Espejos y urnas

Espejos

La literatura utiliza los espejos como recurso narrativo para explicar realidades supeditadas a interpretaciones personales de lo colectivo, a la conjetura, a la especulación. Las personas tienden a observar la realidad con lentes porque sospechan de sus propios ojos cuando lo percibido no se ciñe a sus antojos. Este vicio social se adquiere desde la holgazana costumbre de cambiar el cristal con que se mira, actitud más cómoda que cambiar la realidad cuando disgusta.

En cada hogar español hay un espejo al que ya no se pregunta quién es la más guapa porque la fealdad de la vida se asume como si de la propia piel se tratara. El maquillaje de ficticia opulencia de hace unos años se ha desvanecido y el espejo sólo refleja rostros cárdenos por la escasez y arrugas de vacíos bolsillos en el mejor de los casos. La realidad es la cantinela de penuria que contaban los abuelos y la madrastra ha hecho emigrar de su reino, una vez más, a Blancanieves.

Sin que nadie le interpele, el gobierno asume el papel de espejo y repite obstinadamente que España es de nuevo la más guapa del mundo, la envidia del universo. El trucado espejo del PP insiste en responder que el país se ha recuperado y que no hay que mirar la lividez cadavérica de la economía doméstica sino la sonrojante lozanía del IBEX 35. En el cesto, la manzana envenedada de la banca destella entre las corruptas manzanas del gobierno y la oposición.

Parte de la ciudadanía, consciente de que el espejo engaña, ha decidido traspasarlo para ver con sus propios ojos cómo es esa realidad. Al igual que Alicia, ha descubierto que al otro lado del espejo las cosas funcionan del revés: el pueblo rescata a la banca a costa de su privatizado bienestar, la creación de empleo se reduce a pan para hoy y hambre para mañana y los derechos caminan desde adelante hacia atrás.

Los sueños son realidades inexistentes que dan forma a la vida cotidiana. Alicia nunca supo si la experiencia al otro lado del espejo fue su propio sueño o el del Rey Rojo, un matiz que separa la placidez onírica de la pesadilla. El sueño del salario justo y del trabajo como derecho fue hecho realidad por los españoles, una pesadilla para la patronal. Hoy, las reformas laborales cumplen el sueño de la CEOE y convierten en pesadilla la vida del trabajador.

La democracia establece que las urnas han de reflejar la voluntad popular y así lo entendía la ciudadanía cuando votar en España era una utopía prisionera de un régimen militar. Muerto el perro, el pueblo se lanzó a las urnas con ilusión adolescente para descubrir poco a poco que el cristal donde se deposita el voto devuelve grotescas imágenes, como los espejos del callejón del Gato en Luces de Bohemia. La voluntad popular no se refleja en el espejo del bipartidismo.

Las urnas son espejos deformantes que devuelven al electorado la imagen del FMI anunciando que la vejez es un riesgo financiero, que la dignidad es un lastre para crear empleo o que la baja laboral convierte al trabajador en herramienta desechable. Las urnas son espejos a los que cada vez menos gente opta por asomarse porque mienten, manipulan y deforman la realidad. A este punto han llevado a la democracia los viejos y decrépitos cristaleros del PP y del PSOE. No trae mala suerte romper un espejo y cambiarlo por otro nuevo. Mala suerte es resignarse al espejismo.

Vacaciones de la dignidad y los sentimientos

vacaciones

Hasta no hace mucho tiempo, las vacaciones pagadas eran un derecho, en este país, que los maquilladores de la Historia atribuían al dictador Franco y su 18 de julio. Dada la querencia de la memoria por las vacaciones, conviene recordar que tal derecho se recogía en el artículo 46 de la Constitución Española de 1931. Así, el franquismo se apropió de un logro de la Segunda República que el neofranquismo vigente no ve con buenos ojos.

