Carta plebeya a S.M. el Rey.

La carta que a continuación se expone es una interpretación casi literal e irreverente de la publicada por Juan Carlos en la web de la casa real. Recomendable leer antes la escueta nota firmada por el rey.

No soy la primera, y con seguridad no seré la última ni la única entre el pueblo español, que piensa que, en la difícil coyuntura económica, política y también social que atravesamos, es imprescindible que interioricemos varias cosas fundamentales.

La primera es que sólo superaremos las dificultades actuales cuando los gobernantes actúen unidos al pueblo que les vota, cuando caminen junto a ese mismo pueblo y no junto a los mercados, cuando escuchen nuestras voces, y cuando los remos se muevan espontáneamente y no a golpes con el látigo de siete colas. Estamos en un momento decisivo en el presente de Europa y de España y todo indica que políticos y financieros, con su mejestuosa bendición, sólo buscan arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar. En estas circunstancias, lo peor que pueden hacer desde Moncloa y Zarzuela es dividir al pueblo, alentar la sumisión, perseguir a quienes luchan por las quimeras constitucionales, ahondar en las heridas que la crisis nos produce. No son estos tiempos buenos (ningunos le parecen bien para estos menesteres) para escudriñar en las herencias de la dictadura ni para debatir si son democráticas las hienas que amenazan el modelo de convivencia de su pueblo, que no el suyo. Son, por el contrario, los más adecuados para la acción decidida y conjunta de la sociedad, a todos los niveles, en defensa del modelo democrático y social que entre todos hemos elegido. En esto último le doy toda la razón, pero no le he visto jamás reunirse más que con políticos, empresarios y sindicalistas en busca de fotos.

La segunda es que, desde la unión y la concordia, hemos de recuperar y reforzar los valores que han destacado en las pocas etapas democráticas de nuestra compleja historia y que fueron mitigadas y disfrazadas en nuestra Transición. El trabajo es lo que nos están quitando para esclavizarnos, el esfuerzo raramente obtiene recompensa, el mérito es un derecho exclusivo para quienes ostentáis inmerecidamente el poder, la generosidad nos está salvando de la ruina, el diálogo ha sido silenciado por el actual gobierno, el imperativo ético ha desaparecido hasta de su propio palacio, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general creo que no concuerda con el 2% que han recortado del presupuesto de su real casa, la renuncia a la verdad en exclusiva es algo que sólo se exige al pueblo.

Son esos los valores que la sociedad debe sanear para sobrevivir, la sociedad que queremos ser y en la que queremos estar sólo se puede conocer si se pregunta al pueblo y se le escucha.

Comprendo la inquietud que los acontecimientos plebeyos puedan trasladarle a usted y a su familia, pero permítame decirle que no puedo considerarle uno de los nuestros porque, sencillamente, no lo es. Usted, majestad, está por encima de las urnas y eso no es democracia. Usted, majestad, tiene quien le escriba sus discursos pero no, como yo, quien le escriba su presente y su futuro.

Salud y res pública, majestad.

Anuncios

6 comentarios el “Carta plebeya a S.M. el Rey.

  1. Chelo dice:

    Felicidades has expresado muy bien el sentimiento de muchos. Gracias.

    Me gusta

  2. muy buena respuesta, magistral más bien, quiero pedirte permiso para publicar la carta en la web de Republicanos Catalunya, para su difusión a lo largo de las redes republicanas. SyR

    Me gusta

  3. francisco luis dice:

    totalmente de acuerdo con lo escrito. La monarquía y la iglesia, siempre han remado a favor del viento que más les ha favorecido. Ejemplos hay en la historia que lo demuestran. Surgen, deaparecen y vuelven a resurgir. Son elementos de poder que siempre estarán por encima de lo que predícan defender, del pueblo. Cansados nos tienen de querer demostrar lo que no son y mientras la sociedad,el pueblo, no despierte estos oportunistas reyezuelos y eclesiásticos de sotana manchada de corrupción no dejarán de existir para desgracia nuestra.

    Me gusta

  4. Daniel dice:

    Nada que replicar verdades como puños,solo que del pueblo quieren nuestro dinero y nuestros votos.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.