera otro de los santo y seña de sus añorados referentes ideológicos: el contubernio masónico… Es que estoy leyendo ‘El holocausto español’, de Paul Preston, y es para temblar el comprobar la proximidad ideológica que guardan con Pemán y compañía. Verdaderamente inquietante. Saludos.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      ¿Recuerdas lo de “esto es una causa general contra el PP”? Pues más o menos viene a ser parecido. También lo utilizaron “los otros” unas semanas después.

      Salud

      Me gusta

  2. jcromero dice:

    Esta noticia, la que hace referencia a que unas 600.000 familias se quedan sin ayudas para el material escolar y a la reducción de becas, es muy dura. Dura y bochornosa por lo que significa y cuando sabemos que el Gobierno ha concedido ayudas multimillonarias a la banca que no se espera recuperar. Tenemos un Gobierno que prefiere ayudar a la banca y postergar a la Educación o la Sanidad y conformamos una sociedad dispuesta a recibir tantos castigos como desee imponernos estos gobernantes.

    Tengo suerte de vivir en una comunidad donde algunas de las decisiones de “este torito bravo” que tenemos por ministro quedan compensada. En Andalucía los libros de textos son gratis en la Educación Primaria y la Secundaria.

    Me gusta

    • Verbarte dice:

      Con este gobierno todo es triste. El tendido de sombra está copado por banqueros, sacerdotes y empresarios. Como en los viejos tiempos de su generalísimo antecesor.

      Me gusta

Los comentarios están cerrados.