Hasta no hace mucho tiempo, el trabajo era un deber y un derecho de cualquier persona, recogido en la Constitución Española de 1978. Pero la Constitución está de vacaciones desde su entrada en vigor y sólo ha trabajado, desde entonces, dos días para hipotecar el bienestar con la ilegítima reforma del artículo 135. Es un sarcasmo su sanción el 27 de diciembre y su publicación el 29 para evitar el espíritu de los Santos Inocentes que la inspira.

Sólo renuncian a sus vacaciones quienes viven del trabajo ajeno –patronal, banca y gobierno– y no reposarán hasta que salarios y descanso sean un añorado recuerdo. Las castas parásitas están consiguiendo, reforma tras reforma, que la ciudadanía asuma una vida miserable en la que el sudor de la frente no basta para satisfacer las necesidades básicas. Hay cinco o seis millones de personas sin trabajo y el trabajo que se crea es competitiva esclavitud temporal y precaria.

El personal agacha la testuz como hacían los abuelos y bisabuelos ante la presencia del cacique en la plaza del pueblo para escoger braceros dóciles y ajustar cuentas a los insumisos. Cuando la memoria se va de vacaciones, la historia se repite con galas de novedad y modernismo, con impávido uniforme de rancia actualidad. El personal agacha hoy la testuz y se deja robar la injusta limosna empresarial por el tío de la luz, el de la gasolina, el del teléfono, el del IVA, el prestamista, el casero y, en última instancia, hasta el panadero.

Un país se pierde cuando concede vacaciones a la dignidad y la conciencia. Si alguien avasalla, la dignidad da un respiro a la persona ejerciendo su deber y derecho a la queja y, llegado el caso, al desagravio. La queja en diferido, la barra del bar como púlpito y los parroquianos como audiencia, la preferida por los españoles, provoca el aplauso de quienes llenan el BOE de vejaciones e invitan a otra ronda. Esteril queja, indignidad sumisa y enajenada conciencia de la mayoría silenciosa.

Cuando las vacaciones se conceden a los sentimientos, se pierde la humanidad. El drama nacional no exime de sufrir como propios los desastres exteriores, algunos de los cuales salpican de sangre la valla de nuestras fronteras. Las guerras de Siria, Irak, Ucrania o el permanente genocidio palestino, mal calificado como guerra, evidencian que los sentimientos están de vacaciones y se discute sobre sangre inocente en los mismos términos que sobre corrupción, “¡y tú más!”, opinando con falaces argumentarios ajenos, con poco o ningún sentimiento.

La memoria está de vacaciones y España no percibe que las condiciones sociolaborales impuestas por el Partido Popular son la misma partitura orquestada contra la República. La educación bélica concede vacaciones indefinidas a los sentimientos en el mismo limbo que la dignidad y la conciencia. El cóctel es veneno y el cura de los Jerónimos, el 18 de julio, ha tañido campanas de luctuoso sonido por todos conocido.

La España bolivariana de Rajoy

elPerich

Jugar con el lenguaje es peligroso y utilizarlo como arma puede ser contraproducente. En España, el Partido Popular habla de dictadura con preocupante ligereza y hasta se permite desligar al franquismo de su siniestro significado. A nada que alguien se muestra contrario a su pensamiento, proceden a la yerra y le aplican la palabra “dictadura” con verbo incandescente, a ser posible en la frente. Para el PP, medio país es ETA y el otro medio bolivariano.

Los fantasmas de la dictadura y el terrorismo son sus cebos preferidos para sacar del pantano político y social a cualquier especie que perturbe el ecosistema de carroñeras gaviotas y puños con agostadas rosas. Como en una dictadura, han sacralizado el pensamiento neoliberal y presentan como enemigo del régimen todo disenso, duda, o discrepancia. Floriano, Santamaría o Aguirre producen dentera intelectual al pronunciar la palabra porque suena a ellos mismos.

En la España bolivariana de Rajoy, se ha subrogado el interés general al particular de las élites dominantes. Parte del pueblo pasa hambre, aun disponiendo de trabajo, porque la mafia energética, la del ladrillo y la bancaria, extraen de su bolsillo más dinero del que la patronal está dispuesta a pagar por un trabajo. La diferencia con Cuba o Venezuela es que allí las tiendas están vacías, no como aquí, que se pasa hambre estando llenas. Una dictadura es, para ellos, un escaparate vacío.

En la España bolivariana de Rajoy, un militar accede a la jefatura del estado sin consultar al pueblo, por vía consanguínea, recibiéndola de su militar padre que la heredó de un sanguinario general. La notable diferencia con la dictadura cubana es que Castro derrocó al dictador Batista con el apoyo del pueblo y Franco aniquiló la democracia republicana con el apoyo de las élites que aún exprimen a España. Una dictadura es, para ellos, un barbado militar sin cetro ni corona.

En la España bolivariana, el gobierno ha secuestrado los medios de comunicación públicos por decreto, se censuran simples y jocosas viñetas (El Jueves) o no se publican (Huffingnton Post). La televisión bolivariana española es un duopolio en manos amigas del poder y en prensa y radio el libro de estilo lo escriben los grandes anunciantes con silencio y manipulación a la medida justa de sus intereses. Una dictadura es, para ellos, la voz de su amo si no es liberal.

La España bolivariana reprime con dureza la disidencia, la exhibición de símbolos estigmatizados y encarcela a manifestantes y sindicalistas. Su bolivariano ministro del interior persigue policial y judicialmente a desafectos en las redes sociales. La policía bolivariana española hace muescas en las escopetas, por cada ojo vaciado y testículo reventado, y en las porras, por cada brecha abierta, por cada cuerpo golpeado. Una dictadura es, para ellos, un estado policial sin dios que lo mande.

La España bolivariana no aparece, como Venezuela, en los informes de la ONU entre los países que más han reducido la pobreza y la desigualdad y tampoco, como Cuba, está libre de desnutrición infantil según ha certificado Unicef. La España bolivariana es el país de la OCDE donde más ha aumentado la desigualdad social y 2.306.000 niños padecen pobreza y malnutrición. Una dictadura es, para ellos, negar a la infancia hambrienta la ilusión de un McDonald’s.

La España del Partido Bolivariano Popular empeorará a nada que la condesa lideresa se haga con el poder. Ella condena las dictaduras que tan bien conoce por comerciar con ellas su bolivariano partido.

 

¡¡Rajoy: pasa el porro!!

porreros

Hay propuestas políticas, como la de legalizar el cannabis, que descolocan cuando son fomuladas por una pureta de la talla de Rosa Díez. Instantáneamente la sospecha da un brinco y la psicodelia estira el cuello para otear dónde está el truco, dado que en marzo de 2013 UPyD, PP y PSOE votaron en contra de una propuesta de ERC “para regularizar, en el plazo más breve posible, la producción, distribución y consumo de cannabis”.

UPyD necesita para las próximas elecciones generales la misma pócima mágica que su competencia directa, el Partido Popular, para vender su programa. La detención de los ediles populares Beatriz Rodríguez y José Antonio Gallegos con un kilo de marihuana o la presencia de la planta en el apartamento de la militante popular implicada en el asesinato de León son indicios de que en el PP se fuman porros habitualmente. La prueba irrefutable son las declaraciones de Mariano Rajoy y la cúpula del partido.

La visión idílica del país ofrecida por el presidente hace unos días, desligada radicalmente de la realidad, hace pensar que éste ha cambiado los habanos por petardos king size. Tal alucinación, propia de quien se quema las uñas apurando el canuto, sin pasarlo a nadie, sugiere que los bonsáis de Felipe González han sido sustituidos en Moncloa por plantas de Blueberry. La evasión de la realidad es muy evidente en el jefe del gobierno y va en aumento desde que viera hilillos de plastilina en los fondos marinos gallegos.

Uno de los efectos nocivos del THC, derivado de su deficiente administración o de su abuso, es la aparición de paranoias en quienes lo consumen. En la cocina del Campus de la FAES parece que a alguien se le ha ido la mano aliñando pasteles con más marihuana de la cuenta. Los efectos se han notado en todos y cada uno de los responsables del PP que han salido en tromba, los ojos rojos y la lengua de trapo, cargando contra Podemos y, por los síntomas, Aguirre se ha jalado, ella sola, con adicta gusa, un kilo entero de pastel.

Pero no todos y todas se han puesto hasta el culo de maría y hachís. Los hay que permanecen fieles a drogas tradicionales, carpetovetónicas, de efectos más elevados, más espirituales. Gallardón, Fátima Báñez, De Guindos o Fernández Díaz prefieren esnifar incienso en cantidades gloriosas confiando en que vírgenes y cristos iluminen su mandato y arreglen España. La Gürtel les ha surtido de sobres con billetes de 500 € para fabricar los aspiradores nasales.

Los fumetas de la alternancia, más finos ellos que los del PP, le han dado a la narguila durante el proceso de primarias cuyos resultados han sido infumables tanto para la militancia socialista como para su cada vez más escaso electorado. La paranoia también se ha manifestado en Susana Díaz y el electo Pedro Sánchez que han cargado contra Podemos en los mismos términos que sus socios en el poder. Esto evidencia que PP y PSOE comparten, además de políticas y puertas giratorias, el mismo camello entronizado con los votos de ambos.

No es casual, a la vista del colocón bipartidista, la agenda de Felipe el Preparado en sus primeras semanas de reinado. Primero viajó al Vaticano para garantizar el suministro de incienso de la mejor calidad y ahora se ha bajado al moro para negociar las cosechas de Ketama y el expolio de los bancos de pesca saharauis con el dictador marroquí. Mientras tanto, la ciudadanía escasamente puede ahogar sus penas y sus miserias en un vaso de Don Simón con gaseosa. Hay que quitarle el porro de las manos a Rajoy cuanto antes.

 

Israel y los monstruos asesinos

Palestina

Según los evangelios, Judas, el apóstol judío cegado por el dinero, fue capaz de cambiar la vida del hijo de Dios por 30 monedas. El ADN judío, veintiún siglos después, sigue viendo beneficio para sus arcas en el sacrificio de niños, mujeres y ancianos palestinos y mostrando desprecio por la vida. El currículum israelita está plagado de recelos ganados a pulso que han provocado su persecución y expulsión, a lo largo de la historia, de muchos países por reyes, dictadores y gobiernos que usaron su oro y se horrorizaron ante los intereses exigidos.

La psicología no es mi fuerte, pero todo apunta a que Israel es un estado que ha sufrido el síndrome de Estocolmo identificándose de tal manera con sus genocidas hitlerianos que ahora son ellos mismos quienes superan a sus verdugos utilizando sus mismos argumentos, sus mismas tácticas, sus mismas justificaciones y su misma propaganda. El sueño de la razón produce monstruos y los dioses asesinos, acérrimos enemigos de todo raciocinio, han convertido a Israel en un estado de monstruosos asesinos.

El brazalete gamado de las SS que controlaron, disfrutando como psicópatas, los campos de exterminio de judíos gaseados y hacinados ha sido sustituido por el brazalete con la estrella de David. El pijama de rayas ha sido suplido por kufiyyas ensangrentadas. La Gestapo se ha reencarnado en el Mossad. Y Auschwitz o Treblinka son hoy Gaza y Cisjordania. El diálogo y la paz han sucumbido en una eterna noche de cristales rotos.

Un goebbeliano entramado judío controla el 95% de los medios de comunicación que sirven al mundo “civilizado” las noticias debidamente adobadas. El arsenal comunicativo, amén del nuclear, de los sibilinos y peligrosos rabinos, bombardea a diario los hogares globales justificando una indiscriminada matanza de inocentes, una guerra con un único ejército donde sólo un bando hace inventario de víctimas. No es una guerra, no, es una sangrienta cacería.

Desde la sinagoga emplazada en Wall Street, las operaciones financieras del lobby israelí proporcionan munición a los invasores de Palestina y mutismo internacional. Todo lo prostituyen, a todo ponen precio, todo lo venden, todo lo compran, todo manejando dinero ajeno, inhumano dinero del color de la sangre. El mundo comprado por la usura judía es un mundo cruel donde el verdugo, Israel, se presenta como inocente víctima.

¿A qué colectivo religioso se permite crear un estado usurpando tierras a sus históricos pobladores? ¿A qué colectivo se permite participar en competiciones deportivas fuera de las fronteras del continente en el que se asienta? ¿A quién se permite un genocidio sin condena, aunque ésta sea verbal? Sólo al que puede comprar silencios, complicidades y mentiras. El sionismo ha puesto en almoneda la moral, la ética, la conciencia y la decencia mundial.

Un fantasma arrastra cadáveres palestinos para advertir al mundo entero de que carece de entrañas. Un fantasma recorre el hardware de la aldea global con total impunidad levantando la sospecha de que el polonio puede estar agazapado debajo de teclados impertinentes. Así es Israel, un fantasma corpóreo que causa terror nada quimérico esparciendo sesos y vísceras de inocentes que luego limpiarán sus colonos para seguir apropiándose de lo que no les pertenece.

 

Palestina y los dioses asesinos

DiosesAsesinos

La civilización es la expresión social de los seres humanos, capacitados para la convivencia sin otra motivación que el horizonte de la supervivencia. La satisfacción de las necesidades naturales es común a todos los seres vivos y su consecución está relacionada con la información genética y el aprendizaje comunal. Cualquier alteración del ecosistema pone a prueba la capacidad de animales y plantas para sobrevivir, para adaptarse a la novedad.

El ser humano se ha autoproclamado superior al resto de las especies desde un supuesto dominio sobre el medio ambiente basado en la competencia de la razón y, dado que ésta no alcanza a explicar el universo todo, el hombre ha creado a dios. Este constructo social, apartado de su original génesis para explicar la naturaleza, ha sido convertido en instrumento de dominio sobre la propia humanidad. Desprovisto de razón, es el hombre el ser más gregario de la tierra.

La existencia de religiones no se explica desde el ADN, sino por una torsión intelectual que lleva a unos hombres a dominar a sus semejantes por un prurito de codicia y ambición. Todo edificio religioso se construye con ladrillos de incultura y argamasa de ceguera bajo la dirección técnica de arquitectos integristas y peritos en manipulación. Sólo así se explica que en toda tragedia humana esté presente la cruz, la media luna, la estrella de David o cualquier otro símbolo de un dios predador.

La tragedia palestina sintetiza lo que las religiones aportan a la civilización: muerte, dolor, sangre, odio, venganza, guerra, exterminio, oro, petróleo, expolio, silencio y complicidad. Todo en nombre de dioses y dogmas cargados de amor, fraternidad y paraísos de felicidad que en nada se parecen a la realidad, dioses y dogmas mentirosos y, a la postre, asesinos. Dios, Allah y Yahvé; Biblia, Corán y Talmud; comercio, petróleo y oro; metralla, cohetes y misiles: muerte y destrucción.

Palestina está siendo asesinada en nombre de dos dioses ante el silencio cómplice de un tercero. Una carnicería humana en nombre de dioses genocidas, perpetrada por desertores de la civilización, convertida en espectáculo para la inhumanidad que no duda en tomar asiento para contemplar la masacre en unas colinas cercanas o frente a una pantalla que ofrece cadáveres, entre plato y plato, a la hora de comer, sin provocar indigestiones.

Las religiones se reducen a mover fronteras en la geografía de la razón, a establecer límites a las libertades individuales y colectivas, líneas ideológicas trazadas por minorías que definen el bien y el mal para las mayorías. Tiaras, turbantes y kipás no cubren cerebros dotados de humanas neuronas, sino vacíos tenebrosos que generan ceguera y odio en nombre de los dioses. Las fronteras en Palestina separan a los dioses, a un lado el horror, al otro la barbarie. No hay más.

El mundo y su historia están llenos de Palestinas sin que ningún dios, ninguna religión, haya tenido la decencia y la honestidad de ponerse al servicio de la humanidad. Palestina es un duelo entre fanáticos, integristas y talibanes que arman a sus pueblos con preceptos, fatuas y torás para cumplir presuntas palabras sagradas de esos dioses asesinos a los que todos rezan y adoran. Palestina y el mundo serán un paraíso sólo cuando desparezcan las religiones, cuando los dioses crucen las fronteras del olvido.

 

Horca para asesinos de milanas bonitas

santosinocentes

Hay gestos repudiables desde el punto de vista racional que, tras dura briega con la sinrazón, son percibidos como un culmen de la humanidad. El unánime y espontáneo aplauso del público ante una escena que muestra el cuerpo de un ser humano colgado de una cuerda bajo la copa de un árbol puede no ser una muestra de barbarie. Un cuello estrangulado puede ser una apoteosis épica si el colectivo social lo identifica con las manos que estrangulan la convivencia.

La patronal y el gobierno degradan al ser humano a la categoría de utensilio sin dignidad, como hace el señorito Iván en Los santos inocentes. Los trabajadores de este país se alquilan por meses, semanas, días y hasta por horas, prostitución laboral en la que el patrón desdeña el placer obtenido por el trabajo bien hecho. El trabajador siente sobre su cuello la presión asfixiante de horarios eternos y futiles salarios que le ahogan. La España de Rajoy es Paco el Bajo asumiendo el sometimiento como ley de vida.

El modelo civil y espiritual propuesto por Gallardón y los obispos a las españolas es el de Régula, modelo de sufrimiento, de rabia reprimida, de humildad, de inagotable paciencia, de sumisión. “A mandar, para eso estamos”, repite una y otra vez en la pantalla de la realidad la mujer enlutada por dentro y por fuera como una letanía mecánica, irracional, ancestral. La española del siglo XXI no decide sobre su vida, ahorcada por la exclusiva dedicación a la familia, y tampoco sobre su cuerpo, estrangulado por feudales caprichos de ministros de un dios y un rey.

En el relevo generacional bullen hormonas y rebeldía ante la cotidiana opresión que sufre el viejo y dócil cuello familiar. Quirce y Nieves son un problema para unos padres que no pueden ofrecer más que miseria y una amenaza para los señores por mostrar orgullosa conciencia de sí mismos. Los jóvenes cuestionan la jerarquía social, el poder del señorito, y optan por hacer las maletas para viajar a ninguna parte, movilidad exterior fuera de un entorno irrespirable, emigración es la propuesta de Fátima Báñez.

La Niña Chica es un desgarro personal y social, la condena civil y espiritual hecha carne –nada más– para recordar, a una familia de profundas creencias y arraigadas carencias, que el designio divino es inapelable para los parias, los pobres de solemnidad. Es el modelo propuesto por Ana Mato y Cospedal al desmontar la ley de dependencia, costosísimo cargo social, según la fe neoliberal, para familiares castigos: a quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga y que la beneficiencia mitigue el nudo en el cuello de la familia bendecida con semejante don.

El buen salvaje inocente, Azarías, es una averiada herramienta identificada con la milana universal, un símbolo de la libertad sin más pretensión que la expresión profana de un inocente espíritu no contaminado. La “milana bonita” es la ciudadanía, inocente soñadora de un mundo posible cuyo vuelo molesta a insaciables cazadores sin alma que la ven como piezas a abatir con certeros disparos. Alguien que dispara a la libertad no merece, en el imaginario colectivo, más que la horca.

Para el señorito Iván, señorial cazador totalitario, trágica semejanza con los últimos jefes del estado español, tal vez la horca es un destino dulce comparado con los deseos de un público ahorcado lentamente desde antes de tomar asiento en la butaca. De ahí la pertinencia de los aplausos y la orgía de adrenalina desatada ante la sinrazón colgada de un árbol por un verdugo de inocente naturaleza.

Azarías somos todos, la milana también. El nudo corredizo aguarda al señorito Iván y, cuando sus pies inertes bamboleen, un merecido aplauso estallará.